julio 30, 2014 By Ulises Navarrete

Entregará Sedatu vivienda a mil 100 familias en El Mirador

Comparte

El Mirador es el nombre de un desarrollo habitacional que se construye en Chilpancingo, Guerrero, por parte del gobierno de la República, pero para mil 100 familias de este municipio significa más que eso. Significa un sueño hecho realidad, un sueño que comenzó en el momento en que sus viviendas fueron dañadas por las lluvias de septiembre del año pasado. Es para ellos un nuevo inicio.

Se trata de personas que de un momento a otro se vieron desprotegidas, sin un techo, sin un hogar y, en muchos casos, sin sus pertenencias, por lo que de inmediato recibieron el apoyo gubernamental y fueron trasladados a los albergues, donde se les brindó la ayuda necesaria.

Y hoy, bajo la inspección de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), se construyen las viviendas que servirán para reubicar a todas esas familias, a casi cinco mil 500 guerrerenses que, sin duda, contarán con un hogar que les permitirá seguir soñando e iniciar una nueva etapa en sus vidas, en mejores condiciones, pero sobre todo con la tranquilidad de ser propietarias legítimas de esos inmuebles, porque recibirán la escritura correspondiente.

Ha sido un largo proceso porque se revisaron las características y la ubicación de más de 100 predios donde había la posibilidad de construir estas casas, además de ser necesario verificar que toda la documentación estuviera en orden para adquirirlo y luego entregarlo en propiedad a los futuros habitantes.

No ha sido fácil, pero hoy, tras muchas semanas de intenso trabajo, de un ir y venir constante de las excavadoras, cortadoras y demás maquinaria para remover cuatro mil metros cúbicos de tierra por día, el terreno de 17 hectáreas está listo y ya fueron colocadas las primeras casas, lo cual revive la ilusión de las personas afectadas, quienes ven acercarse el momento de dejar atrás los albergues.

Todas las casas tendrán dos recámaras, una de ellas pintada de color rosa para recordar que las mujeres, con un sentido de equidad, tienen su propio espacio de desarrollo, tal y como lo mandató el presidente Enrique Peña Nieto.

Unos 110 trabajadores de la construcción, entre maniobristas, operadores de grúa, soldadores, albañiles, plomeros y eléctricos, laboran a diario para levantar esta pequeña ciudad, que será conformada por viviendas prefabricadas de concreto, las cuales son aptas para clima caluroso y salitroso, y que contarán con los servicios de agua, energía eléctrica y drenaje, además de una central de autobuses que facilitará la movilidad y el acceso al desarrollo habitacional.

El 85 por ciento del terreno será para la construcción de vivienda el resto se ocupará para áreas verdes e instalaciones deportivas y recreativas, como una cancha de futbol reglamentaria, una cancha de básquetbol, además de una escuela, una clínica y centros comerciales.


Comparte

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.