abril 15, 2015 By

Ninguna mella en los vicios de partidos provoca el voto nulo

Ciudad de México a 15 de abril.- En relación a la encrucijada de votar o no votar en los próximos comicios del 7 de junio, cabe señalar que, en el supuesto de que el rechazo generalizado expresado a través del abstencionismo tuviera rotundo éxito, la cámara de diputados será renovada y durante tres años gobernaran los diputados del partido que tenga el puñado más grande de votos; por lo que, los partidos políticos y sus prácticas clientelares no fallaran en esta elección y aunque no hubiera nadie que sufragara por convicción personal, no se debe dejar de lado que se estaría en competencia con el voto movilizado por parte de las estructuras de los partidos. Pero esa competencia es” injusta y absurda”, pues la movilización promovida por los partidos acabará integrando de todos modos la Cámara de Diputados , con esa fórmula nos llevaría al peor de los mundos: la convicción derrotada de antemano por los aparatos políticos y éstos representados felizmente en el espacio legislativo, consideró el columnista de El Universal, Mauricio Merino.

A su vez, el voto nulo, es inútil según detalló el experto en derecho electoral, Paco Zorrilla; al respecto, afirma que “la efectividad del voto nulo como mecanismo de protesta es metafísica”. Las razones: los votos nulos no se cuentan ni tienen ningún efecto, por ejemplo, en el mantenimiento del registro de los partidos, en la asignación de los cargos de representación, en el financiamiento de los partidos; en ese sentido, cabe la interrogante, ¿Será que la perversión jurídica y política radica en haber anulado el efecto del voto nulo?, indicó el comunicador José Roldán Xopa en Lasillarota.

En ese sentido, el columnista Francisco Zorrilla Mateos citó a el académico del CIDE, José Antonio Crespo, quien había manifestado, en múltiples ocasiones que el voto nulo en una magnitud suficiente, sí puede constituir un mecanismo de presión para el sistema político y emitir una protesta visible y ruidosa contra todos los partidos; no obstante, la elección intermedia del año 2009 mostró que a pesar de registrarse el mayor porcentaje de votos nulos de los últimos dieciséis años con 1,867,729 sufragios anulados, lo que representó un total del 5.4% de votos nulos respecto del total emitido, no hubo prácticamente ninguna consecuencia política de relevancia; al respecto, el propio Crespo refiere como una posible consecuencia, la tímida reforma electoral que se llevó a cabo con posterioridad, y que él mismo identifica como demasiado delgada o blanda.

 

 

Redacción. Huellas de México

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Huellas 646