mayo 11, 2015 By

Poder del narco es proporcional a la debilidad del Estado


Ciudad de México a 11 de mayo.- Tras el ataque al helicóptero Cougar matricula 1009 de la Fuerza Aérea Mexicana el pasado 1 de mayo en el estado de Jalisco, por parte de la que actualmente se considera la organización criminal más poderosa del país, la Iglesia Católica ha exhibido la “incapacidad” del Estado en garantizar seguridad a los ciudadanos; al respecto, el Cártel de Jalisco Nueva Generación, no sólo derribó una aeronave militar, sino a los soldados entrenados en las academias más prestigiosas del mundo, los más calificados de las Fuerzas Armadas.

Al fallecer un integrante más de las Fuerzas Especiales del Ejército Mexicano. La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) especificó en un comunicado que son ocho los elementos de la dependencia que han fallecido por estos hechos, y una integrante de la Policía Federal.

Cabe destacar que el helicóptero Cougar matricula 1009, transportaba a un Grupo de Fuerzas Especiales: una unidad de élite entre las unidades de élite. Se trataba de la agrupación conocida en el medio castrense como “el GAFE (Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales) del Alto Mando según jefes militares consultados por Proceso.

Al frente del Cártel de Jalisco Nueva Generación, se ubica a Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho; en una década, el capo oriundo de una comunidad del municipio de Aguililla, Michoacán, tiene en jaque a varias entidades y la furia de su organización parece no tener límite.

En ese sentido, tras la ola de violencia que ocurrió el pasado 1 de mayo en el estado de Jalisco, la Iglesia católica manifestó en el semanario Dese la Fe el poder corruptor del narcotráfico y la “incapacidad” del Estado en garantizar seguridad a sus gobernados; asimismo la institución lamentó que la población padezca la negligencia azotada por los responsables invisibles que han permitido crímenes contra funcionarios, autoridad sometida, narcoterror, corrupción, inseguridad y encubrimiento, publicó Sinembargo.

Mientras tanto, policías de Ciudad Juárez, Chihuahua, siguen utilizando 500 fusiles de las armas vendidas ilegalmente por la empresa alemana Heckler & Koch a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena); al respecto, informe final de la Unidad de Delitos Aduaneros de la ciudad de Colonia, Alemania, (ZKA) dado a conocer por la prensa de ese país, entre 2003 y 2011, Heckler & Koch vendió a México 9 mil 472 fusiles de alto poder G-36; no obstante, 4 mil 767 de esas armas se distribuyeron de forma ilegal por Jalisco, Guerrero, Chiapas y Chihuahua.

 

 

Redacción. Huellas de México


COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.