[hoy]
Compartir el conocimiento, sueño de Francisco Toledo hecho realidad a los 75 años

julio 14, 2015 By

Compartir el conocimiento, sueño de Francisco Toledo hecho realidad a los 75 años

Además de su obra visual en la que son recurrentes lagartos, grillos, chapulines, armadillos, coyotes, peces, tortugas, iguanas, culebras, conejos y cocodrilos, el artista visual Francisco Toledo es conocido por su altruismo y compromiso social, ya que la colección de piezas que donó al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) en enero pasado, incluye obras de Durero, Picasso, Goya, Rivera, Orozco, Tamayo, Carrington y Posada, entre otras.
Francisco Benjamín López Toledo, quien cumplirá 75 años de edad el próximo 17 de julio, fundó el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) en noviembre de 1988, espacio que actualmente es un puente de diálogo entre la tradición y lo contemporáneo del arte, un punto de encuentro entre la experiencia y la innovación estética.
El espacio fue donado al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), instancia dependiente del Conaculta, por la mediación realizada por su presidente, Rafael Tovar y de Teresa, la cual se concretó el pasado 20 de enero, con lo cual Francisco Tolero cumplió su sueño de compartir el conocimiento con el pueblo de México y con todos los visitantes del mundo.
En entrevista con el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), la encargada del IAGO, Inari Reséndiz, afirmó que la intención de la donación al INBA es la realización del sueño que siempre ha tenido el maestro juchiteco.
“La columna vertebral de la colección fue adquirida por el maestro Francisco Toledo hace 30 años, las primeras obras que compró fueron del pintor belga James Ensor, en París, y después las de artistas conocidos”, comentó por su parte Gerardo Martínez, coordinador en el IAGO de la colección José F. Gómez.
La obra más temprana del acervo es una del año 1555, de Alberto Durero, representante del renacimiento alemán. Se cuenta con un fondo reservado de libros que está clasificado por tener obra y placas de artistas, mientras que en el acervo fotográfico posee piezas de Manuel y Lola Álvarez Bravo, Graciela Iturbide, Henry Cartier Bresson, Paulina Lavista, Rogelio Cuéllar, Nacho López, Francisco Mata, Fabrizio León, Héctor García y Mariana Yampolsky, entre muchos otros.
El coordinador, quien tiene 15 años de laborar en el IAGO, destacó que la colección tiene nueve obras de Francisco de Goya de diferentes series, una gráfica de Pablo Picasso original firmada a lápiz, así como dos libros de este artista realizados con las placas originales, pero que ya no se imprimieron.

Toledo dos

De los llamados autores patrimonio, la colección tiene obras de Diego Rivera, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, María Izquierdo, José María Velasco, Rufino Tamayo; del surrealismo está Leonora Carrington; de la generación de la Ruptura, Vicente Rojo, José Luis Cuevas, Arnaldo Coen, y de contemporáneos, el Dr. Lakra y Gabriel Orozco.
En este acervo que también cuenta con obras del expresionismo alemán, piezas religiosas y caricatura política; Francisco Toledo ocupa un lugar preponderante con mil 500 piezas (800 gráficas y 700 placas); le sigue José Guadalupe Posada, 700 piezas, y 500 del grabador Leopoldo Méndez.
Diferentes piezas han viajado a distintos lugares para exposiciones en calidad de préstamo: Tijuana, el Museo de Texas, el Museo de Artes y Ciencias, Museo Nacional de la Estampa, el Museo Nacional de Arte, Museo de Arte Moderno, Museo Taller Erasto Cortés, en Puebla; al Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez, en Zacatecas; el Museo Fernando García Ponce-Macay, en Yucatán, entre otros.
El IAGO es un centro cultural con una biblioteca (BIAGO) especializada en arte, un cineclub (El Pochote), una fonoteca (Eduardo Mata), una galería de exposiciones, mismo que aloja el acervo José F. Gómez conformado por más de 125 mil objetos y obras de arte.
Esta colección considerada una de las más importantes en América Latina ha ido en aumento año tras año; en su gran mayoría hay fotografía y gráfica, así como por lo menos 100 pinturas y docenas de esculturas y cerámicas.
Gerardo Martínez mencionó que el acervo tiene más de 80 mil fotografías y en gráfica más de nueve mil obras (integradas por 21 mil piezas), entre punta seca, aguafuerte, litografía y giclee (impresiones artísticas desde una fuente digitalizada utilizando una impresora de chorro de tinta).
Sobre la colección, Inari Reséndiz refirió que el maestro Toledo siempre ha tenido la intención que esté a disposición de museos, proyectos e investigadores, porque existen piezas con un valor incalculable.
Comentó que “el hecho de que él tenga ese gesto de nobleza por compartir lo que durante todos estos años ha construido para México, es una gran responsabilidad para todos los que trabajamos aquí y tengo entendido que también para el INBA. Nos quedamos con una gran responsabilidad, este lugar debe continuar funcionando”.
En este sentido, dijo, el maestro Toledo seguirá siendo el director artístico del IAGO. “Por parte de los trabajadores del lugar tenemos muy claro que él fue quien lo fundó y seguirá dirigiendo el rumbo ideológico de este espacio y el estilo con el cual se ha caracterizado”.
El IAGO se ubica en una casa del siglo XVIII situada frente al ex Convento de Santo Domingo y a un costado de la Plazuela del Carmen, sobre la calle Macedonio Alcalá. Cuenta con cinco salas de exhibición, tres de biblioteca, un patio central decorado con plantas y el café del IAGO, con servicio de cafetería y restaurante especializado en platillos típicos de la gastronomía oaxaqueña, en un ambiente confortable y natural.
La casa fue donada al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) con el propósito de crear un espacio idóneo para difundir el arte y exhibir la colección gráfica que Francisco Toledo ya formaba.
Inari Reséndiz explicó que los proyectos que Francisco Toledo afianzó en Oaxaca fue el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo, la Biblioteca del IAGO, la cual está dividida en dos sedes (IAGO Juárez-IAGO Alcalá) e indicó que la manera como se unen las actividades del recinto con el acervo José F. Gómez es con la realización de exposiciones.
“La siguiente exposición que tendremos será en agosto, viene el artista Enrique Chagoya, quien tiene una serie de grabados inspirados en Los caprichos, de Goya, algunas de las piezas que tenemos en el acervo de Goya van a salir para hacer citas de la obra de Chagoya”, destacó.

Catalogación

Para Citlali Zavala, dictaminadora del Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam), el acervo del IAGO es una las colecciones contemporáneas en gráfica más importantes que existen.
“Es un acervo especializado en estampa, se actualiza constantemente y una de sus peculiaridades es que tiene la visión de un artista, no fue una institución, curador o coleccionista quien empezó a desarrollar la colección, sino un artista y como tal tiene esa visión, quien conoce la historia de la estampa, diferentes técnicas, la producción contemporánea y eso me parece importante”.
Citlali Zavala, quien anteriormente trabajó la obra de Toledo en su producción contemporánea, compartió que su actual trabajo con el acervo del IAGO es revisar pieza por pieza, elaborar una pequeña ficha técnica y enviarlo a un sistema para que se le asigne un número de pertenencia al INBA.
“Lo primero que se está registrando es la obra de Francisco Toledo, porque es lo que más se pide prestado. Con este trabajo lo que se quiere es que todo salga con número de inventario del INBA, también se debe una clasificación en acervo artístico, documental e histórico, porque no todos los objetos tienen la misma categoría, lo que no implica que no se deban resguardar, conservar, darle tratamiento, y difundir, pero sí categorizar y jerarquizar”, aseveró.
Ahondó en que con este trabajo de catalogación más que tener un control en las piezas y obras del acervo José F. Gómez, es hacer un trabajo para que se conozca, difunda, divulgue, preste, promueva y exhiba.

Donación

En un acto realizado el 20 de enero de 2015, en el que se cedió de manera oficial el IAGO, el presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Rafael Tovar y de Teresa, expresó que se presenciaba uno de los actos de mayor generosidad que se ha dado en México. “Creo que la sencillez de Francisco Toledo no debe limitar darle toda la importancia, toda la solemnidad y dejar de subrayar un gesto que es absolutamente ejemplar de una artista como él, que no sólo ha compartido su arte, sino el producto de su talento”.
Ante la presencia de la familia Toledo, el titular del Conaculta celebró que a lo largo de los años el artista oaxaqueño haya podido crear una de las más extraordinarias colecciones de nuestro país. Con más de 125 mil objetos que comparte con México y que permanecerán en su estado natal.
En la Ciudad de México, para celebrar los 75 años de vida de Francisco Toledo, se llevará a cabo en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes la actividad En Toledo y los libros, con lo que se reconoce al creativo no sólo como un artista plástico, sino también su faceta de editor y difusor de la lectura y las letras mexicanas.
En este evento participarán Natalia Toledo, Francisco de la Cruz, Araceli Mancilla, Bernardo Recamier y la cantante María Reyna, bajo la moderación de Mardonio Carballo. La cita es el miércoles 15 de julio a las 19:00 horas. Entrada libre.

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.