Norberto Rivera: niño en el pesebre, esperanza de pobres y marginados

norberto rivera
ComparteShare on Facebook4Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone
El Niño en el pesebre es un “sí” a la esperanza de los pobres de la Tierra, de los marginados y de los que no cuentan, dijo el cardenal Norberto Rivera.
Al oficiar misa en la Catedral Metropolitana con motivo de Navidad comentó que realmente algo nuevo ha comenzado con este Niño: los grandes, los poderosos, los fuertes ya no nos deben causar miedo, el poder de Dios es este Niño, “frágil, débil, pobre y marginado”.Señaló que este Niño da una esperanza ‘a todo el pueblo’. La esperanza de paz y de justicia que nos viene a traer este Niño no es un ‘tranquilizante’, sino es una promesa y es el fundamento de una novedad de vida, de una nueva escala de valores.

“Él es nuestra fuerza, nuestra esperanza, puede hacer nuevas todas las cosas, es el Señor de la historia, es el Padre del siglo futuro”, refirió en la tradicional misa.

Todo esto parece paradoja, parece contradictorio: esperamos de este Niño: alegría, paz, justicia y salvación y nos encontramos con un Niño en un pesebre, rodeado de debilidad, de impotencia y con una pobreza impactante. Sus padres y protectores son dos peregrinos que no han encontrado posada y han tenido que refugiarse en un establo.

Expresó: “César Augusto, a quien el evangelio hoy ha nombrado, al igual que los demás emperadores, se hacía llamar salvador y príncipe de la paz, restaurador del mundo, esperado de las gentes”.

Rivera Carrera dijo que sólo Dios podía pensar en un cambio tan radical de la lógica humana, sólo Dios podía pronunciar “un no” tan absoluto a lo que los hombres siempre hemos considerado como nuestra escala de valores: la riqueza, el poder, los honores, la autoridad.

Si Cristo hubiera nacido en Roma, con los honores imperiales, nada hubiera cambiado, Dios habría dado un “sí” a lo que los hombres siempre hemos pensado.

El cardenal Rivera Carrera destacó que es cierto que todo niño que nace debe ser un motivo de alegría y esperanza, pues todo niño que nace es una señal de que a pesar de todo, Dios sigue creyendo en los hombres.

 

ComparteShare on Facebook4Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Written By Max Vite

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *