México y EEUU cooperarán para impulsar producción de semiconductores

septiembre 12, 2022 By Redacción Huellas

México y EEUU cooperarán para impulsar producción de semiconductores

Comparte

México y Estados Unidos planean aprovechar la masiva inversión del gobierno de Biden en la producción de semiconductores para impulsar la integración de sus cadenas de suministro y cooperar en la expansión de la producción de vehículos eléctricos a través de la industria del litio nacionalizada en México, dijeron el lunes funcionarios de ambos países

Ambos esfuerzos pretenden comer la ventaja de Asia en semiconductores y baterías necesarias para los vehículos eléctricos y promover la producción norteamericana.

Fueron algunos de los principales temas discutidos dentro y al margen del Diálogo Económico de Alto Nivel de los dos países en la capital de México.

“Los principales elementos de las cadenas de suministro de semiconductores ya están bien establecidos en México, con empresas basadas en Estados Unidos como Intel y Skyworks que realizan investigación y desarrollo, diseño, ensamblaje y fabricación de pruebas en partes de México”, dijo el Secretario de Estados Unidos, Antony Blinken.

Blinken y la secretaria de Comercio de EE.UU., Gina Raimundo, habían hablado ese mismo día con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, sobre las oportunidades que tiene México de aprovechar la legislación estadounidense recientemente aprobada, que proporcionaría 28.000 millones de dólares en incentivos para la producción de semiconductores, 10.000 millones para la nueva fabricación de chips y 11.000 millones para investigación y desarrollo.

López Obrador, por su parte, explicó su plan para convertir al estado fronterizo norteño de Sonora en un líder en la producción de litio, vehículos eléctricos y energía solar, dijo el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard. El litio es un componente clave de las baterías para vehículos eléctricos. El presidente dijo el mes pasado que ya había discutido la idea con el presidente estadounidense Joe Biden.

Blinken dijo que otra pieza de la nueva legislación estadounidense pretende incentivar el cambio a los vehículos eléctricos y la producción de las baterías que necesitan en Norteamérica.

Ebrard dijo que era una gran apertura para la economía de México.

“Esto significa más empleos para México, más integración”, dijo Ebrard. “Creemos que México podría crecer el doble con lo que se le propuso hoy a México y esto significa que podemos reducir la pobreza aún más rápido en nuestro país y que la infraestructura de México puede crecer más rápido”.

El diálogo, que fue lanzado por el entonces vicepresidente Biden en 2013, se reanudó el año pasado en Washington después de detenerse durante la administración de Trump.

La escasez mundial de semiconductores ha recortado la producción de automóviles, electrodomésticos y otros bienes, alimentando la alta inflación. Biden apareció el viernes en el futuro emplazamiento de una enorme planta de Intel en Ohio.

El mes pasado, López Obrador dijo que el gobierno había creado la empresa estatal de litio que se encargaría de la exploración y extracción del mineral. México nacionalizó la producción de litio en mayo.

Preguntados por las actuales disputas comerciales entre EE.UU. y México en el sector energético, los funcionarios de ambos países restaron importancia a las disputas e hicieron hincapié en que existe un proceso separado para resolver esos desacuerdos en el marco de su acuerdo comercial y que no era un tema de la agenda de estas reuniones.

En vísperas de las conversaciones, el subsecretario para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian Nichols, que también asiste, dijo que una de las prioridades de las conversaciones era promover el desarrollo en el sur de México y Centroamérica.

Los encuentros de los agentes fronterizos estadounidenses con los migrantes de los países del Triángulo Norte -El Salvador, Honduras y Guatemala- han sido menores este año que el anterior, a pesar de que los encuentros generales en la frontera han aumentado este año, según los datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos. Los encuentros con migrantes mexicanos también han sido mayores durante la mayor parte del año pasado.

Últimamente, México ha evitado los enfrentamientos directos con los migrantes que atraviesan su territorio y, en cambio, les ofrece regularmente documentos temporales para aliviar la presión en su frontera sur.

López Obrador ha sido criticado por algunas organizaciones internacionales y nacionales por transferir la recién creada Guardia Nacional al Ministerio de Defensa. En muchos sentidos, los militares ya dirigían la fuerza -y llenaban sus filas-, pero había sido creada como una fuerza civil. López Obrador criticó a la ONU y a la Organización de Estados Americanos por expresar su preocupación por el traslado.

México sigue luchando contra los altos índices de violencia. El viernes, la Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos de los desplazados internos dijo en que la violencia relacionada con los cárteles de la droga de México era la principal fuerza causante de los desplazamientos internos. La Relatora Especial pidió al gobierno que creara un registro oficial de los desplazados, pero dijo que los datos recogidos de organizaciones no gubernamentales sugerían que había unos 400.000.

Las conversaciones se producen pocos días antes de que México celebre su día de la independencia, al que López Obrador ha invitado a figuras como la hija del líder revolucionario Ernesto “Che” Guevara y el padre del fundador de Wikileaks, Julian Assange.

 


Comparte