El Papa, pide perdón

Tolerancia cero para sacerdotes pederastas

REDACCIÓN huellas

El papa Francisco pidió perdón por los escándalos de abusos sexuales a menores dentro de la Iglesia católica en diversas partes del mundo; aceptó que las autoridades eclesiásticas no supieron estar “donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas”.

El representante de la iglesia de Cristo leyó en público una carta en la Santa Sede, admitió que el dolor de las víctimas durante mucho tiempo fue ignorado, callado o silenciado.

Con vergüenza y arrepentimiento, dijo, como comunidad asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas.

No cuidamos de los más pequeños, los abandonamos, afirma el pontífice en la misiva dirigida al pueblo de Dios. Mirando hacia el pasado, ningún esfuerzo por rogar perdón y por buscar reparar el daño hecho será jamás suficiente. Mirando hacia el futuro, no debemos escatimar esfuerzos en crear una cultura capaz de prevenir que estas situaciones sucedan, pero también prevenir la posibilidad de que se las encubra y perpetúe, indica.

Destaca la relevancia de admitir y condenar los hechos. Es imprescindible que como Iglesia podamos reconocer y condenar con dolor y vergüenza las atrocidades cometidas por personas consagradas, clérigos e incluso por todos aquellos que tenían la misión de velar y cuidar a los más vulnerables, agregó.

El pontífice señaló que se está aplicando tolerancia cero en esta materia y que se está trabajando para que tengan que rendir cuentas quienes realicen o encubran estos delitos.

El portavoz del Vaticano, Greg Burke, destacó la importancia de que el pontífice se refiera a los abusos como crimen, no sólo pecado. El Papa dice que se necesita urgentemente que los culpables rindan cuentas, no sólo los que cometieron aquellos crímenes, sino también aquellos que los encubrieron, lo cual en muchos casos incluye a los obispos, enfatizó Burke.

La carta dirigida a los mil 300 millones de fieles en el mundo, es un documento que rara vez se emplea. Se publica días después de que saliera a la luz un informe de un gran jurado en Pensilvania que revela los nombres de más de 300 sacerdotes que abusaron de menores en esa entidad estadunidense. Se estima que las víctimas rondan el millar de personas. Los grandes jurados no determinan la culpabilidad o la inocencia, sino que deciden si hay evidencias suficientes para iniciar un juicio.

El Vaticano dijo la semana pasada que sentía vergüenza y dolor por lo ocurrido. Este lunes el Papa insistió en la carta: Pidamos perdón por los pecados propios y ajenos.

Written By Huellasmx