mayo 14, 2014 By Huellas de México

Mujica desata la polémica tras su visita a EEUU

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Washington, D.C., 14 de may.- Bastante intensa ha sido la actividad del presidente uruguayo José Mujica durante su visita oficial a Barack Obama, en la sede de gobierno de los Estados Unidos, el mandatario ha desatado la polémica, tanto por sus declaraciones, como por poner en la mesa temas incómodos para la administración norteamericana.

Una de las cuestiones más notables es que cumplió su promesa, hecha en Cuba 9 meses atrás, de colocar el tema del levantamiento del bloqueo a Cuba, en el escritorio principal de la oficina oval, lo cual se habría realizado de manera discreta, tras la retirada de los reporteros y en presencia unicamente de Obama, Mujica y dos representantes de cada país, según confirmaron fuentes del presidente a un periodista del diario El Observador, de Uruguay.

El diario señala que el gobierno uruguayo puso en la mesa de discusión el tema, durante una reunión privada con el mandatario estadounidense, de aproximadamente 75 minutos, la cual ha tratado de mantenerse en secreto, para no entorpecer las posibles negociaciones al respecto.

Por otra parte volvió a resurgir el tema de Guantánamo, cabe recordar que Mujica ha sido uno de los que ha recordado más insistentemente la promesa de Obama de cerrar la cárcel; lo cual, habría sido confirmado como uno de los compromisos que el presidente estadounidense sigue sosteniendo que cumplirá antes de finalizar su mandato, según informó el mandatario uruguayo, recopiló la BBC.

Respecto a la posible recepción de Uruguay para algunos presos de Guantánamo, rechazó las versiones que sugerían que esto pudiera concretarse, afirmando que Estados Unidos nunca pediría algo, que saben no podría recibir.

Aunque la mayor pólemica generada por ‘Pepe’ fue en torno a las declaraciones realizadas frente a un grupo de empresarios, ante quienes afirmó que los uruguayos «no somos muy trabajadores», lo cual ha desatado una serie de críticas en su contra.

«No somos muy trabajadores, somos más o menos, no nos matamos mucho para el trabajo, por tradición, por cultura, por lo que fuera», fueron las palabras textuales del mandatario, interpretadas por algunos como una ofensa para los trabajadores uruguayos.

Un ejemplo fueron las declaraciones de Fitzgerald Cantero del Partido Colorado: «Decir que los uruguayos son unos haraganes es un falta de respeto a todos los que trabajan día a día por el país. No sé cuáles son los haraganes a los que se refiere el presidente, pero me sorprende que un gobierno que ha dado una cantidad de subsidios sin pedir exigencias a cambio, hable de haraganes», sentenció.

Cabe señalar que no es la primera vez que Mujica hace una declaración de este tipo, en 2013 ante un grupo de empresarios españoles manifestó una idea similar.

Sin embargo es de resaltar el concepto que tiene Pepe Mujica respecto al trabajo, pues ha insistido en múltiples ocasiones en dejar de ver al ser humano como un bien de explotación, ha abogado por la disminución de las horas de jornada laboral, con el argumento de dar tiempo y espacio al individuo para verdaderamente desarrollarse como persona y permitirle hacer lo que lo haga feliz, discurso que incluso se ha vuelto emblema de varios movimientos latinoamericanos.

Aunque este discurso ha sido alterado de su concepción original, y ahora llueven críticas, en defensa de un modelo económico antagónico, al que Mujica pretende representar.

La política antitabaco fue otro de los temas que también abordó el sudamericano como parte de su larga agenda; reiteró la intensa batalla legal que tienen en Uruguay en contra de la empresa tabacalera Phillip Morris, inconforme por las restricciones impuestas por el país al tabaco. «Es una pelea durísima. De todos los valores, el más importante es la vida», señaló el mandatario.

«Nos están muriendo 8 millones de personas por fumar en el mundo por año, esto supera todas las II Guerra Mundial y la Primera, es un asesinato en masa», dijo Mujica, quien paradojicamente defendió también de manera discreta la legalización de la marihuana recién consolidada en Uruguay, lo cual no habría sido tema de discusión bilateral.

Raúl Flores Durán.
Huellas de México


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *