octubre 31, 2013 By Max Vite

Mixquic, entre la vida y la muerte

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Aunque parece una ironía de la vida, o mejor dicho de la muerte, el cementerio San Andrés Mixquic, uno de los más visitados en la zona metropolitana y donde año con año se recuerda a los muertos con una gama de aromas, colores y sabores, está al borde del colapso por el abandono y sin lugar para un difunto más.

La asociación vecinal Rescatemos Mixquic denunció que el camposanto es el lugar donde cada año los días dedicados a Todos Santos y los Fieles Difuntos se combina la tradición prehispánica con el rito católico de la muerte, pero el espacio ya es insuficiente para nuevos entierros y también para los visitantes, quienes sólo pueden adentrarse por reducidos pasillos o caminando sobre las tumbas.

Ubicado en torno a la iglesia, el cementerio de San Andrés en Día de Muertos es centro de reunión de vecinos y de miles de visitantes que acuden cada año a presenciar el rito ancestral de velar a los difuntos, pero la sobresaturación que ya presenta hace urgente destinar un nuevo espacio para atender la demanda, sin afectar la tradición.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *