Europa en jaque por la crisis energética

septiembre 6, 2022 By huellasmstong

Europa en jaque por la crisis energética

Comparte

Europa se esfuerza por contener una crisis energética que podría provocar apagones, el cierre de fábricas y una profunda recesión.

La causa principal: Rusia ha cortado el suministro de gas natural barato del que el continente ha dependido durante años para hacer funcionar las fábricas, generar electricidad y calentar los hogares. Esto ha empujado a los gobiernos europeos a una lucha desesperada por conseguir nuevos suministros y por encontrar formas de mitigar el impacto mientras el crecimiento económico se ralentiza y las facturas de los servicios públicos aumentan.

La crisis se agravó cuando la empresa estatal rusa Gazprom comunicó que el principal gasoducto que transportaba gas a Alemania permanecería cerrado, culpando a una fuga de petróleo y alegando que los problemas no podían solucionarse debido a las sanciones que prohíben muchos tratos con Rusia.

Los funcionarios europeos dicen que se trata de un chantaje energético, destinado a presionar y dividir a la Unión Europea mientras apoya a Ucrania contra la invasión rusa.

¿HA CORTADO RUSIA EL GAS A EUROPA?

Casi. La paralización del gasoducto Nord Stream 1 significa que los envíos de gas ruso han caído un 89% respecto a hace un año. Rusia solía suministrar el 40% del gas natural de Europa, e incluso más a Alemania, donde la energía barata era un pilar de la economía.

Todavía llega gas ruso a Europa a través de un gasoducto que pasa por Ucrania y llega a Eslovaquia, y otro que cruza el Mar Negro hasta Turquía y luego a Bulgaria, miembro de la UE. Rusia empezó a recortar el gas ya el verano pasado, antes de que empezara la guerra en Ucrania. Esto hizo que los precios del gas subieran considerablemente.

Después, Gazprom cortó el suministro a varios países europeos, que respondieron al estallido de la guerra prohibiendo muchos tratos con bancos, empresas y personas rusas.

Las reducciones han provocado un aumento de los precios del gas natural, que han alcanzado récords en las últimas semanas. Dada la lenta restricción de los suministros por parte de Rusia desde el pasado verano, los expertos afirman que Europa debe estar preparada para no tener gas ruso este invierno.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE EL GAS RUSO?

Los elevados precios de la energía ya amenazan con provocar una recesión este invierno debido a la inflación récord, ya que los consumidores tienen menos dinero para gastar al aumentar los costes de los alimentos, el combustible y los servicios públicos. Un corte total podría asestar un golpe aún más duro a una economía ya en dificultades.

Además de calentar los hogares y generar electricidad, el gas se utiliza para poner en marcha una serie de procesos industriales en los que la mayoría de la gente no piensa demasiado: forjar el acero para los coches, fabricar botellas de vidrio y pasteurizar la leche y el queso.

Las empresas advierten que a menudo no pueden cambiar de la noche a la mañana a otras fuentes de energía como el fuel o la electricidad para producir calor. Y, como todo el mundo busca suministros alternativos, el fuel-oil y el carbón también han subido de precio.

En algunos casos, los equipos que mantienen el metal o el vidrio fundido se estropean si se apaga el calor, y a largo plazo, las empresas que hacen un uso intensivo de la energía pueden simplemente renunciar a Europa.

¿EL PROBLEMA ES SÓLO EL ALTO PRECIO DEL GAS NATURAL?

No. Los precios de la electricidad también se han disparado porque el gas es un combustible clave para generar energía. Para empeorar las cosas, otras fuentes de energía se han quedado atrás por razones no relacionadas con Rusia.

La sequía ha mermado la energía hidroeléctrica de ríos y embalses. El parque de 56 centrales nucleares de Francia funciona a medio gas debido a paradas por problemas de corrosión en tuberías clave y a reparaciones, actualizaciones y controles de seguridad. Una ola de calor limitó el uso del agua de los ríos para la refrigeración de las centrales, y el descenso del nivel del agua en el río Rin en Alemania redujo el suministro de carbón a los generadores.

En un cambio de roles, Francia habla de enviar gas natural a Alemania, mientras que Alemania exporta electricidad a Francia. Normalmente es al revés.

Los analistas de Rystad Energy afirman que Europa podría enfrentarse a una grave escasez de electricidad tan pronto como este mes. Este invierno, en el peor de los casos, un clima frío, una baja generación eólica y un recorte del 15% en el uso del gas “supondría un gran reto para el sistema eléctrico europeo, y podría provocar racionamientos de energía y apagones”.

“Independientemente del escenario exacto, el próximo invierno será sin duda el más difícil que haya visto Europa en décadas, y se espera que los consumidores o los gobiernos paguen el precio”, dijo Carlos Torres-Diaz, jefe de energía de Rystad Energy. “Si hay que recortar la demanda de gas, esperamos que surjan problemas de suministro eléctrico este mes y que se agraven en 2023”.

 

¿QUÉ ESTÁ HACIENDO EUROPA PARA PALIAR LA CRISIS?

Europa ha alineado todos los suministros de gas alternativos que ha podido: envíos de gas natural licuado, o GNL, que llegan por barco desde Estados Unidos y más gas por gasoducto desde Noruega y Azerbaiyán. Sin embargo, el GNL es mucho más caro que el gas de gasoducto.

Alemania mantiene en funcionamiento centrales de carbón que iba a cerrar para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. También mantiene la opción de reactivar dos centrales nucleares que va a cerrar.

Los 27 países de la UE han aprobado un plan para reducir el consumo de gas en un 15% para el próximo mes de marzo, aproximadamente la cantidad que, según los expertos, será necesaria para compensar la pérdida de gas ruso. Sin embargo, esas medidas de conservación son por ahora voluntarias en los países miembros.

 

Los gobiernos nacionales han aprobado una serie de medidas: rescates para las empresas de servicios públicos que se ven obligadas a pagar precios exorbitantes por el gas ruso, dinero en efectivo para los hogares más afectados y exenciones fiscales.

Por ejemplo, Alemania ha aprobado un tercer paquete de apoyo con 65.000 millones de euros (64.300 millones de dólares) en ayudas a los consumidores. Este tipo de gasto se sumará a los déficits nacionales, pero también suavizará la desaceleración que los economistas prevén para finales de este año y principios del próximo.

Se avecinan más medidas. La presidenta de la Comisión Ejecutiva de la UE, Ursula von der Leyen, dice que una nueva propuesta incluirá un tope de precios para el gas natural y medidas que podrían desvincular el precio de la electricidad del del gas.

Quizá lo más importante a corto plazo sea que Europa ha conseguido llenar el 85% de su almacenamiento para el invierno con la ayuda del GNL y la disminución del consumo debido a los altos precios. Los niveles de almacenamiento han seguido aumentando incluso después del corte del Nord Stream 1.

En parte como resultado, los precios del gas han caído a su nivel anterior al corte, aunque siguen siendo dolorosamente altos.

¿A QUÉ JUEGA RUSIA?

Incluso cuando las ventas de gas disminuyeron, el aumento de los precios ayudó a mantener los ingresos de Rusia por esas ventas. Las importaciones de petróleo y gas estaban inicialmente exentas de sanciones porque Europa dependía de la energía rusa. Europa ha prohibido el carbón ruso y prohibirá la mayor parte del petróleo ruso a finales de año.

Los ingresos de Rusia por las exportaciones de combustibles fósiles alcanzaron los 158.000 millones de euros de febrero a agosto, según el Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio, con sede en Helsinki.

Pero el petróleo ha solido ser la principal fuente de ingresos del Kremlin y, a diferencia del gas en los gasoductos fijos hacia Europa, puede venderse en todo el mundo por medio de buques cisterna. Y la relación del gas con Europa puede desaparecer para siempre, y con ella, cualquier influencia que pudiera haber aportado.

 

Con información de AP


Comparte