abril 16, 2015 By Huellas de México

Cobra auge la industria de la protesta por las ganancias que reditúa

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ciudad de México, 15 de abr.- El activismo político también está sucumbiendo cada vez más frecuentemente ante las tentaciones y presiones del sistema político y económico, son múltiples los casos de personas que comenzaron realizando acciones de interés social, y terminaron mordiendo huesos o anzuelos partidistas.

Shaila Rosagel de SinEmbargo realiza un interesante compendio de casos, en ocasiones vergonzosos, donde se han dejado atrás los ideales y convicciones revolucionarias, para integrarse mansamente a proyectos políticos, donde terminan siendo coptados y adoctrinados con una nuva tendencia, opinión y obligaciones.

La autora retoma casos históricos como los de las activistas ambientales Julia Carabias Lillo, quien terminó en el gabinete de Zedillo o Martha Delgado Peralta quien estuvo en el Marcelo Ebrard, así como el de Santiago Creel quien fue fundador de la revista Este País y cercano a Octavio Paz.

Aunque también hay casos muy actuales como el de Xóchitl Gálvez, quien señalaba que nunca iba a ser coptada por la política, no obstante aún mantiene sus esperanzas de gobernar la delegación Miguel Hidalgo por el PAN; o el de Antonio Attolini, quien se autonombró vocero del movimiento 132, lo que le valió para ingresar a Televisa y posteriormente al PRD, donde aspiraba incluso a ser diputado plurinominal, privilegio que no le fue avalado por el congreso de su partido.

No obstante hay que subrayar que no todo activismo termina sucumbiendo ante el poder partidista, también hay casos que se mantienen congruentes y dando mucho de que hablar incluso alrededor del mundo; basta como ejemplo el mismo origen del tan reconocido mundialmente movimiento 132, es decir el másde131, colectivo estudiantil de la Iberoamericana que se han ganado el respeto y el respaldo desde el EZLN, hasta la organización internacional que dio pie al proyecto de Mexico Leaks, debido a un notorio activismo político congruente en favor de causas como las de los indígenas Yaquis de Sonora o los otomíes de Xochicuautla.

Aunque también hay casos que están siendo puestos en duda, tal es el caso de la CNTE a quien se le ha cuestionado el financiamiento de sus actividades; el diario Milenio publica el testimonio de especialistas que consideran que hay gran opacidad en torno al manejo de sus recursos.

No obstante el mismo diario insistió con una investigación en la que afirman que 427 millones de un fondo educativo, fueron desviados al pago y bonificaciones de maestros en los estados de Oaxaca, Guerrero y Michoacán, ante esto la CNTE se defiende señalando que sus recuros provienen exclusivamente de rifas.

 

 

Redacción. Huellas de México


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *