diciembre 3, 2014 By

Despiden a Vicente Leñero en Bellas Artes

CIUDAD DE MÉXICO.- Al mediodía se escuchó una fuerte ovación por parte de familiares, amigos y funcionarios de la cultura al recibir las cenizas del escritor, periodista y dramaturgo Vicente Leñero (1933-2014), en el homenaje que se le rindió en el vestíbulo del Palacio de Bellas Artes.
Ante la imagen del autor de “Los albañiles” a un costado de la librería dentro del recinto cultural, el homenaje comenzó con la primera guardia de honor a cargo de las hijas del escritor, Isabel, Mariana, Estela y Eugenia Leñero.
Luego pasaron el escenógrafo Gabriel Pascal, los directores de teatro Luis de Tavira, Enrique Singer, José Solé y el escritor Ignacio Solares, al momento en que el ensamble Coyoacán ejecutaba piezas de Antonio Vivaldi, Wolfgang Amadeus Mozart y Georg Friedrich Handel.
Un homenaje en el que se escuchó también el grito de una persona que en dos ocasiones dijo “Vicente vive, Proceso sigue”, mientras seguían las guardias a cargo de familiares y amigos.
Una vez terminado el acto de guardias, el director de la Compañía Nacional de Teatro, Luis de Tavira, mencionó que el teatro es el arte de la presencia y “nos ha enseñado a morar el instante, demorarnos en el aquí y en el ahora para dejar que surja”.
En presencia del secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, el presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Rafael Tovar y de Teresa, señaló que Vicente Leñero construyó una obra definida por la tenacidad, pues más de una vez se le recuerda hablando de apartarse de la literatura, luego romper borradores y reiniciar en una que otra ocasión la ardua tarea de vencer la página en blanco.
“Con ese ejemplo nos dio una lección de disciplina, de exigencia personal y de determinación a la que debemos páginas que quedan ya en la historia de la literatura en lengua española, una voluntad al final de no renunciar a su verdadera vocación, aun cuando crear universos, perfilar historias o animar personajes sea una de las actividades más complejas a las que puede enfrentarse la inteligencia humana”, señaló Tovar y de Teresa.
El titular del Conaculta manifestó que ante todo el trabajo de Vicente Leñero estuvo el estímulo de su familia, una familia amorosa y creativa que representó para él toda su vida.
Al final del discurso, las hijas del escritor junto con el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, la directora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), María Cristina García Cepeda, Luis de Tavira y el secretario de Cultura del Distrito Federal, Eduardo Vázquez Martín, realizaron la última guardia de honor.

Lamenta Peña Nieto deceso de Vicente Leñero
E presidente Enrique Peña Nieto externó su pesar por la muerte del escritor y guionista Vicente Leñero, ocurrido este miércoles.
En su cuenta @EPN, el jefe del Ejecutivo escribió: “Lamento el fallecimiento de Vicente Leñero, destacado escritor, periodista y dramaturgo mexicano”.
“Se le recordará por su coherencia intelectual y los valores excepcionales de su obra”, agregó el presidente Peña en otro tuit.

Homenaje a Vicente Leñero
Por su parte, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes anunció un homenaje al autor de Los albañiles, Los periodistas, y autor del guión de Los de abajo, el cual se realizará en el Palacio de Bellas Artes a partir de las 12:00 horas.
Vicente Leñero se ocupó en forma primordial de la crítica de las costumbres, del testimonio sobre la vida del periodismo en México, de los valores religiosos de sus personajes enmarcados en una problemática social y de la recreación de situaciones históricas.
Estudió ingeniería y periodismo. Se recibió de ingeniero en la Escuela Nacional de Ingeniería de la UNAM en 1959 y de periodista en la Escuela Carlos Septién García en 1956.
“Comencé a estudiar periodismo porque pensé que ahí me enseñarían a escribir –me costaba un gran esfuerzo escribir, siempre me ha costado, no soy un escritor: aunque he escrito muchas cosas, la mitad debí no haberlas escrito–.
“Y sí, aprendí a escribir porque había clases de redacción y fui autodidacta, me esforcé por aprender los secretos del lenguaje escrito”, reveló Vicente Leñero a Christopher Domínguez Michael quien escribió el artículo Entrevista a Vicente Leñero. El realista en el mundo.
Leñero fue becado en España por el Instituto de Cultura Hispánica de Madrid en 1956. Fue también becario del Centro Mexicano de Escritores (1961-1962, 1963-1964) y de la Fundación Guggenheim (1967-1968). En 1958 obtuvo el primer y segundo lugar en el Concurso Nacional del Cuento Universitario.
En diversas entrevistas el narrador comentó que en algún momento renegó de los cuentos y pensó que ya no escribiría más. Entonces se lanzó a escribir novela. Su primera obra fue La voz adolorida (1961) cuya versión definitiva intituló años más tarde A fuerza de palabras. En esta pieza Vicente Leñero encontró su propio estilo, dejando paso abierto a la voz de su personaje que narra, sueña, relata.
Entre sus obras de novela se encuentran: El Cordoncito (1997); Los Pasos de Jorge Ibargüengoitia (2009); Teatro completo II (2011); Vivir del teatro (2012) y Más gente así (2013).Pero también libros entrañables: Los albañiles (1963) en donde el autor incursiona en diferentes estratos sociales y económicos de la Ciudad de México. En ella narra los problemas y las satisfacciones, el amor, la amistad y el resentimiento entre albañiles, arquitectos e ingenieros.
El también periodista obtuvo en seis ocasiones el Premio Ariel a Mejor Guión Original, la Medalla al Mérito Cinematográfico “Salvador Toscano” 2007, el Mayuhel de Plata por su trayectoria como guionista y el Premio Coral en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano en La Habana, Cuba.
De acuerdo con un artículo publicado por la Cineteca Nacional, la carrera como guionista de Vicente Leñero, quien murió esta mañana en la Ciudad de México, comenzó con “El festín de la loba” (1972), “El monasterio de los buitres” (1972) y “El llanto de la tortuga” (1974), todas dirigidas por Francisco del Villar.
En 1995 recibió Premio Coral al Mejor Guión del Festival Internacional de Nuevo Cine Latinoamericano de la Habana, Cuba por “El callejón de los milagros”, galardón que también recibió en 2002 por El crimen del Padre Amaro.
Vicente Leñero recibió la Medalla “Salvador Toscano” al Mérito Cinematográfico en 2007, que la Cineteca Nacional le otorgó por haber contribuido al desarrollo histórico y artístico del cine mexicano.
Además, porque sus guiones poseen solvencia técnica, experimentación formal y preocupación por la estética, tanto en los argumentos originales como en las adapataciones.
Vicente Leñero también recibió el Mayahuel de Plata 2007, reconocimiento otorgado en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara en reconocimiento a su trayectoria como guionista.

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Huellas 646