Murió La Reina

septiembre 8, 2022 By mg sh

Murió La Reina

Comparte

La reina Isabel, la monarca más longeva del Reino Unido y figura emblemática de la nación durante siete décadas, falleció el jueves en su casa de Escocia a los 96 años.

“La Reina ha fallecido en paz en Balmoral esta tarde”, dijo el Palacio de Buckingham en un comunicado. “El Rey y la Reina consorte permanecerán en Balmoral esta tarde y regresarán a Londres mañana”.

Carlos, el hijo mayor de Isabel, de 73 años, se convierte automáticamente en rey del Reino Unido y en jefe de Estado de otros 14 reinos, entre ellos Australia, Canadá y Nueva Zelanda. Su esposa Camilla se convierte en reina consorte.

La noticia de que la salud de la reina se estaba deteriorando surgió poco después del mediodía del jueves, cuando sus médicos dijeron que estaba bajo supervisión médica, lo que hizo que su familia se apresurara a estar a su lado en su casa escocesa, Balmoral.

La reina ha estado sufriendo lo que el Palacio de Buckingham ha llamado “problemas episódicos de movilidad” desde finales del año pasado, lo que la ha obligado a retirarse de casi todos sus compromisos públicos.

Su último compromiso público no se produjo hasta el martes, cuando nombró a Liz Truss primera ministra, su decimoquinto primer ministro.

En sus palacios y en los edificios gubernamentales de Londres, las banderas se bajaron a media asta.

La reina Isabel II, que es también la jefa de Estado de más edad y más longeva del mundo, llegó al trono tras la muerte de su padre, el rey Jorge VI, el 6 de febrero de 1952, cuando sólo tenía 25 años.

Fue coronada en junio del año siguiente. La primera coronación televisada fue un anticipo de un nuevo mundo en el que la vida de la realeza iba a ser cada vez más escrutada por los medios de comunicación.

“Me he comprometido sinceramente a vuestro servicio, como muchos de vosotros os habéis comprometido al mío. A lo largo de toda mi vida y con todo mi corazón me esforzaré por ser digna de vuestra confianza”, dijo en un discurso a sus súbditos el día de su coronación.

Isabel se convirtió en monarca en una época en la que Gran Bretaña aún conservaba gran parte de su antiguo imperio. Estaba saliendo de los estragos de la Segunda Guerra Mundial, con el racionamiento de alimentos todavía en vigor y la clase y el privilegio todavía dominantes en la sociedad.

Winston Churchill era entonces el primer ministro británico, Josef Stalin dirigía la Unión Soviética y la Guerra de Corea hacía estragos.

En las décadas siguientes, Elizabeth fue testigo de cambios políticos masivos y de la agitación social en su país y en el extranjero. Las tribulaciones de su propia familia, sobre todo el divorcio de Carlos de Inglaterra y su primera esposa, Diana, se desarrollaron en plena luz pública.

Sin dejar de ser un símbolo duradero de estabilidad y continuidad para los británicos en una época de relativo declive económico nacional, Isabel también intentó adaptar la antigua institución de la monarquía a las exigencias de la era moderna.

“Ha conseguido modernizar y hacer evolucionar la monarquía como ninguna otra”, dijo su nieto, el príncipe Guillermo, actual heredero del trono, en un documental de 2012.

RÉCORDS

Isabel fue la 40ª monarca de una línea real que se remonta al rey normando Guillermo el Conquistador, que reclamó el trono inglés en 1066 tras derrotar al gobernante anglosajón Harold II en la batalla de Hastings.

Su largo reinado hizo que batiera repetidamente los récords de los gobernantes británicos. Cuando superó los más de 63 años que su tatarabuela, la Reina Victoria, pasó en el trono, dijo que no era un hito al que hubiera aspirado nunca.

“Inevitablemente, una vida larga puede pasar por muchos hitos; la mía no es una excepción”, dijo.

Su matrimonio con el príncipe Felipe duró 73 años, hasta su muerte en abril de 2021, y tuvieron cuatro hijos, Carlos, Ana, Andrés y Eduardo.

Nunca concedió una entrevista a los medios de comunicación y los críticos dijeron que parecía distante y distanciada.

Pero para la gran mayoría de sus súbditos, para los que era la única monarca que han conocido, era una figura que inspiraba respeto y admiración. Su muerte marca el fin de una era.

“En sus funciones públicas fue abnegada y sabia, con una maravillosa generosidad de espíritu. Así es como vivía y cómo dirigía”, dijo el ex Primer Ministro John Major.

“Para millones de personas -en toda la Commonwealth y en el resto del mundo- encarnaba el corazón y el alma de nuestra nación, y era admirada y respetada en todo el mundo”.

Los sondeos de opinión sugieren que Carlos no goza ni de lejos del mismo nivel de apoyo y se especula con que la pérdida de Isabel puede suponer un aumento del sentimiento republicano, especialmente en los otros reinos.

“Creo que será un shock enorme para todos, mucho más de lo que creen. No sé si es exagerado pensar que habrá una especie de crisis nerviosa casi nacional”, dijo el historiador real Hugo Vickers.

Dijo que era poco probable que su reinado tuviera rival.

“Creo que, para ser sinceros, si viviéramos 1.000 años, nunca volveríamos a ver algo parecido”.

 


Comparte