Meade, el Implacable; AMLO, el Terco, y Anaya, el Trapador, los candidatos

LOS INDEPENDIENTES: MARGARITA ZAVALA, EL BRONCO Y RÍOS PITER, EL JAGUAR, SE SUBEN A LA BOLET

José Santos Navarro

Sonrientes, con la mano en alto, como suelen los Presidentes saludar al pueblo, así Andrés Manuel López Obrador, El Terco; José Antonio Meade, El Implacable, y Ricardo Anaya, El Trepador, se convirtieron en candidatos de sus partidos, coaliciones y frentes. Coincidieron en un objetivo: acabar con la corrupción. Luego, por la noche volvió a temblar.

La gente ya no sabe si fue la alarma sísmica o la electoral, pero, horas antes, cada uno en su escenario, arropado y aplaudido por los suyos, los tres tenores de la política se sentían seguros. En sus mentes se veían ya con la banda presidencial. En las tres sedes había ambiente de fiesta, de confianza, olía a hueso.

En el Foro Sol la fiesta fue multitudinaria, como en los buenos tiempos del PRI. La concurrencia azotada por un sol inclemente, pero no Azteca, hizo del evento un infierno. Tanto que la gente venida o traída de varios estados de la República comenzó a irse en operación “hormiga”, poco a poquito para que el candidato José Antonio Meade no se diera cuenta. Al término de su discurso los claros en las tribunas altas eran evidentes.

Meade un poco más suelto, con un mejor lenguaje, tanto hablado como corporal, advirtió que será “implacable contra la corrupción”, aunque reconoció que la elección del 1 de julio será una de las más difíciles de la historia electoral en México. Llamó a los priístas a escuchar el malestar de la sociedad, por lo que prometió encabezar la lucha contra la corrupción que lacera la vida del país; aunque no dio nombres.

En el Auditorio Nacional rindió protesta El Trepador, Ricardo Anaya, como candidato a la Presidencia de México. El azul del PAN se perdió entre los colores naranja y amarillo. Como en los grandes conciertos de música, el momento cumbre fue la canción del Movimiento Naranja que interpreta el niño Yuawi. Anaya estuvo acompañado de su familia y también se pronunció por combatir la corrupción.

Advirtió que de ganar, en su gobierno no habrá venganzas, pero sí justicia y con especial énfasis sostuvo: “el que la hizo la va a pagar”. Buen orador, el candidato panista se echó el trompo a la uña y, así, ligerito anunció que combatirá al crimen organizado.

Ante la algarabía de su fácil decir, Anaya alborotó al respetable al decir que México no necesita de falsos Mesías; se comprometió a aplicar de manera inequívoca la ley y sostuvo: “Ni un gobierno insensible que ha llevado a México a perder la dignidad y vergüenza, como el PRI que por la corrupción de una obra mal planeada como el socavón de Cuernavaca, donde murieron dos mexicanos y, ahora el responsable, Gerardo Ruiz Esparza, busca el fuero en un cargo como legislador”.

Andrés Manuel López Obrador, El Terco, refrendó que mantendrá su estilo: “terco y loco” por cambiar para bien este país, comenzando por combatir la corrupción. Con convicción, dijo, habrá de promover el desarrollo del país y aseguró que habrá crecimiento y empleo. Sostuvo que con la construcción de dos pistas en el aeropuerto de Santa Lucía se resolverá la saturación del actual aeropuerto de la Ciudad de México.

Con paz y tranquilidad a los mexicanos, el tabasqueño dijo que así quiere que sea recordado por el pueblo.  Optimista, aplaudido y ovacionado en un salón del Hotel Hilton frente a la Alameda Central. AMLO apuntó que en su gobierno no habrá censura en contra de los comunicadores, como la hubo en contra de José Gutiérrez Vivó y Carmen Aristegui. Sobre su proyecto de amnistía insistió que habrá una amplia consulta con las víctimas y sus familiares, para dar ese trato a quienes opten corregirse.

En otros tres escenarios más, también hubo ambiente de fiesta, tras conocerse que los candidatos independientes a la Presidencia de la República, Margarita Zavala,  Jaime Rodríguez El Bronco, y Armando Ríos Piter, El Jaguar, cumplieron con los requisitos y aparecerán en la boleta de julio.  Pedro Ferriz y María de Jesús Patricio, Marichuy , se quedaron a la orilla.

Written By Huellas 2