mayo 14, 2015 By

Naval de Irán dispara a barco de Singapur en el Pérsico

Cinco lanchas rápidas iraníes han disparado este jueves tiros de advertencia contra un carguero de bandera de Singapur en aguas del golfo Pérsico, según fuentes del Departamento de Defensa de EEUU. El incidente, al parecer motivado por una disputa legal, es el último ejemplo de la creciente tensión entre Irán y sus vecinos árabes a raíz de la intervención saudí en Yemen. Poco antes, el Gobierno en el exilio de ese país ha anunciado que retira a su representante diplomático en Teherán, una decisión que parece responder a las críticas iraníes a la monarquía saudí.

El Alpine Eternity acababa de salir de aguas de Emiratos Árabes Unidos (EAU) cuando los botes iraníes, con seguridad pilotados por miembros de los Pasdarán (responsables de asegurar las fronteras de Irán), trataron de detenerlo disparando delante de la proa, reveló inicialmente la cadena CNN. No está claro si los proyectiles llegaron a alcanzarlo. En cualquier caso, el carguero, que no transportaba ni ciudadanos ni cargamento de EEUU, dio media vuelta y regresó a aguas territoriales emiratíes. EAU despachó tres barcos guardacostas que lo escoltaron hasta el puerto de Yebel Ali, en Dubái.

Según una fuente estadounidense citada por la agencia Reuters, Teherán acusa al Alpine Eternity de haber chocado contra una plataforma petrolífera iraní el pasado 22 de marzo y le hace responsable de los daños que causó.

El pasado 28 de abril, los Pasdarán interceptaron un barco de las islas Marshall en el estrecho de Ormuz y lo desviaron a aguas iraníes por el mismo procedimiento de disparar ante su proa. Irán, cuya tirantez con Arabia Saudí se ha disparado a raíz del intento de esta de inspeccionar sus navíos destinados a Yemen, justificó entonces la medida por una deuda y el buque fue liberado hace una semana. Después de ese suceso, la Marina de Estados Unidos empezó a escoltar a los barcos comerciales que cruzaban Ormuz, pero esa protección cesó el 5 de mayo.

“Los incidentes navales con Irán nos preocupan y vamos a continuar vigilando la situación”, ha declarado el coronel Steve Warren, portavoz del Pentágono, citado por France Presse. Warren ha precisado además que un barco de guerra estadounidense ha seguido el incidente por la radio pero sin intervenir.

Estos casos, sin precedente desde hacía años, señalan un aumento de la tensión en la zona. La decisión de Arabia Saudí de intervenir en Yemen para frenar el avance de los rebeldes Huthi, a los que acusa de ser un instrumento iraní, ha desatado una dura reacción de Teherán. Durante una visita a Damasco, Alaeddin Borujerdi, un conocido diputado que preside el comité de Seguridad Nacional y Asuntos Exteriores del Parlamento, ha calificado al rey Salmán de “traidor del islam”, según una traducción de la agencia Reuters. Sus palabras se hacen eco de las pronunciadas la víspera por la máxima autoridad iraní.

“Los saudíes han cometido un gran error en Yemen y sin duda van a pagar el impacto de sus crímenes”, declaró el ayatolá Ali Jamenei, citado por la agencia oficial Irna.

La dureza de esos mensajes no ha caído bien en Riad donde sólo reafirman la desconfianza hacia el régimen iraní. Significativamente, el Gobierno yemení, exiliado en Arabia Saudí, ha anunciado este jueves que llamaba a consultas a su embajador en Irán en protesta por “las injerencias y el apoyo de ese país a los rebeldes”. La medida es simbólica por cuanto hace ya tiempo que Yemen sólo tenía un encargado de negocios al frente de su casi inoperativa legación diplomática en Teherán. “No tenemos intereses allí”, asegura un ex embajador yemení.

 

 

Fuente. elpais.com

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Huellas 646