marzo 22, 2014 By Max Vite

Prevalece cultura patriarcal en detrimento de DDHH femeninos

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La reforma constitucional de derechos humanos de 2011 está limitada por una cultura patriarcal, misógina y machista que persiste de manera particular en los operadores del sistema de procuración y administración de justicia, afirmó Pablo Navarrete, coordinador de Asuntos Jurídicos del Instituto Nacional de las Mujeres.

Al inaugurar el Foro sobre la implementación de la reforma constitucional de derechos humanos de 2011 en favor de las mujeres, en La Paz, Baja California Sur, Navarrete Gutiérrez señaló que el sistema jurídico nacional mantiene la tradición de derecho romano, el cual ha permeado de manera negativa en la consecución de los derechos humanos de las mujeres.

Consideró que a casi tres años de que se publicó la reforma constitucional de derechos humanos es preocupante ver que existen muchos riesgos reales de que no se llegue a aplicar cabalmente.

“Nos angustia la contrarreforma académica que a diario se da en las aulas, porque se observa que las universidades, de manera particular las facultades de derecho siguen formando al alumnado bajo el concepto tradicional de garantías individuales, incluso contraponiéndolo con el concepto de Derechos Humanos”.

El coordinador de Asuntos Jurídicos del Inmujeres lamentó que lejos de una formación innovadora de derechos humanos, las Facultades de Derecho de las distintas universidades del país se mantienen ancladas en conceptos tradicionales de derecho que no han contribuido a un cambio en la dinámica social, política y cultural a favor de los derechos de las mujeres y los hombres.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *