septiembre 7, 2013 By Huellas de México

Espionaje en México y el No Pasa Nada.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Preocupantes las revelaciones de espionaje que operó el gobierno de Estados Unidos al Presidente Enrique Peña Nieto, cuando era candidato pero más preocupante es que no haya una respuesta amplia y satisfactoria.

La dimensión de este hecho es grave por tratarse de un personaje de la más alta investidura de nuestro país, pero también llama la atención que detrás de esta acción se encuentre el tema del petróleo, asunto que históricamente les ha llamado poderosamente la atención.

No es un secreto que los Estados Unidos o Rusia o la Alemania nazi, siempre han querido apropiarse, por las buenas y por las malas, de este preciado recurso, pero esta vez, el gobierno vecino, si que se brincó la barda.

En una respuesta simplista, el gobierno de Estados aseguró en respuesta al espionaje sobre Peña Nieto que “recoge información de inteligencia en el extranjero del mismo tipo que el que recogen todas las naciones”.

Prueba de ello es que las embajadas de México, Italia y Grecia, forman parte de los 38 blancos de espionaje de Estados Unidos, de auerdo con información que el ex contratista de inteligencia Edward
Snowden filtró al periodista del diario The Guardian Glenn Greenwald.

Como ya se vió el asunto no es cuestión que pueda concluir en una llamada telefónica.

Es menester exigir una respuesta y en su momento sancionar a los responsables de estos hechos que violan flagrantemente la soberanía del Estado mexicano, pero también en estas tareas de esclarecimiento debe ubicarse con precisión la función que desempeñaron personajes como José Francisco Méndez Corona, actual jefe de unidad bajo las órdenes de Erwin Lino Zárate, secretario particular de Peña Nieto, así como Juan Ramón Flores y Miguel Ángel González, vocero y secretario particular del gobernador de Chihuahua, César Duarte, mencionados en el informe.

Y es que en los documentos presentados por la cadena brasileña TV Globo, refiere que la Agencia Nacional de Seguridad desarrolló un proyecto de dos semanas dirigido contra uno de los candidatos presidenciales favoritos, Enrique Peña Nieto, y nueve de sus más cercanos colaboradores”.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *