Francisco pide soluciones pacíficas en AL y Europa

Francisco
ComparteShare on Facebook1Tweet about this on Twitter1Share on Google+0Email this to someone

VATICANO.- En su mensaje de Pascua, el Papa Francisco lamentó la inestabilidad política y social que golpea a varios países de América Latina y de Medio Oriente, por lo cual llamó a buscar soluciones pacíficas y consolidar las instituciones democráticas.

Ante más de 60 mil feligreses en la Plaza de San Pedro, el Papa impartió su bendición Urbi et Orbi (a la ciudad y al mundo), que fue transmitida por 160 emisoras de televisión al mundo.

Desde el balcón central de la Basílica de San Pedro, el máximo representante de la Iglesia católica pidió a Jesús resucitado sostenga los esfuerzos de quienes, especialmente en América Latina, “se comprometen en favor del bien común de las sociedades, tantas veces marcadas por tensiones políticas y sociales, que en algunos casos son sofocadas con la violencia”.

Instó a que “se construyan puentes de diálogo, perseverando en la lucha contra la plaga de la corrupción y en la búsqueda de válidas soluciones pacíficas ante las controversias, para el progreso y la consolidación de las instituciones democráticas, en el pleno respeto del estado de derecho”.

Francisco pidió el alivio y consuelo para la población civil de Siria, “la amada y martirizada” nación, víctima –dijo- “de una guerra que no cesa de sembrar horror y muerte”.

“Es de ayer el último innoble ataque a refugiados en fuga que ha provocado numerosos muertos y heridos”, deploró.

Con esas palabras se refirió al atentado con bomba lanzado la víspera contra un convoy de vehículos para una evacuación masiva, pactada el viernes por el gobierno de Bashar al-Assad y los rebeldes sirios. Al menos 112 personas murieron en el ataque.

Deseó que los pueblos de Sudán del Sur, de Somalia y de la República Democrática del Congo, que padecen “conflictos sin fin”, agravados por la terrible carestía que está castigando algunas regiones de África, “sientan siempre la cercanía del buen pastor”.

El Papa sostuvo que, en toda época de la historia, Cristo resucitado no se cansa de buscar a los hombres, “perdidos en los desiertos del mundo”, para atraerlos con su amor misericordioso al camino de la vida.

 

Al final, impartió la bendición Urbi et Orbi a la multitud que llenó la Plaza de San Pedro. Antes, al final de la misa de resurrección y antes de su mensaje, saludó a los fieles con su peregrinar a bordo del papamóvil.

ComparteShare on Facebook1Tweet about this on Twitter1Share on Google+0Email this to someone

Written By Max Vite

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *