marzo 24, 2014 By Huellas de México

Los responsables de la abominable violencia en el futbol mexicano

Comparte

Ciudad de México, 24 de mar.- El nivel de riesgo que ha generado la incompetente Federación Mexicana de Futbol Asociación A.C. (FMF) en nuestro país, ha llegado a un punto máximo, ya no solo está en riesgo la equidad deportiva, el desarrollo futbolístico o las buena prácticas leales y no corruptas, ahora también se encuentra amenazada hasta la salud y el bienestar de los aficionados, pues el grado de irresponsabilidad e incapacidad de los funcionarios está dando señales que deberían causar alerta.

El día sábado se vivió uno de los episodios más vergonzosos en la historia del futbol mexicano, un enfrentamiento brutal en el cual quedó en evidencia todo el odio, violencia y hasta desequilibrio mental que llega a desbordarse de manera totalmente injustificada.

Decenas de personas se vieron involucradas en una trifulca monumental en la que terminaron por registrarse más de 30 heridos, tres de ellos de gravedad (2 con fracturas craneoencefálicas), así como 18 detenidos, al enfrentarse de manera violenta policías con aficionados pertecientes a barras del conjunto rojiblanco.

Las imágenes son bochornosas y los errores cometidos ese día fueron muchos; el diario tapatío El Informador, realizó una investigación en la que se detectaron cuatro fallas principales:

1. El filtro de revisión fue inusualmente ineficaz, solo se hacía inspección visual en la mayoría de los casos, lo que permitió la entrada ilegal de decenas de bengalas.
2. El trazo que se hizo para ingresar a las gradas también fue deficiente, ocasionando los primeros roces entre barristas y uniformados.
3. La debilidad de las fuerzas del orden quedó en evidencia cuando 20 minutos antes del inicio del partido, decenas de barristas de La Irreverente y La Insurgencia (del DF), ingresaron por medio de la fuerza aplicando el conocido “Portazo”, lo cual además pone en grave riesgo a todo el estadio, pues cualquier persona, incluso armada, pudo ingresar en ese momento al encuentro, pero todo continuó de forma habitual.
4. Lo que propició el inicio del enfrentamiento brutal fue que los policías pretendieron por la fuerza alcanzar a los portadores de las bengalas, tratando de enmendar su error de forma inadecuada, lo cual detonó la violencia.

En el siguiente video es posible observar también la irresponsabilidad o malicia de los integrantes de las barras, lanzando bengalas en la misma dirección donde se encontraban otros aficionados de chivas, donde se incluían mujeres y niños, segundos más tarde estalla la violencia, ocasionando peligrosos acumulamientos de personas en plenas gradas.

Aunque profundizando en las acciones, encontramos otras fallas importantes, también de parte de las fuerzas del orden, en un video publicado por el comentarista y ex-futbolista, Luis García, se pone en evidencia el caso de un joven que es brutalmente golpeado, humillado y arrastrado por los policías, momentos antes de que estalle la violencia en la tribuna, todo esto enfrente de la afición, lo cual calentó los ánimos de violencia, pues fue el ejemplo que la autoridad estaba poniendo como solución. En el mismo video, se alcanza a ver como aficionados de Chivas pretenden en ese momento desalojar el inmueble debido a la enorme tensión, sin embargo de manera inexplicable e irresponsable, los uniformados impedían la salida y conminaban a los aficionados a regresarse a las tribunas, exponiéndolos y confinándolos a la violencia que segundos más tarde se iba a desatar.

Sin embargo este no es un problema espontáneo, como señala el periodista deportivo Carlos Albert, “la FMF, la Liga “Muy X” y los dueños, han subestimado el tema de la violencia constantemente y se han conformado con explicaciones simplistas y superficialonas”, desde hace semanas ha habido importantes síntomas de la escalada de violencia en los estadios y sigue sin hacerse nada al respecto, y no se hace nada porque saben que la violencia es detonada por los mismos dueños de los equipos, que son quienes contratan, pagan y llenan de privilegios a los coordinadorse de las barras bravas del futbol mexicano, quienes importan prácticas sudamericanas, de donde la violencia futbolera alcanza niveles insólitos, como en Argentina. La cuestión es, que la FMF y los dueños han importado barristas sudamericanos desde hace años para tratar de meter gente a los estadios y ahora el problema se les ha salido de las manos.

Tres semanas antes, la misma directiva del Club Guadalajara anunciaba que ahora sí, iba a quitarle privelegios a las barras, incluso el día de ayer reconocieron que mantienen credendializadas a las mismas, lo cual les podría permitir, cerrarle la entrada a los agresores.

Es importante reconocer que el problema no es nuevo, cada semana se registran, fomentan y toleran connatos de violencia alrededor de todos los recintos de futbol de primera división en México, incluso en partidos internacionales, tan solo la semana pasada en un encuentro de la Concachampions en el estadio Nemesio Diez, entre el Toluca y el San José en la capital del Estado de México, se registró otro incidente, poco difundido, en el cual de la misma manera, en pleno partido se registró un enfrentamiento en la tribuna de sol entre policías y aficionados, lo cual derivó en la detención de varios jóvenes y una implementación policial que requirió el uso de gases lacrimógenos, suerte tuvo el Toluca de que el portero local era quien estaba en ese momento del lado del incidente y se disimularon un poco las acciones, pero ¿qué imagen está generando México al mundo y a los niños que siguen este deporte, el más popular del país?

Y este problema es solo la cereza del pastel de conflictos que viene arrastrando la FMF, monopolio del futbol mexicano que ha colocado al balompié nacional en su peor etapa de la historia.

 

No existe el descenso, la billetera es la ley
Uno de los problemas más vergonzos que actualmente vive el futbol mexicano es la carencia de un descenso real, así como un control en las franquicias. Contrario a lo que se vive en las mejores ligas del mundo, donde los clubes, los jugadores y hasta las aficiones tienen que hacer un gran esfuerzo para obtener y mantener su plaza en la primera división, a costa de logros deportivos, en México, eso no es lo importante, cualquiera, con el dinero suficiente, puede comprar un ascenso o bien intercambiar los nombres y ciudades de los equipos con la misma facilidad que le cambian la pintura a un carro.

Por ejemplo el año pasado descendió deportivamente el Querétaro, pero no importó, pues su dueño, Amado Yáñez, compró la franquicia de los Jaguares de Chiapas, y la trasladó a Querétaro, para seguir mantienendo a Querétaro con su equipo de primera, a pesar del descenso. También fue humillante el trato para la afición de La Piedad, quien durante años apoyó a su equipo hasta que finalmente lograron el tan anhelado ascenso, aunque nunca lo vieron reflejado en la realidad, pues la franquicia se vendió a Veracruz, quien gracias a un buen fajo de billetes obtuvo su ascenso de la noche a la mañana.

Y nos son los únicos casos, años antes Celaya se convirtió en Morelos, Curtidores se conviritió en Puebla, Irapuato en Veracruz y luego en Chiapas, etc.

 

Empresarios y Criminales coludidos en el fútbol
Ésta falta de seriedad ha permitido que cualquier criminal se involucre o hasta sea dueño de algún equipo de primera división, con todo el peso político que ello representa, cabe recordar el caso de Carlos Ahumada, quien era dueño del León, o más recientemente Amado Yáñez, dueño de Oceanografía, quien aún es el apoderado legal del Querétaro y los Delfines de Ciudad de Carmen. Esto denigra incluso a los jugadores, quienes han tenido que pasar semanas sin cobrar, a causa de estos actos.

Hace unos días también los jugores del Celaya salían al terreno de juego con máscaras de papel también en protesta por la falta de pago.

También el mes pasado, se informó de la captura de un narcotraficante, quien lavó dinero en la liga mexicana por muchos años, antes de ser detenido, además de que la empresa implicada es propiedad de Guillermo Lara, promotor que actualmente trabaja para la familia Kuri en la franquicia de los tiburones rojos del Veracruz.

Por este motivo y varios más, la liga mexicana carece de relevancia internacional, pues estos malos manejos merman también el nivel deportivo, lo cual influyó directamente para que México se clasificara al mundial de milagro, gracias a terceros y no por méritos propios, lo cual tampoco ha tenido las consecuencias y sanciones esperadas en la federación.


Desprecio hasta de jugadores

El desprestigio del futbol mexicano es tal, que el mejor delantero que actualmente tiene el país, Carlos Vela, se ha negado a participar del proyecto, y con justa razón, debería ser motivo de verguenza solapar y formar parte del juego de la mafia de empresarios que mantienen secuestrado al fútbol mexicano.


Censura

Cabe señalar también que el poder del monopolio FMF ha llegado a niveles impensados, la influencia que ejerce para mantener sus privilegios alcanzan también al poder político, pues siguen sin investigarse casos como el de la expulsión del periodista Carlos Albert de ESPN, quien fue removido simplemente por criticar que la FMF decidiera poner un partido de futbol a la misma hora que el informe de gobierno del presidente, lo cual también está prohibido en un país absolutista como el que la FMF pretende imponer. Es por eso que como periodista nos sumamos también a la denuncia de Carlos Albert y muchos periodistas más, quienes seguimos sin entender como Decio de María y Justino Compeán, pueden seguir al frente de tan pervertidas instituciones.

 

 

Raúl Flores Durán
Huellas de México


Comparte

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.