enero 7, 2014 By Huellas de México

Históricas, las lluvias de diciembre: CONAGUA

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Villahermosa, a 7 de enero. El director de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), David Korenfeld Federman, informó que en 2014 se invertirán 1,762 millones de pesos para la ejecución de obras que contribuirán a mitigar los riesgos de inundación en Tabasco y protegerán la integridad de la población.
Entre ellas, ubicó como una prioridad las obras de drenaje pluvial en los 17 municipios del estado y pidió a los alcaldes poner especial atención en este tema, debido a las características propias de la entidad así como a los montos estimados para la realización de estas obras tan necesarias.
Durante su intervención en la sesión extraordinaria del Consejo Estatal de Protección Civil, encabezada por el gobernador Arturo Núñez Jiménez y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, el funcionario federal dijo que en el 2013 el clima estuvo significativamente activo en el país.
De entrada, refirió que se empató el récord en el número de impacto de ciclones tropicales y frentes fríos, siendo Tabasco el estado más susceptible a éstos últimos y señaló que tan sólo en esta entidad el acumulado de lluvias rebasó el registro histórico.

DICIEMBRE, EL MES MÁS FRÍO DESDE 1941

Precisó que mientras del 1 de enero al 31 de diciembre de 2007 –año en que se registró la peor inundación de la historia estatal– el acumulado de lluvias fue de 2 mil 554.1 milímetros, para 2013 esa cifra se elevó a 2 mil 812 milímetros.
Korenfeld Federman añadió que solamente en diciembre llovió 460.5 milímetros, esto es, casi 20 por ciento de las lluvias totales a lo largo del año, además que fue el mes más frío que ha tenido Tabasco desde 1941.
Esto quiere decir, apuntó el director de la Conagua, que las lluvias se están presentando con mayor intensidad y hay que aprender no solo a mitigarlas, sino adaptarnos a la nueva realidad.

LLUVIAS HISTÓRICAS

Al destacar que durante la contingencia, la dependencia a su cargo ha apoyado con equipos de bombeo portátiles, dio a conocer algunas de las acciones ejecutadas para la protección no sólo del Estado, sino de otras entidades del país.
“Bajar los umbrales de seguimiento y ponerle mayor margen de maniobra en el tiempo; quiere decir que todas las curvas índices que tenemos en los ríos nos dan más tiempo para recibir mayor cantidad de agua, alertar a las autoridades de protección civil de los estados y actuar con oportunidad”, anotó.
David Korenfeld agregó que los tres últimos meses del año fueron los de mayor precipitación en Tabasco, y refirió que durante diciembre se rebasó en 213.2 por ciento la media histórica de lluvias, en noviembre fue superior en 117.16 por ciento, y en octubre en 24.3 por ciento.
Las zonas donde más cantidad de agua acumulada se tiene es porque hay insuficiente o inexistente drenaje pluvial, es decir, que no se tienen cárcamos, y por eso se ha recurrido al bombeo externo, apuntó.

PRESAS, CON CAPACIDAD DE ALMACENAMIENTO

En el caso de Villahermosa, sostuvo que aguanta el paso de hasta 1 mil 100 metros cúbicos por segundo, procedente de la extracción de la presa Peñitas, por lo que hay que ser cuidadosos con la política de extracción, al tiempo que explicó la situación actual de las presas del Alto Grijalva.
“La de Angostura está un metro 75 centímetros debajo de la curva índice; Chicoasén es una presa intermedia, es la que da paso a la siguiente que nos importa que es Malpaso, que en este momento tiene 0.17 metros, y Peñitas que está extrayendo 950 metros cúbicos por segundo, para garantizar la capacidad de almacenamiento necesario por si viene una gran avenida de agua”, anotó.
El director de la Conagua adelantó que la próxima semana se tendrá gran actividad de frentes fríos, por lo que, advirtió, hay que seguir manteniendo un nivel de almacenamiento necesario, para asegurar un manejo integral de las presas.

AGUA EN ABUNDANCIA Y SEQUÍAS
MÁS FUERTES EN LOS PRÓXIMOS AÑOS

Concluyó que el convenio firmado con el Gobierno de Tabasco en 2013 permitirá identificar las zonas que no tienen más posibilidad que adaptarse al incremento de las lluvias, porque no sólo se trata de construir más alto sino de aprender a vivir teniendo una relación estrecha con el clima, previendo que en los próximos años habrá agua en abundancia y sequías más fuertes.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *