mayo 22, 2015 By

Nada amedrenta al Gran Jefe Córdova, tras su dislate indiofóbico


Ciudad de México, 22 de may.- A pesar de la evidente debilidad del Instituto Nacional Electoral (INE), su gran líder Lorenzo Córdova, se aferra al puesto, y a pesar de restarle seriedad al organismo, que está sumido en una severa crisis, advierte que si el barco se hunde lo hará con él en el  timón, anteponiendo sus intereses personales al futuro de la democracia en México.

Cada vez surgen más voces que se suman a la exigencia de dimisión de Lorenzo Córdova, el día de ayer la titular de la Secretaría de Asuntos Indígenas (SAI) del estado de Guerrero, Martha Sánchez Néstor, se sumó a la lista, «porque no se puede permitir que una vez más un funcionario de este país nos excluya y viole los logros de la lucha de los indígenas», como relató la agencia Rasa.

No obstante, como describe ElFinanciero, Córdova se defiende afirmando que no lo amedrentan, o más bien, a su institución, como ya la cataloga al INE el cuestionado funcionario.

Es entendible la gran polvadera que han levantado las primeras filtraciones de Lorenzo Córdova, pues además se está poniendo en evidencia su doble moral como retoma Proceso, donde se analiza la forma en que el presidente del INE exaltaba en discursos públicos su «profundo respeto» por los pueblos originarios, mientras que tras bambalinas se pitorrea de su cultura.

Resulta interesante también la columna de RaymundoRivaPalacio, quien hace una remembranza histórica de las filtraciones provenientes del espionaje, lo cual se ha convertido en una herramienta política que en su momento toleró el mismo Lorenzo Córdova, quien permitió que se convirtiera en una prolífica práctica, que aunque ilegal, está siendo desarrollada cada vez más por los partidos, como moneda de cambio política, así como instrumento de chantaje.

El columnista enlista también como uno de los casos que desató el auge del espionaje, aquel realizado contra Elba Esther Gordillo en 2003, y en la cual se exponía su corrupción así como la de diversos empresarios y políticos priistas; la PGR adjudicó en su momento la autoría intelectual, al entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto.

Y aunque ya han florecido múltiples teorías sobre quien sería el más beneficiado con las filtraciones de Córdova, la única certeza que se tiene es el desprestigio de una desprestigiada institución electoral, como analiza Enrique Aranda de Excelsior; quien lamenta que a pesar de que «el árbitro de la contienda debiera gozar del total apoyo y confianza tanto de partidos y candidatos, como de la ciudadanía toda… lo que, desgraciadamente, hoy no ocurre», lo cual tiene a las instituciones políticas mexicanas, en una de las más grandes crisis de su historia.

 

Redacción. Huellas de México


COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Huellas 646