abril 20, 2015 By Huellas de México

Mensaje íntegro de EPN ante industriales en NL

Comparte
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Palabras del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto, durante la 71 Asamblea General Anual Ordinaria 2015 de la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León, que tuvo lugar en este municipio.

Señoras y señores:

Nuevamente, muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero saludar al señor Gobernador del estado de Nuevo León. Agradecerle su hospitalidad.

Y, al mismo tiempo, en este acto, saludar al Presidente saliente y entrante de CAINTRA.

A Álvaro Fernández Garza, en quien reconozco realmente la plena e invariable disposición que siempre ha tenido para que, sumando esfuerzos, el sector privado, particularmente la representación que él hace o hacía, de los industriales de Nuevo León con el Gobierno de la República, precisamente para trabajar objetivos compartidos.

Y, de igual manera, saludar a Eduardo Garza T., quien ahora recoge esta estafeta, asume la dirigencia de esta Cámara y, como lo ha expresado él personalmente, en esa disposición para seguir trabajando juntos, haciendo equipo en un objetivo compartido que él señaló en su mensaje: trabajar por el bienestar de los mexicanos.

Y, por supuesto, trabajar por el bienestar de sus agremiados en la representación que él hará de los intereses de sus agremiados de esta Cámara de la Industria de la Transformación que, al final de cuentas, están orientados a un mismo propósito: generar calidad de vida, competitividad, productividad, y que todo ello redunde en bienestar para la sociedad neoleonesa y de todo el país.

Muchas felicidades a ambos, Presidente saliente y Presidente entrante de esta Cámara.

Saludo en este acto a los dirigentes nacionales de distintos organismos empresariales, que también se dan cita en este evento.

A los integrantes del Gabinete legal del Gobierno de la República.

A funcionarios del gobierno del estado.

A la Presidenta Municipal de Monterrey, a quien me da mucho gusto también saludar.

Al comandante de la Zona Militar en este estado.

A expresidentes de CAINTRA.

Y a empresarias y empresarios que integran esta importante Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León.

Les saludo con respeto y con afecto.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Nuevo León es un estado emprendedor. Es una tierra de progreso, de mujeres y hombres de trabajo; y es, sin duda, un orgullo para todos los mexicanos.

Hace más de 150 años, en esta entidad, inició operaciones su primera fábrica: la Fama de Nuevo León, dedicada a producir hilados y tejidos.

A ella se sumarían otras más del mismo ramo. Y en 1890, aquí surgieron empresas emblemáticas, como la Compañía Minera Fundidora y Afinadora Monterrey, o la mundialmente famosa, Cervecería Cuauhtémoc.

Desde entonces, Nuevo León ha sido un estado pionero, pilar de la industria y del desarrollo nacional.

Actualmente es la tercera economía más grande del país y, sin duda, una de las más dinámicas y avanzadas tecnológicamente.

En pocos lugares he visto una cultura del esfuerzo, tan arraigada, como la que hay en Nuevo León.

Los neoleoneses son gente determinada, con decisión, que no se doblegan ante la adversidad.

Lo mismo reconstruyeron su estado, después de la destrucción que dejó el Huracán Alex; que unieron esfuerzos para enfrentar y vencer a la delincuencia organizada en una tarea inacabada, pero que, sin duda, registra importantes avances.

Sólo déjenme citar algunos datos, precisamente, en materia de seguridad, en donde se significa en las cifras, el avance que en esta asignatura ha tenido el Estado de Nuevo León.

En los primeros tres meses de 2015, el número de averiguaciones previas por homicidios dolosos en Nuevo León fue 81 por ciento menor a las registradas en el mismo periodo en 2012; y de igual manera, en el caso de secuestros, estos han tenido una reducción de un 64 por ciento.

Esto es un logro de la suma de esfuerzos y del trabajo conjunto que los tres órdenes de Gobierno han llevado a cabo, pero sobre todo, es el logro de una sociedad comprometida que se atrevió a ser parte activa de la solución.

Mi reconocimiento a todos los neoleoneses por su actividad cívica y firme carácter para asumir los desafíos y superarlos.

Esa determinación está particularmente presente en sus industriales. Sus empresas, no sólo han destacado en el mercado interno, por su tamaño, innovación y calidad; han sido capaces de conquistar mercados internacionales y posicionar a México en distintos mercados del mundo.

Varias de las hoy llamadas multilatinas, es decir, aquellas empresas latinoamericanas con operaciones en varios países de la región, surgieron en Nuevo León.

Alcanzaron esta dimensión internacional, precisamente por la visión y determinación que caracteriza a los industriales de este gran estado.

Por ello, es que me da un gran gusto y es una gran satisfacción encontrarme con la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León y con sus integrantes.

Con 71 años de historia, este organismo ha sido factor de unidad y un firme promotor del sector manufacturero de Nuevo León.

Al acompañarlos en esta Asamblea General de la CAINTRA, en la que se renueva su mesa directiva, reitero el respaldo del Gobierno de la República a los industriales de Nuevo León y de todo México.

Queremos que sus micro, pequeños y medianos negocios, que representan el 92 por ciento de sus asociados, eleven su competitividad, se consoliden y se transformen en grandes empresas.

Y, al mismo tiempo, estamos trabajando con ustedes para proyectar aún más a sus grandes empresas en la escala mundial.

El Gobierno de la República está comprometido a generar las mejores condiciones para el desarrollo y crecimiento de la industria nacional.

En esta Administración hay un cambio de paradigma fundamental: rechazamos la falsa idea de que la mejor política industrial es que no haya política industrial.

Y aunque los empresarios pueden hacer mucho por sí solos, cuando cuentan con el respaldo de su Gobierno pueden lograr mucho más.

A través del Programa de Desarrollo Innovador, se ha puesto en marcha una política de fomento industrial diferenciada por grupo, a fin de:

Impulsar la productividad de los sectores tradicionales o maduros, como es el caso de la industria textil, de calzado o metalúrgico.

Fortalecer la competitividad de los sectores dinámicos, como es el caso de la industria automotriz, aeroespacial o el eléctrico-electrónico.

Y fomentar los sectores emergentes, como el de las tecnologías de la información y la comunicación.

A partir de un continuo acercamiento de las secretarías de Economía y del Trabajo, con los industriales y sus asociaciones, se han establecido agendas para 26 sectores estratégicos.

Sus propósitos son: incrementar la formación de capital humano calificado, consolidar clústers regionales y locales, y fomentar la innovación, lo mismo que el desarrollo de proveedores y la integración de cadenas de valor.

Estas agendas se complementan con otros instrumentos, como el Programa de Apoyo para la Mejora Tecnológica de la Industria de Alta Tecnología, así como la activa promoción y defensa de la industria nacional en el mundo.

El Gobierno de la República acompaña a sus industriales, quizá como no ha habido precedente reciente, cuando son afectados por prácticas desleales o depredatorias en el comercio internacional.

A estas políticas públicas de fomento al sector, también se suman las grandes transformaciones que están en marcha a nivel nacional. Destaca la construcción de infraestructura estratégica para elevar la competitividad de las empresas y reducir significativamente sus costos logísticos.

En el Programa Nacional de Infraestructura, hay más de 740 programas y proyectos de inversión en todo el territorio nacional. Son obras de impacto positivo, como puertos y aeropuertos, autopistas y carreteras, vías férreas, gasoductos o plantas hidroeléctricas.

Este programa de infraestructura contempla inversiones directas para Nuevo León de más de 63 mil millones de pesos, y de manera indirecta se beneficia con proyectos regionales que tienen una inversión superior a los 430 mil millones de pesos.

Y más aún, con las reformas estructurales, a las que han hecho amplia referencia quienes me antecedieron en el uso de la palabra y muy particularmente, bueno, todos, el Gobernador y los presidentes saliente y entrante de esta Cámara.

Los tres refirieron las reformas estructurales que, dicho en este espacio, ha sido una concreción y un esfuerzo de todos: de las dirigencias de las distintas expresiones políticas, de la participación activa de las distintas fuerzas políticas del país y también una activa participación de la representación de la sociedad mexicana que hizo valer sus propuestas y que permitieron que, a poco más de dos años de haber iniciado la Administración, se hubiesen concretado estas importantes reformas estructurales, que bien señalaba hace un momento Eduardo, son el inicio de un nuevo andamiaje; son el inicio de un nuevo camino y de un nuevo derrotero que permita que México crezca más y, sobre todo, desarrolle mayor prosperidad para su sociedad.

Es cierto, las reformas son un medio, son un instrumento. No son un fin en sí mismo. Son una ruta para lograr que nuestro país pueda crecer económicamente; son un camino que permita que haya mayores oportunidades de empleo y de realización para la sociedad mexicana.

Pero son, a final de cuentas, algo que hemos decidido hacer, quizá reformas pospuestas por décadas que no se habían materializado. Y finalmente se concretaron para dar inicio a este nuevo camino que yo estoy seguro llevará al país a mejores condiciones y a un mayor desarrollo de su sociedad.

Y ya podemos apreciar desde ahora algunos de los beneficios directos que derivan de estas reformas.

Por un lado, han comenzado a reducirse los costos de algunos insumos básicos, como los servicios de telecomunicaciones o la energía eléctrica, cuyas tarifas para la industria se han reducido entre un 23 y hasta en un 32 por ciento, en comparación con abril del año pasado.

Por el otro lado, ahora los industriales tienen nuevas opciones para participar en diversos sectores, particularmente en toda la cadena productiva de la actividad energética.

Estoy seguro de que los integrantes de la CAINTRA están más preparados para aprovechar estas oportunidades de inversión y convertirlas en fuentes generadoras de empleo y de calidad.

Yo quiero reconocer las expresiones que dirigentes, saliente y entrante de CAINTRA, hicieron en su mensaje, porque reconocen los esfuerzos que como sociedad se han realizado y lo que hemos logrado alcanzar en este tiempo.

También hicieron referencia a la ruta y oportunidad que abren las reformas que entre todos hemos alcanzado.

Y quiero secundar a lo expresado por Eduardo T. en materia de combate a la corrupción. El Gobierno de la República ha sido uno que ha puesto especial acento, énfasis en la necesidad de crear nuevos instrumentos que complementen esfuerzos que se hubiesen hecho en el pasado y que hoy permitan concretar un sistema integral de combate a la corrupción.

Esta propuesta está en el Congreso y estoy seguro que el debate que se está dando, puedo augurar, como deseo, que el Congreso determinará lo conducente, pero al final de cuentas podremos tener en México, en breve, un sistema integral de combate a la corrupción, que nos permita realmente combatir de raíz este flagelo que lastima a la sociedad mexicana.

Éste es un compromiso y una firme decisión que tienen del Gobierno de la República, desde su espacio de actuación.

Señoras y señores:

A diferencia de lo que se pensaba hace unas décadas, a los gobiernos no les corresponde, y así lo creo en convicción, participar directamente en la producción de bienes industriales.

Lo que sí debe ser un compromiso para todos los gobiernos es crear las condiciones para que el sector privado y la industria nacional pueda crecer, consolidarse y expandirse, incluso más allá de nuestras fronteras.

Así lo entendemos en el Gobierno de la República.

Por eso, estamos llevando a cabo actos que realmente nos permitan trabajar en esta ruta, en favor de una política industrial innovadora; estamos desarrollando infraestructura en toda la geografía nacional y estamos implementando las reformas transformadoras que hemos alcanzado entre todos.

El objetivo es llevar a México a una nueva etapa de desarrollo y crecimiento, con la visión y determinación de industriales, como los integrantes de las CAINTRA, estoy seguro que habremos de lograrlo.

Sigamos construyendo juntos el México próspero, de bienestar para su sociedad y, sobre todo, de éxito que todos deseamos construir y legar a las futuras generaciones.

Nuevamente reitero la plena y absoluta disposición del Gobierno de la República para seguir haciendo equipo con CAINTRA y seguir trabajando por el desarrollo de nuestro país.

Muchas felicidades y muchas gracias. – See more at: http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=496040&idFC=2015#sthash.ckjPeQtk.dpuf


Comparte
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *