julio 30, 2014 By

Tragedia en arrollo de Sonora expone graves fallas


Hermosillo, Sonora, 30 de jul.- Espeluznante fue el panorama que dejó la crecida del arrollo del Ejido Cabullona en Sonora, lo cual dejó un saldo preliminar de 11 víctimas, 9 cuerpos ya han sido encontrados mientras que dos personas más continúan desaparecidas.

Según las primeras versiones, un grupo de aproximadamente 30 vehículos 4 x 4, participaron el pasado domingo de una convocatoria en redes sociales para formar parte de un recorrido off road, el cual se había realizado sin mayores incidentes.

No obstante ya de regreso uno de los vehículos se quedó atascado en una zona por donde pasaba el arrollo Cabullona, el cual creció intempestivamente, arrastrando a al menos 10 vehículos y varias personas que no alcanzaron a esquivar la corriente; pues había varias personas en ese momento tratando de ayudar a liberar la camioneta atascada.

La Unidad Estatal de Protección Civil (UEPC), confirmó que otras 25 personas fueron rescatadas ilesas, aunque por órdenes del gobernador se intensificó la búsqueda para localizar a los desaparecidos.

El incidente tuvo lugar a unos 12 kilómetros de Agua Prieta, Sonora, aunque algunas personas fueron arrastradas por la corriente a cientos de metros del lugar.

Se detalló que se dio luz verde para utilizar recursos del nuevo fondo estatal de desastres, recién anunciado días atrás por el gobernador Guillermo Padrés.

Los primeros reportes indican, que esta actividad se realizó completamente al margen de algún permiso o autorización de instancias correspondientes como Protección Civil y la Semarnat, no obstante esto es habitual en este tipo de actividades, las cuales se realizan en todo el país, al margen de cualquier regulación.

Se ha hecho más evidente que nunca la necesidad de regular este tipo de actividades, pues además del daño ambiental, denunciado por grupos ecologistas desde hace años, también se pone en evidencia el riesgo que implica para la población realizar este tipo de actividades sin un conocimiento mínimo de los riesgo que podrían enfrentar; entre otros factores que se deberían vigilar; pues en muchas ocasiones transitan sobre reservas ecológicas donde la actividad de este tipo estaría limitada.

Una crecida de un río es un fenómeno natural sigiloso y discreto, que pareciera inofensivo pero que puede tener consecuencias fatales. En internet abundan varios casos de crecidas de río que han provocado daños severos a la población que no se aparta a tiempo de la corriente.

Realizar un recorrido en automóvil a través de un afluente de agua, es un riesgo bastante grande, más aún si hay paredes que impidan una rápida evacuación del cause.

Hasta las primeras horas de este miércoles continúan los trabajos de búsqueda de las demás víctimas. Entre los fallecidos confirmados se encuentran cinco mujeres, tres de ellas menores de edad.

Reportaje local con imágenes en helicóptero del panorama dejado por la crecida del arrollo.

Víctimas identificadas:
Sheyla América Lucero Núñez de 13 años,
Armando Martínez Andrade de 74 años,
Elena Tacho Ramírez de 76 años
Martin Valencia Caperon de 43 años.
Brenda Esmeralda Cruz Rivera de 9 años,
Teresa Reyes de 17 años.
Humberto Martínez Tacho de 37 años
Dora Luz López García de 37 años
Falta una persona de identificar.

 

 

Redacción. Huellas de México


COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.