noviembre 19, 2014 By Redacción Huellas

La delgada línea entre represión y criminalización de la protesta

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ciudad de México a 19 de noviembre.- Por segunda ocasión, la Unidad Especializada de Búsqueda de Personas Desaparecidas de la Procuraduría General de la República, (PGR) tomó muestras biológicas a alrededor de 70 familiares de desaparecidos para determinar si los más de 38 restos humanos encontrados en las fosas clandestinas corresponden a sus familiares desaparecidos.

A su vez, Emiliano, padre de uno de los normalistas desaparecidos, señaló: “Estoy triste, pero debo agarrar fuerzas del coraje, porque a mí me indigna esto que le hicieron a los muchachos… es algo que me llena de coraje … quiero llegar hasta las últimas consecuencias, que se esclarezca la verdad, porque no estamos exigiendo algo que no nos merecemos, y la sociedad, gracias a dios, nos ha dado fortaleza”. Por lo que, han pasado más de cincuenta días y, dadas las ambigüedades e inconsistencias de las investigaciones oficiales, los padres de los estudiantes normalistas aún no saben el paradero de sus hijos.

Mientras tanto, unos 70 maestros de 94 preparatorias populares de Guerrero bloquearon por dos horas la Autopista del Sol y la carretera federal a Acapulco, en demanda de un presupuesto por 45 millones de pesos para que el gobierno estatal destine recursos por lo menos para los salarios.

Por su parte, el presidente Enrique Peña Nieto afirmó que, al amparo del sufrimiento causado por el caso Iguala, han ocurrido movimientos de violencia cuyo objetivo pareciera responder a un interés de generar desestabilización y de atentar contra el proyecto de nación que él encabeza.

Para Raymundo Riva Palacio, en su artículo “La contradicción de la represión” publicado en El Financiero, “en sus tres niveles los gobiernos violan los derechos constitucionales de la mayoría de la sociedad, porque las minorías que rompen las leyes, asaltan, incurren sistemáticamente en intentonas de asesinato y violan las garantías individuales y las libertades de los ciudadanos, siempre tienen carta de impunidad. No es la criminalización de la protesta y el derecho a pensar diferente la razón; es el miedo de aplicar la ley a quien la rompe, lo que domina el cuerpo político mexicano.”; en ese sentido, el comunicador criticó la serie de protestas que se gestaron por la desaparición de los estudiantes en una jornada de boicots al arranque del Buen Fin; al respecto, decenas de propiedades privadas fueron afectadas; 67 camiones de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio fueron robados; centros comerciales en tres entidades fueron secuestrados.

Además, la escritora Elena Poniatowska se pronunció en contra del vandalismo registrado en las manifestaciones para exigir justicia en el caso Iguala; “(Estoy) en contra del vandalismo y en contra de la destrucción”, porque “creo que en los movimientos en general se insertan muchos provocadores”, afirmó Poniatowska.

En ese sentido, el líder nacional del PRI, César Camacho, dijo que el presidente Enrique Peña Nieto cuenta con el apoyo incondicional de su partido “para condenar la violencia y restablecer el orden”. “Ser priista es valorar la política y rechazar la violencia. Continuaremos reprobando toda acción que atente contra la libertad y la dignidad”.

 

 

Redacción. Huellas de México


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *