mayo 19, 2014 By Huellas de México

Lo que no se dijo de la elección del PAN

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ciudad de México, 19 de may.- Se ha registrado una jornada histórica para el Partido Acción Nacional (PAN), por primera vez la militancia eligió directamente al dirigente del partido, en un proceso que asemejó un ensayo de elección nacional, donde «haiga sido como haiga sido», pero alguien tenía que demostrar que podía llevar más votos que otro a una elección.

El resultado no fue tan cerrado, pero al parecer las negociaciones sí, por lo que tuvo que extenderse el momento de anunciar al ganador, hasta los tiempos extra, con más de hora y media de retraso, el Comité encargado de organizar la elección anunció que con el 94% de los votos computados, Gustavo Madero se impuso por 13 puntos porcentuales a su rival, Ernesto Cordero.

Al mismo tiempo transcurría la gran final del futbol mexicano, evento que obtuvo el mayor rating e índice de menciones en redes sociales, por lo que el tiempo que quedaba para festejar la victoria y dar explicaciones era poco, y aunque muchas cosas sucedieron, no fueron profundizadas por los candidatos, en el caso del ganador apeló a dejar atrás el proceso, y mirar de frente a lo que se viene para el futuro.

El Proceso
Muchos analistas coinciden en que termina una campaña que quedó un tanto manchada ante las múltiples acusaciones y descalificaciones entre los candidatos quienes aparentaban enfrentar una guerra sucia para tratar de enterrar más al oponente como mejor apoyo para sobresalir.

El distanciamiento se mantuvo hasta el final, de hecho a pesar de la solicitud de Madero a su rival de emitir su discurso juntos, Cordero se habría negado, como afirma Héctor Figueroa de Excelsior.

El mismo periodista afirma que incluso desde las 14 horas el equipo del senador con licencia ya conocía también el resultado debido a las encuestas de salida internas, por lo que temprano iniciaría la negociación, la cual incluiría a múltiples dirigencias estatales, a cambio de reconocer el resultado sin mayores acusaciones.

Aunque otros analistas como Juan Arvizu de El Universal, afirman que en realidad Madero no estaba seguro de que Cordero iba a aceptar los resultados, sino hasta el momento en que apareció su oponente en televisión, fue entonces que «el alma volvió a Madero, Anaya y el resto del equipo, que entonces se fue a celebrar», afirma el cronista, quien asegura que hasta ese momento la alta dirigencia de la fórmula vencedora no había desahogado el gesto de victoria.

Ernesto Cordero en cambio optó por permanecer lejos de los reflectores, se limitó unicamente a dar un breve mensaje para posteriormente retirarse, algunos de sus más cercanos colaboradores también estuvieron presentes, como el caso de Gil Zuarth quien negó que hayan habido negociaciones entre ambos bandos, como relató Juan Pablo Reyes.

En general es bien conocido que Ernesto Cordero representa los intereses del calderonismo, aunque lejos de concretarse como una victoria redonda, para el maderismo, muchos destacan una posible pérdida en general para el PAN, por la mala imagen que causó la ríspida disputa interna, «A lo largo de 60 días de campaña, quedó en evidencia la incapacidad de procesar diferencias. La autollamada ‘oposición responsable’ se encargó de escenificar su propia versión de la guerra de tribus«, afirmó el periodista José Cárdenas.

El reflejo de esto sería la relación de Felipe Calderón con Madero, pues el expresidente habría expresado colérico en un bar que formaría un nuevo partido en caso de que Cordero perdiera, según un testigo presencial citado por Gabriel Sánchez del diario Cambio.

En ese sentido también coincide Francisco Zea, quien considera que estos resultados al interior del PAN, son una bofetada de la «realidad y 218 mil panistas» al regimen calderonista.

 

La elección

La jornada electoral no fue sencilla, columnistas como Alberto Aguirre, de El Economista, resumían que «plagada de fintas y golpes bajos, la interna panista va en la ruta de la impugnación», pues en varios estados se presentaron diversos incidentes irregulares, desde compra de votos, mensajes SMS que confundían la información y hasta robo de casillas.

De hecho uno de los incidentes que cobró notoriedad fue el robo de la urna donde votó Ernesto Cordero, por un sujeto presuntamente armado que habría abandonado la urna rota a unos metros del lugar y posteriormente escapado, sin que hasta el momento haya sido detenido.

Se trató de «un incidente delicado que podía haber causado confusión entre los votantes, y por tanto debe atenderse, subrayó en una entrevista realizada en la sede nacional del PAN», afirmó el presidente de la Comisión encargada de realizar la elección, Francisco Gárate, en entrevista con La Jornada.

Aguirre también retomó el tema de la falla de las tres pruebas preliminares del PREP, realizadas con tan solo dos días de anticpación a la elección, lo cual también será interesante conocer de que manera se resolvió.

En estados como Tamaulipas también se denunció compra de votos y en Puebla robo de boletas, como recopiló El siglo de Durango.

Será importante descubrir quien fue el artífice de los artilugios que se estuvieron implementando en la campaña, pues aunque la presidenta del PAN minimizó hechos como el de los mensajes de texto, calificándolos como una broma; lo más probable, es que fuera algo muy serio, orquestado con un presupuesto destinado para ello y con motivos específicos que también deberán investigarse con toda la seriedad que implican tales acciones, que no deberían volverse algo común ni pasar desapercibidos en el devenir político nacional.

Madero por su parte se muestra renovado y con bríos de juventud divisa ya los procesos legislativos de 2015 y 2018, donde promete devolver al PAN, el protagonismo y poder que hace muy poco mantenía.

 

 

Redacción. Huellas de México
Foto. Excelsior.com


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *