marzo 31, 2014 By gmohubner

Anticipa MORENA resistencia civil si Núñez no para despojo petrolero y exige trato fiscal justo

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Villahermosa, Tabasco, a 31 de marzo de 2014

Lic. Arturo Núñez Jiménez
Gobernador Constitucional del Estado de Tabasco
P r e s e n t e.

El pasado 18 de marzo, en la conmemoración del 76 aniversario de la expropiación petrolera, el Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), refrendó el compromiso de luchar hasta revertir las denominadas reformas estructurales en materia laboral, educativa y fiscal, que dejaron sin efecto algunas de las garantías sociales plasmadas en la Carta Magna de 1917.

De manera enfática la reforma energética, que legaliza en perjuicio de la Nación, la entrega del sector energético a particulares y especialmente a inversionistas extranjeros.

Para ello Andrés Manuel López Obrador convocó al pueblo de México a no aceptar las reformas a la Constitución que privatizan al sector energético, sobretodo porque la riqueza petrolera es propiedad de la Nación y la industria petrolera mexicana es una de las más rentables del mundo.

Señaló también que las empresas privadas extranjeras y nacionales no tendrán seguridad jurídica, ni certidumbre de las inversiones que hagan en el sector.

Además, advirtió sobre los riesgos que implicará duplicar de manera irracional la perforación de los pozos para subir la extracción a 5 millones de barriles diarios. En virtud de lo anterior, es necesario consultar a la sociedad mexicana sobre la reforma energética y sus repercusiones en el futuro del país. Es por esto que acudiremos a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para demandar que se apruebe una consulta pública sobre las reformas constitucionales.

En el caso de Tabasco, la reforma energética implicaría aumentar la producción de 650 mil a 1 millón 300 mil barriles diarios, lo cual agotaría de manera acelerada los yacimientos, en detrimento de su medio ambiente.

Por eso Andrés Manuel López Obrador en Tabasco hizo un llamado para acabar con la paradoja de un pueblo pobre en un estado rico en petróleo, cuya explotación únicamente ha dejado contaminación, desequilibrio en las actividades productivas propias de la entidad y tensión en el tejido social de las comunidades petroleras por los riesgos que implica cohabitar con las actividades inherentes.

A lo largo de la historia de la industria petrolera, Tabasco ha contribuido a la riqueza y desarrollo de la Nación, sin que hubiera una retribución justa que permitiera detonar un desarrollo integral en la entidad basado en su vocación productiva, así como en sus ventajas comparativas y competitivas.

Por si fuera poco, en el año de 2007, Tabasco sufrió la peor catástrofe natural de su historia al inundarse casi la totalidad de su territorio, derivada del mal manejo de las hidroeléctricas del sistema de presas del Alto Grijalva por parte de la CFE, lo cual significó treinta mil millones de pesos en pérdidas y daños para los sectores productivos y familias tabasqueñas, de cuyos efectos hasta la fecha no se han podido recuperar.

Cabe señalar que la Federación nunca asumió su responsabilidad por estos graves daños ocasionados a la economía y desarrollo de Tabasco, y en consecuencia hasta la fecha no se ha dado la reparación del daño.

Tabasco en la actualidad aporta diariamente 65 millones de dólares, que acumulados significan 23 mil millones de dólares al año, recursos que contribuyen al desarrollo y modernización de México, sin que la entidad reciba a cambio ninguna retribución fiscal o beneficios para un desarrollo a fondo de su economía y niveles de vida, convirtiéndose la explotación petrolera en un verdadero despojo de los recursos naturales de los tabasqueños.

Además, la industria petrolera ha sido el factor primordial del desequilibrio de las actividades del sector agropecuario, al provocar una migración de la población rural hacia los principales centros urbanos de la entidad y contaminar las zonas productivas, deteriorando de esta manera la verdadera vocación productiva de la entidad, que se ve reflejado en la disminución de la producción de cacao, arroz, caña de azúcar, la quiebra de la actividad ganadera y las actividades agroindustriales en la entidad.

Ante este panorama desolador de la industria energética para el país y sobre todo para nuestra entidad, estamos a tiempo de cambiar esta situación y evitar que Tabasco, a la vuelta de los años, se convierta en una zona todavía más contaminada y de manera irreversible, sobreexplotada y despojada de su riqueza.

Por eso es necesario que todos los tabasqueños, desde ahora, exijamos a la Federación un trato justo y equitativo en la distribución de la renta petrolera, que permita la viabilidad a nuestra economía una vez que se agoten los recursos petroleros en la entidad, pero sobre todo asegurar el futuro de las nuevas generaciones.

Para ello, solicitamos de manera respetuosa al titular del Ejecutivo Estatal que encabece a toda la sociedad tabasqueña: partidos políticos, autoridades municipales, organizaciones sociales, empresarios, agrupaciones productivas, instituciones de educación superior y de investigación y ciudadanos en general, para que lleve a cabo las acciones legales y políticas que correspondan para la defensa de los intereses de Tabasco ante la reforma energética entreguista.

Por todo lo anterior, consideramos importante que el Ejecutivo Estatal convoque a toda la sociedad tabasqueña, para que, en una reunión masiva haga un pronunciamiento público en donde exija terminar con el despojo petrolero de Tabasco a partir de un trato fiscal más justo y equitativo por parte del Gobierno Federal.

Es momento que gobierno y sociedad tabasqueña con dignidad y valentía exijan abierta y públicamente a la Federación el trato que Tabasco merece por su condición de entidad petrolera y, en consecuencia, reciba las participaciones federales que por justicia le corresponden por concepto de la explotación de los hidrocarburos.

Reiteramos al Ciudadano Gobernador, de que en caso de que no se escuche su pronunciamiento público en torno a esta demanda justa e histórica, MORENA y ciento de miles de tabasqueños estamos dispuestos a irnos a la desobediencia civil pacífica en contra de la reforma energética y la política entreguista de los recursos naturales de Tabasco y la Nación.

Estamos convencidos que el Ciudadano Gobernador sabrá escuchar la voz del pueblo de Tabasco; y por lo tanto, encabezará con su pronunciamiento público está demanda justa e histórica.

En el supuesto de que la Federación no dé una respuesta favorable, MORENA y cientos de miles de tabasqueños estamos dispuestos a actuar mediante acciones de desobediencia civil pacífica en contra de la reforma energética y la política entreguista de los recursos naturales de Tabasco y la Nación.

ATENTAMENTE

Octavio Romero Oropeza, Presidente del Consejo Estatal; Javier May Rodríguez, Presidente del Comité Ejecutivo; María Fernanda Romero Lozano, Diputada Federal; Lorena Méndez Denis, Diputada Federal; Adán Augusto López Hernández, Senador de la República.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *