octubre 9, 2014 By Redacción Huellas

Desde 2013, PGR conocía nexos de alcalde de Iguala con narco

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Chilpancingo, Guerrero a 9 de octubre.- El alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, le dijo al líder de la organización Unidad Popular de Guerrero, Arturo Hernández Cardona, “Me voy a dar el gusto de matarte”, afirmó un testigo del asesinato, quien sobrevivió al secuestro y posterior ejecución de integrantes del grupo Unidad Popular, después de que protestaron contra el alcalde de Iguala.

En ese sentido, Arturo Hernández Cardona fue localizado asesinado en 2013, junto con 2 de sus compañeros, previamente levantados en Iguala. Así lo asevera un testigo de los hechos, según el testimonio notariado.

Al respecto, el líder de Izquierda Democrática Nacional, René Bejarano, quien le dio seguimiento al caso, acusó al procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, de no atraer en 2013 el caso del asesinato del líder de la organización Unidad Popular y detener al alcalde de Iguala, José Luis Abarca; en ese sentido, Bejarano refiere le proporcione datos, nombres, fechas, ubicaciones, no hizo nada, pudo detenerlo; asimismo, él perredista aseguró tener pruebas de que tanto la PGR como la Segob -a través del Cisen– pudieron haber investigado desde el año pasado, al alcalde Abarca.

No obstante, Jesús Murillo Karam, procurador General de la República, afirmó que René Bejarano nunca le entregó las pruebas en contra del alcalde de Iguala, José Luis Abarca, por el asesinato de líder de una organización popular, Arturo Hernández Cardona.

Murillo Karam, señaló: “Efectivamente, hace un buen tiempo Bejarano estuvo en la procuraduría conmigo viendo un asunto de él, y me comentó de las pruebas que decía tener sobre un homicidio que había cometido esta persona . Me quedó de entregármelas, pasó un tiempo bastante largo, cuando lo volví a ver yo le pedí la información, que no me la había mandado, y me dijo que no, que él ya lo había visto”.

Sin embargo, de acuerdo con medios locales luego de que Rene Bejarano a nombre del PRD demandó al procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, y al gobernador Ángel Aguirre Rivero, una investigación de los hechos y castigo a los culpables. Se presentó una reunión, en la que participó un enviado de la PGR, el mandatario guerrerense y miembros de Izquierda Democrática-entre ellos Dolores Padierna y René Bejarano-, quienes sostuvieron una entrevista con sobrevivientes y familiares de las víctimas.

En ese sentido, en el encuentro se exigió al gobernador y al representante del gobierno federal el cese al hostigamiento a los integrantes de la organización Unidad Popular, además del esclarecimiento de la privación de la libertad de siete activistas y el asesinato de tres de ellos. Asimismo, se planteó al gobierno estatal y al enviado del gobierno federal la necesidad de “revisar a fondo la situación de inseguridad en la región Norte”; por lo que, solicitaron implementar un programa especial contra la delincuencia organizada.

Si embargo, tanto el Gobierno Federal y el Partido de la Revolución Democrática ignoraron desde el año 2013 los presuntos vínculos del alcalde José Luis Abarca y de su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa con el narcotráfico y con la muerte un líder social, afiliado al propio PRD, de nombre Arturo Hernández Cardona.

En ese sentido, Human Right Watch (HRW) exigió en junio de 2013 –mediante un comunicado– que el gobierno federal investigara de manera exhaustiva e imparcial el asesinato de Arturo Hernández Cardona, Félix Rafael Bandera Román y Ángel Román Ramírez, tres activistas políticos de Guerrero. El director de HRW, José Miguel Vivanco, condenó los hechos. “Las víctimas temían por su vida, específicamente a manos de funcionarios locales”.

Por su parte, Lázaro Mazón se desmarcó de la postulación de José Luis Abarca para la presidencia municipal de Iguala, y dijo que en general fue la corriente de Nueva Izquierda, mejor conocida como “Los Chuchos”, quien lo apoyó.

A su vez, pese a las advertencias que vinculaban a María de los Ángeles Pineda Villa, esposa del edil de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, con el crimen organizado, la corriente de Los Chuchos la impulsó electoralmente, por lo que desde septiembre de este año es consejera del PRD, acusó la senadora Dolores Padierna. “Aún así (después de las advertencias), en las elecciones pasadas del 7 de septiembre pusieron a la esposa de José Luis Abarca en la lista de consejeros nacionales, en la planilla de Nueva Izquierda, y es consejera nacional ésta mujer dedicada al narcotráfico, de la banda Guerreros Unidos. Ellos (Los Chuchos) sabían perfectamente que José Luis Abarca, la esposa y todos éstos pertenecían a la banda mafiosa de Guerreros Unidos”.

 

 

Redacción. Huellas de México


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *