julio 31, 2014 By Huellas de México

Aprueban rescate y nueva era para Pemex y CFE

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ciudad de México, 31 de jul.- Minutos después de las 3 horas de este jueves, quedó aprobado en lo general y en lo particular el dictamen de la minuta sobre las nuevas leyes de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), con algunas modificaciones que serán enviadas de vuelta al senado.

En el dictamen se establece el marco jurídico de Pemex y CFE, como empresas productivas del Estado, añadiendo también el polémico tema de los pasivos laborales de ambas empresas, los cuales serán absorvidas por el estado mexicano, en un rescate financiero que se compara con el del Fobaproa.

Tras casi 15 horas de monólogos, los diputados votaron por consigna y rechazaron sistemáticamente cada una de las 583 reservas presentadas por la oposición, unicamente se acepto una propuesta, acordada por las bancadas del PRI y PAN, la cual establece el esquema de los «testigos sociales», figura jurídica que podrá intervenir como observador de las contrataciones consideradas relevantes o de alto impacto, además de emitir un testimonio final con recomendaciones y notificar las eventuales irregularidades a los órganos internos de control.

Este mecanismo se suma a la designación de auditores externos y la creación de la Unidad de Responsabilidades encargada de determinar y sancionar actos de corrupción al interior de ambas empresas.

El proyecto fue aprobado en su totalidad con 319 votos a favor (PRI, PAN, PVEM y NA), 116 en contra (PRD, MC y PT) y una abstención, tras la participación de 138 oradores.

 

Ley de Petróleos Mexicanos

Quedó definida también La Ley de Petróleos Mexicanos, reglamentaria del artículo 25 de la Constitución y del Transitorio Vigésimo del decreto de la reforma energética promulgada en diciembre de 2013, regula la administración, organización, funcionamiento, control, operación, evaluación y rendición de cuentas de Pemex, ahora empresa productiva-

También determina el régimen especial en materia de empresas productivas subsidiarias y empresas filiales, remuneraciones, adquisiciones, arrendamientos, servicios y obras, bienes, responsabilidades, dividendo estatal, deuda y presupuesto.

Con esto se decreta que Pemex y sus empresas subsidiarias gozarán de autonomía presupuestaria y estarán sujetas sólo al balance financiero y al techo de servicios personales que apruebe el Congreso, a propuesta de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Pemex y sus empresas productivas subsidiarias ejercerán sus respectivos presupuestos y podrán realizar negociaciones oficiales, gestiones informales o exploratorias sobre la posibilidad de acudir al mercado interno y externo de dinero y capitales, y contratar financiamientos internos y externos, sin requerir autorización de la SHCP; además de poder llevar a cabo la exploración y extracción del petróleo y de los carburos de hidrógeno sólidos, líquidos o gaseosos, así como su recolección, comercialización y venta.

El nuevo Consejo de Administración estará integrado por 10 consejeros: el titular de la Secretaría de Energía, quien será el presidente; el titular de la SHCP; tres consejeros del gobierno federal designados por el gobierno federal, además de cinco consejeros independientes, designados por el Ejecutivo y ratificados por el Senado; estos consejeros no estarán sujetos al régimen de responsabilidades establecido en la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos.

El director general de Pemex será nombrado por el Ejecutivo federal y podrá ser removido discrecionalmente por el mismo, o por decisión de al menos siete miembros del Consejo de Administración.

Se estableció de igual forma, que la nueva paraestatal y sus empresas subsidiarias entregarán anualmente al gobierno federal un dividendo estatal, cuyo monto será determinado por la SHCP, considerando información proporcionada por la propia empresa; este dividendo comenzará a cobrarse en el periodo fiscal del 2016.

También se decretó la participación de la representación sindical de Pemex, en el establecimiento de mecanismos necesarios para la debida capacitación de sus recursos humanos, con la finalidad de garantizar su eficacia, productividad y competitividad.

 

Ley de la Comisión Federal de Electricidad

La Ley de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), será reglamentaria del artículo 25 de la Constitución y del Transitorio Vigésimo del decreto de la reforma energética promulgada en diciembre de 2013, y estará encargada de regular la organización, administración, funcionamiento, operación, control, evaluación y rendición de cuentas de la nueva empresa productiva del estado.

Se establece de igual forma el régimen especial en materia de empresas productivas subsidiarias y empresas filiales, remuneraciones, adquisiciones, arrendamientos, servicios, obras, bienes, responsabilidades, dividendo estatal, deuda y presupuesto.

Las empresas subsidiarias de la CFE, podrán realizar las actividades de transmisión y distribución de energía eléctrica; gozarán además de autonomía presupuestaria y estarán sujetas sólo al balance financiero y al techo de servicios personales que apruebe el Congreso de la Unión, también a propuesta de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Se permitirá a la CFE y sus subsidiarias realizar las actividades, operaciones o servicios necesarios mediante la celebración de contratos, convenios, alianzas o asociaciones o cualquier acto jurídico, con personas físicas o morales de los sectores público, privado o social, nacionales o extranjeros.

La CFE será dirigida y administrada por un Consejo de Administración, encargado de definir las políticas, lineamientos y visión estratégica; encabezado por un director general, que se encargará de la gestión, operación, funcionamiento y ejecución de los objetivos.

El Consejo de Administración también estará integrado por 10 consejeros: el titular de la Secretaría de Energía a la cabeza; el titular de la SHCP; tres consejeros del gobierno federal designados por el Ejecutivo, cuatro consejeros independientes, designados por el Ejecutivo y ratificados por el Senado; y un consejero designado por los trabajadores de CFE.

De la misma manera que con Pemex, habrá un comité de auditoria, y la empresa entregará un dividendo estatal, determinado por la SHCP, el cual comenzará a cobrarse en el ejercicio fiscal de 2016.

 

La sesión
El presidente de la Mesa Directiva, el panista José González Morfín, citó para las 13 horas de este jueves para reanudar la sesión extraordinaria y continuar con el cuarto dictamen energético.

Durante la sesión, un grupo de diputados de izquierda tomaron la Tribuna del recinto, por segunda vez en la semana, para manifestar su descontento con la reforma del presidente Enrique Peña Nieto. En la tribuna colocaron una manta con el lema «Gobierno o individuo que entrega los recursos naturales a empresas extranjeras traiciona a la patria».

Por su parte los legisladores a favor de la reforma, calificaron las acciones como ‘electoreras’, con miras a las elecciones del próximo año.

El panista Rubén Camarillo celebró que con el nuevo estatus de las dos nuevas empresas productivas, “la hora de la verdad para Pemex y la CFE ha llegado”; pues ahora, abundó, tendrán que actuar más como empresas que como entidades gubernamentales, con lo que se cumple “el paradigma de la liberación de los dos gigantes atados a un excesivo control gubernamental”.

Por su parte el PRD reiteró que la revancha será en 2015, en las elecciones y en la consulta popular, y el presidente de la Comisión de Gobernación, Alejandro Moreno Cárdenas (PRI), afirmó: ‘‘Sí, nos vemos en 2015, pero con todo respeto les anticipo que les volveremos a ganar’’.

 

 

Redacción. Huellas de México


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *