17 mil médicos y científicos denuncian la corrupción de la industria farmacéutica

mayo 12, 2022 By Redacción Huellas

17 mil médicos y científicos denuncian la corrupción de la industria farmacéutica

Comparte

Una declaración conjunta, que representa a 17 mil médicos y científicos médicos, para poner fin a la emergencia nacional, restaurar la integridad científica y abordar los crímenes contra la humanidad.

17.000 médicos y científicos de la organización Global Covid Summit, quienes declaran no tener conflictos de interés y se mantienen comprometidos con el Juramento Hipocrático, han emitido un nuevo pronunciamiento; a continuación lo exponemos de forma íntegra.

Cumbre Global COVID, Declaración IV

17.000 médicos y científicos médicos declaran que el estado de emergencia médica debe ser levantado, la integridad científica restaurada y los crímenes contra la humanidad abordados.

Nosotros, los médicos y científicos médicos del mundo, unidos por nuestra lealtad al Juramento Hipocrático, reconocemos que las desastrosas políticas de salud pública COVID-19 impuestas a los médicos y a nuestros pacientes son la culminación de una alianza médica corrupta de instituciones farmacéuticas, de seguros y de asistencia sanitaria, junto con los fondos financieros que las controlan. Se han infiltrado en nuestro sistema médico a todos los niveles, y están protegidos y apoyados por una alianza paralela de las grandes empresas tecnológicas, los medios de comunicación, los académicos y las agencias gubernamentales que se han beneficiado de esta catástrofe orquestada.

Esta alianza corrupta ha comprometido la integridad de nuestras sociedades médicas más prestigiosas a las que pertenecemos, generando una ilusión de consenso científico al sustituir la verdad por la propaganda. Esta alianza sigue avanzando en afirmaciones no científicas censurando datos, e intimidando y despidiendo a médicos y científicos por el simple hecho de publicar resultados clínicos reales o por tratar a sus pacientes con medicamentos probados que salvan vidas. Estas decisiones catastróficas se produjeron a expensas de los inocentes, que se ven obligados a sufrir daños en la salud y la muerte causados por la retención intencionada de tratamientos críticos y sensibles al tiempo, o como resultado de inyecciones de terapia genética coaccionadas, que no son ni seguras ni eficaces.

La comunidad médica ha negado a los pacientes el derecho humano fundamental de dar un verdadero consentimiento informado para las inyecciones experimentales de COVID-19. A nuestros pacientes también se les impide obtener la información necesaria para entender los riesgos y beneficios de las vacunas, y sus alternativas, debido a la censura generalizada y la propaganda difundida por los gobiernos, los funcionarios de salud pública y los medios de comunicación. Los pacientes siguen siendo sometidos a encierros forzados que perjudican su salud, sus carreras y la educación de sus hijos, y dañan los vínculos sociales y familiares fundamentales para la sociedad civil. Esto no es una coincidencia. En el libro titulado “COVID-19: The Great Reset”, el liderazgo de esta alianza ha declarado claramente su intención de aprovechar COVID-19 como una “oportunidad” para resetear toda nuestra sociedad global, cultura, estructuras políticas y economía.

Nuestros 17.000 médicos y científicos médicos de la Cumbre Global COVID representan una comunidad médica global mucho más amplia e iluminada que se niega a ser comprometida, y están unidos y dispuestos a arriesgar la ira de la alianza médica corrupta para defender la salud de sus pacientes.

La misión de la Cumbre Global COVID es poner fin a esta crisis orquestada, que ha sido impuesta ilegítimamente al mundo, y declarar formalmente que las acciones de esta alianza corrupta constituyen nada menos que crímenes contra la humanidad.

Debemos restablecer la confianza del pueblo en la medicina, lo que comienza con un diálogo libre y abierto entre médicos y científicos médicos. Debemos restaurar los derechos médicos y la autonomía de los pacientes. Esto incluye el principio fundacional de la sagrada relación médico-paciente. La necesidad social de esto lleva décadas de retraso y, por lo tanto, los médicos del mundo estamos obligados a actuar.

Tras dos años de investigación científica, millones de pacientes tratados, cientos de ensayos clínicos realizados y datos científicos compartidos, hemos demostrado y documentado nuestro éxito en la comprensión y la lucha contra el COVID-19. Al considerar los riesgos frente a los beneficios de las principales decisiones políticas, nuestra Cumbre Mundial sobre el COVID, formada por 17.000 médicos y científicos médicos de todo el mundo, ha llegado a un consenso sobre los siguientes principios fundamentales:

Declaramos y los datos confirman que las inyecciones de la terapia genética experimental COVID-19 deben terminar.

Declaramos que no se debe impedir que los médicos proporcionen tratamientos médicos que salvan vidas.

Declaramos que el estado de emergencia nacional, que facilita la corrupción y extiende la pandemia, debe terminar inmediatamente.

Declaramos que nunca más se debe violar la privacidad médica, y que deben cesar todas las restricciones sociales y de viaje.

Declaramos que las mascarillas no son ni han sido nunca una protección eficaz contra un virus respiratorio transmitido por el aire en el ámbito comunitario.

Declaramos que debe establecerse la financiación y la investigación de los daños, la muerte y el sufrimiento causados por la vacunación.

Declaramos que no se debe negar ninguna oportunidad, incluyendo la educación, la carrera, el servicio militar o el tratamiento médico, por no estar dispuesto a recibir una inyección.

Declaramos que deben cesar las violaciones de la primera enmienda y la censura médica por parte del gobierno, las empresas tecnológicas y los medios de comunicación, y que debe defenderse la Carta de Derechos.

Declaramos que Pfizer, Moderna, BioNTech, Janssen, Astra Zeneca, y sus facilitadores, ocultaron y omitieron deliberadamente información sobre seguridad y eficacia a pacientes y médicos, y deben ser acusados inmediatamente de fraude.

Declaramos que los organismos gubernamentales y médicos deben rendir cuentas.

 

Publicado originalmente en el Substack de Robert Malone. Traducido por huellas.mx.


Comparte