mayo 12, 2015 By Huellas de México

Más ciudadana que política la reforma al DF: Robles Gómez

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

FERNANDO SÁNCHEZ MÁRQUEZ

La reforma política del Distrito Federal aprobada el 28 de abril en el Senado de la República y detenida dos días después en el Palacio Legislativo de San Lázaro para su discusión en un tiempo aún sin definir, no es una ocurrencia política ni un documento lleno de artículos aburridos para abultar la ya de por sí alta burocracia en el sector público.

No, no se trata de simplezas; La reforma política del Distrito Federal, significa la conclusión de muchas demandas históricas que ha tenido la Ciudad más poblada del mundo; esto no es más que la exigencia de reclamos sociales y de demandas ciudadanas. Esto no es más que una etapa más por despresidencializar al Distrito Federal.

En un sentido más concreto, la reforma política del Distrito Federal no es Ni la Gloria ni el infierno. Es algo muy benéfico para el ciudadano de a pié, si es un instrumento constitucional que le redituará beneficios a usted, a él, a ella y a la ciudadanía en general.

Alejando Robles, de la mesa directiva de la ALDF, hace una descripción objetiva de lo que significará para todos los capitalinos la reforma política. Dice que ésta reforma tiene un significado importante desde el punto de vista ciudadano, porque representará la más grande oportunidad para concretar un sin número de demandas históricas.
Ex asesor de la Cámara de Diputados en la LlX Legislatura, ex diputado federal suplente y fundador de la corriente “PRD Nueva Generación”, aclara que nunca tuvo que cargar el portafolios de ningún político para llegar a esos cargos, afirma que esto no es más que el resultado de exigencias y reclamos ciudadanos.

 

Reforma en “perjuicio” de políticos

Actual Presidente del Comité de Estudios y Estadística sobre la Ciudad de México, y secretario de la Comisión de Asuntos Político-Electorales de la Asamblea Legislativa, aclara que hoy, hay quienes exageran la dimensión de la Reforma política pero también hay otros que la quieren reformar ya.

A reserva de lo que se decida próximamente en la Cámara de Diputados, el legislador local señala que ésta es una reforma que va en perjuicio de los mismos políticos, es una forma de ciudadanizar a los políticos; de terminar con los privilegios de político que se creen intocables.

Esta reforma viene a coronar es exigencia, es decir, que el ciudadano decida qué es mejor para su comunidad y no como cuando parecían ex gobernadores los delegados.

También precisa que esta reforma no es un asunto de senadores ni del presidente de la República, simplemente porque la Reforma Constitucional de Distrito Federal no es una concesión. En todo caso, dice, es una reforma que viene desde abajo, es liberar a la ciudad de esos yugos centralistas; es darle facultades más definidas a los poderes.

Aún más claro señala que una vez que se concrete esta reforma histórica ciudadana, que por cierto tampoco es ni será mérito de ningún partido ni de ningún político porque no contendrá siglas ni colores de ninguna fuerza política del país, el Distrito Federal se mantendrá como capital y como sede de los poderes, pero con la diferencia que ahora la Ciudad de México tendrá poderes propios.

 

Garantista de derechos humanos

Finalmente rechaza que esta reforma vaya a nacer incompleta o muerta, simplemente porque dice: “ni estamos en un proceso de regresión ni estamos en un proceso de vuelta en “U”. Es una propuesta para un nuevo pacto. Va a ser una redacción garantista de los Derechos Humanos”, señaló.

El Diputado perredista de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, Alejandro Robles, hace votos para que no se les vaya esta oportunidad constitucional. Y dice estar seguro de que no se llevarán sorpresas por el hecho de que vengan nuevos personajes de la política.

Tras la aprobación en el Senado de la República para que se lleve a cabo esta reforma constitucional, el Jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, ha dicho que la constitución de la ciudad de México será moderna y que representará los intereses de sus ciudadanos. Recordó que habrá 100 personas encargadas de redactar la nueva constitución.

Pero como nunca falta el negrito en el arroz, al final tenía que imperar la fuerza de la prepotencia y la imposición, ya que el legislador Manlio Fabio Beltrones, Presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, ordenó que esta propuesta “no puede salir de manera forzada y sin los consensos de todos los grupos parlamentarios”, por lo que se queda en la Comisión de Puntos Constitucionales” , y ahí se quedó en la Cámara ojalá llegue al congelador.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *