Amnistía a jóvenes inocentes, no protección a narcos: Luna

Su aprobación no derivó de corazonadas, actos espontáneos y menos de ocurrencias
ComparteShare on Facebook1Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

ENRIQUE SÁNCHEZ MÁRQUEZ

 

Una vez que la ALDF extinguió esa anacrónica figura de “pretensión punitiva y la potestad de ejecutar penas y medidas de seguridad” que mandó a prisión a un grupo de jóvenes detenidos en el marco de las marchas del 1 de diciembre de 2012 y 2015, se pretende abrir un falso debate entre la aberrante figura de amnistía que propone el candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, a favor de criminales y la aprobada por la legislatura local con claro sentido social.

Entre una y otra hay simplemente un gran abismo y no hay que confundirlas.

La amnistía a los criminales que propone AMLO y que enarbolan en sus actos de campaña con el argumento de proteger a los campesinos, a los pobres y jóvenes de las garras del narco, es muy diferente al espíritu de la Ley impulsada por Leonel Luna, en su carácter de presidente de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa.

Esta, llega con el propósito de otorgar justicia a los ciudadanos a quienes le han sido violados sus derechos humanos, como ocurrió por aquellos días de su detención. La decisión mayoritaria de los legisladores, a favor de los jóvenes procesados lo avalan profundas raíces del Derecho internacional con las que se intenta dejar atrás un pasado atroz para encaminarse hacia un futuro de paz donde impere la aplicación de una justicia plena.

Como ha hecho referencia en sus trabajos doctorales, Daniela Malpica, maestra en Derechos Humanos en este intento se tiene que transitar por cuatro pilares fundamentales; la verdad, justicia, la reparación y las medidas de no repetición.

Así antes de cada determinación, es  posible apelar a las comisiones de la verdad, nacionales o internacionales para que conozcan la verdad de los hechos.

Para abrir la puerta de la justicia  también se han establecido tribunales nacionales e internacionales entre ellos la Corte Penal Internacional.

En busca de algún tipo de reparación  se han implementado  programas de reparaciones masivas, estableciendo  estrategias de priorización con las mismas víctimas ante la escasez de recursos.

Y desde luego, lo óptimo, es garantizar  la no repetición de las atrocidades y violaciones  masivas a derechos humanos lo deseable. En el fondo, lo que se pretende alcanzar es una definitiva defensa de los derechos humanos.

Todo ello y otros aspectos fueron tomados en consideración por los legisladores para la aprobación de esta ley que marca un hito en la historia del país. Además consideraron que este es un paso más en el camino de lograr “transformaciones institucionales, sociales, educativas, culturales, incluyendo la depuración  y de las instituciones de los responsables de las violaciones graves a los derechos humanos, el fortalecimiento de las instituciones judiciales, legislativas y de seguridad”, como lo ha planteado la especialista.

Sin menoscabo alguno también fueron atendidas las recomendaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la Organización de las Naciones Unidas, la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la propia Suprema Corte de Justicia de la Nación de nuestro país.

De tal manera que esta decisión no se da como producto de alguna corazonada, de algo espontáneo y menos producto de alguna ocurrencia como pretende imponerse en el partido de Morena.

 

 JUSTICIA A INOCENTES

 De acuerdo con el dictamen presentado en el pleno de la ALDF, se reconoce como víctimas a todas aquellas personas que hayan sido detenidas arbitrariamente, con motivo de su participación en movilizaciones, y protestas.

Y se descarta toda intención de eximir a aquellas personas a quienes se acusó de ocasionar daños en bienes del dominio público y propiedad privada, simplemente porque no es un acto legislativo que lleve como propósito blindar la impunidad.

 

A diferencia de la amnistía de AMLO que encubre la malsana intención de pactar con criminales, la ley que pone en libertad a los procesados del 2012 y 2015 es un acto de justicia, precisó el diputado Leonel Luna para aquellos que fueron detenidos en forma arbitraria y de ninguna manera da amnistía a quienes hayan cometido delitos como narcotráfico, secuestro u homicidios.

No es una ley que atienda delitos del fuero común es una ley para garantizar la libre manifestación de las ideas, insistió.

Por ello, dijo, “El gobierno actual tenía que darle el trámite correspondiente y justamente por ello, las distintas organizaciones nos solicitaron que se aprobara esta ley que se procesó ayer en el Pleno de la ALDF”, destacó.

 

Aclaró, sin embargo, que esta ley no emana del Ejecutivo local, es una ley que promovió la ALDF en un trabajo conjunto con la sociedad civil para revisar cada uno de los casos, a diferencia del pacto o acuerdo que busca promover López Obrador con la delincuencia organizada.

 

“Y lo digo con toda claridad, fueron detenidos algunos arbitrariamente y sufrieron violación a sus derechos humanos por quien entonces era el Jefe de Gobierno saliente, Marcelo Ebrard Casaubón. Hoy solo tres están en la cárcel y el resto en libertad”, enfatizó.

 

Lo que pretendemos es que esta capital siga siendo una ciudad de libertad, de derechos, donde no solamente los habitantes de la Ciudad de México puedan manifestar sus ideas”, subrayó Leonel Luna.

 

(Visited 42 times, 1 visits today)
ComparteShare on Facebook1Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Written By Huellasmx