abril 9, 2014 By

ESPLENDOR JAROCHO


 

 

IMG_5082

POR JORGE CEBALLOS

Un nuevo frente de guerra se abrió entre la familia Yunes Linares-Márquez y el gobierno de Veracruz; los primeros miembros del PAN y quienes gobiernan Boca del Río, además de contar con un representante en el Senado de la República, buscan a toda costa que la administración de Miguel Ángel Yunes Márquez hijo del candidato perdedor de la gubernatura en 2012 municipalice Tránsito del Estado.

Nada de malo habría en esa intentona si es que de entrada no hubiera un trasfondo político en esa acción. El actual alcalde de Boca del Río Miguel Ángel, es hijo mayor de Miguel Ángel Yunes Linares, eterno aspirante a la gubernatura tanto por el PRI y hace cuatro años por el PAN, hermano además del senador Fernando.

El frente de guerra se abrió cuando el munícipe –por segunda ocasión- diera a conocer su intención de formar su cuerpo de Tránsito municipal, acción de gobierno que en la actualidad realizan los integrantes de la Marina, quienes hace tres años ingresaron a la conurbación Veracruz-Boca del Río ante los altos índices de violencia e inseguridad.

El gobierno de Veracruz a través del Director General de Tránsito del Estado Roberto López Santoyo, ha espetado que el municipio tendría que pagar a sus elementos en caso de que se diera la municipalización, además de cubrir ciertos requisitos jurídicos para que proceda tal acción.

Se tiene la percepción que Roberto López Santoyo, quiere poner piedras en el camino a la municipalización, sin embargo, la dependencia a su cargo, no cuenta con personal propio en ese municipio.

Sobre López Santoyo se puede escribir un libro sobre sus acciones como director de Tránsito, en la forma que se dirige a su personal, el cual dicho sea de paso le tienen pánico; López Santoyo no tiene el poder suficiente como para enfrascarse en una batalla contra los Yunes.

El mismo gobernador Javier Duarte de Ochoa, ha asegurado que en caso de cumplir con los requerimientos jurídicos, su administración procedería a realizar la entrega del servicio de Tránsito en Boca del Río, pero para eso se tiene que actuar jurídicamente acorde a la ley.

Hay otras lecturas, el alcalde Miguel Ángel Yunes Márquez da la impresión que actúa como si quisiera formar un Boca del Río independentista, en el que ese municipio está fuera de Veracruz; lo anterior es más que obvio, él, su hermano y su padre, tienen sus intereses políticos en juego, dentro de dos años cualquiera de ellos buscará ser candidato del PAN al gobierno del estado.

Es por ello que desde ahora, tratan de armas frentes de guerra en contra de la administración de Javier Duarte, sin embargo, deberían de recordar que el actual gobernador, ya no estará en las boletas, que no será él, quien les pueda ganar y no dejarlos acceder al poder.

Por eso resulta más que inadmisible que no haya una colaboración con el gobierno local, si quieren municipalizar Tránsito en buena medida deben cumplir jurídicamente con el proceso para que se haga la entrega y creación de una dependencia.

De entrada el gobierno de Miguel Ángel Yunes Márquez, ya está reclutando personal para ocupar las vacantes que se abrirán si se da la municipalización; cerca de 300 personas ya han firmado contrato, sin embargo, les han dicho que no percibirán un solo centavo, hasta que se de el traspaso.

La mayoría de quienes han firmado para incorporarse a Tránsito de Boca del Río, son personal que está bajo las órdenes de Roberto López Santoyo, a quien ya no soportan sus atropellos, personas que han sido concentradas en Xalapa desde otros municipios, son ellos quienes le darán la estocada final.

 


COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Huellas 646