enero 5, 2015 By Ulises Navarrete

EDITORIAL A prueba, las instituciones

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Puntual y objetivo el contexto que desde la óptica de la izquierda dibuja Luis Miguel Barbosa Huerta, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, pues sintetiza los desafíos del gobierno para este 2015.
Por su precisión, Huellas de México retoma el texto de manera íntegra para su editorial de esta edición:
El 2104 fue un año complicado. Un año que tal vez muchos no desearían recordar. Para explicar esta complejidad basta recordar la crisis de Iguala y la desaparición de los 43 integrantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, la devaluación del peso frente al dólar, que lo ha ubicado por arriba de los 15 pesos, el estancamiento económico y el escándalo en el entorno familiar del titular del Poder Ejecutivo, la adquisición de la llamada “casa blanca”, con sus correspondientes consecuencias en los niveles de credibilidad.
El 2015 llega en un contexto complicado. Entre las principales variables que marcan el inicio de este nuevo año se encuentra el curso de las investigaciones en torno a la ubicación de los normalistas desaparecidos y de los movimientos de apoyo que se han generado en su entorno, la cuesta de enero en medio de la devaluación del peso y del descenso en los precios del petróleo, las elecciones federales del 7 de junio, el recrudecimiento del conflicto en Michoacán entre los grupos de autodefensa y la fuerzas federales.
En suma, se trata de un año de retos: mantener vigente el Estado de derecho, estabilizar la economía, propiciar el crecimiento económico y realizar las elecciones en condiciones de normalidad democrática.
Este año pondrá a prueba las instituciones, no sólo en su capacidad de resistencias, sino principalmente en su potencial para generar confianza y credibilidad en la sociedad.
Las movilizaciones de los familiares y compañeros de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa continuaron en este fin de año. Quienes apostaron a que las fiestas decembrinas provocarían el fin de la inconformidad se equivocaron rotundamente. Después de más de tres meses, la exigencia sigue y en enero tomará nuevamente impulso. Lo importante está en que este nuevo año marque un quiebre en los esfuerzos institucionales para llegar a fondo en las investigaciones. Los principales involucrados ya están presos o arraigados y los estudios en el extranjero están a punto de concluir. Existen las condiciones para que las autoridades den una respuesta de fondo de cara a la opinión pública nacional e internacional.
Desde la arena legislativa se debe concluir la construcción del sistema anticorrupción, como parte del reconocimiento a la gran reforma estructural pendiente, así como la designación del fiscal especial en la materia. En 2015, el gobierno federal y los gobiernos locales tienen la oportunidad de demostrar a la población que poseen la voluntad necesaria para combatir la corrupción.
Desde mediados de la década de los años noventa la economía ha estado estancada o ha registrado crecimiento de dos o tres puntos porcentuales en promedio, lo cual ha provocado la permanencia de la pobreza entre la mayoría de la población y un incremento significativo en la desigualdad.
En materia económica se debe dar un cambio sustancial. Desde hace años, en distintos foros académicos, centros de toma de decisiones y estancias gubernamentales, se sabe que el modelo de crecimiento se agotó. Algunos de los pensadores económicos de mayor proyección internacional han expuesto como un proyecto exitoso, en términos sociales, pasar por el combate a la desigualdad y una distribución más equitativa de la riqueza. El año que comienza debe marcar el inicio de un viraje en el proyecto económico en el cual se acentúe el aspecto social y en este nuevo rumbo debe enfatizarse la necesidad de la creación de más trabajos y mejores remuneraciones, tal y como lo establece la Constitución. El debate que empezó en 2014 y que no se concluyó debe continuarse y concluir con resultados específicos en 2015.
@MBarbosaMX


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *