abril 28, 2014 By Huellas de México

@Wikileaks 2014 destapa oscuro pasado en Pemex

Comparte
  •  
  • 46
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    46
    Shares

2a Parte.

Ciudad de México, 28 de abr.- El pasado viernes se cumplieron tres años del fallecimiento de Jorge Díaz Serrano (JDS), uno de los personajes más oscuros y polémicos de la historia de México; paralelamente, Wikileaks de Julian Assange publicó la semana pasada miles de cables diplomáticos confidenciales de los Estados Unidos, correspondientes al año 1977, época en la que Díaz Serrano, discreto socio de George H. W. Bush tomó el mando de Pemex.

Los cables de Wikileaks revelan detalles importantes que exponen la enorme participación que tuvo la clase política de los Estados Unidos, en un primer proceso de reapertura del sector energético mexicano.

Son especialmente interesantes para México éstas revelaciones, pues brindan un panorama más amplio de la transformación del sector energético, en tiempos en que se inclinó el barco rumbo a una reconciliación con los Estados Unidos y la comunidad financiera internacional, aprovechando la motivación que millones de barriles de petróleo estaban generando en el ánimo gubernamental, el cual cayó con todo su peso sobre lo que terminó siendo solo un espejismo.

 

Introducción. Quien es el señor Jorge Díaz Serrano.

Para entender el contexto de los mensajes revelados por Wikileaks, correspondientes al primer año de gobierno de Jimmy Carter, es fundamental ubicar a un personaje que ha tratado de ser borrado de la historia de México, sin duda nunca aparecerá en los libros de texto de la SEP, sin embargo fue una figura clave para múltiples aspectos de interés nacional.

Díaz Serrano fue un ingeniero del IPN, amigo de la juventud de personajes como José López Portillo (JLP) y Luis Echeverría; la versión oficial cuenta que Díaz Serrano obtuvo una beca para una prestigiosa universidad en Chicago y que a partir de ahí tuvo su primer contacto con George H. W. Bush, con quien terminó asociándose, en el mercado de los energéticos, juntos crearon la compañía Perforaciones Marinas del Golfo (Permargo), quien a la postre se convirtió en uno de los principales proovedores de Pemex.

Resulta sospechoso creer que George H. W. Bush y Díaz Serrano llegaron a estrechar un vínculo tan importante, y posteriormente lo dejaron en el olvido al cabo de unos meses, más aún cuando ambos accedieron paralelamente a esferas importantes de poder. En 1977 George W. Bush entró a encabezar a la CIA, mientras que el mexicano tomó las riendas de Petroleos de México (Pemex).

El mismo George H. W. Bush, quien posteriormente se convertiría en presidente de los EEUU, intentó ocultar también la relación, afirmando que solo fueron siete meses de asociación comercial con el mexicano, a pesar de que documentación oficial de Permargo muestra lo contrario. David Amstrong, periodista investigador de Texas, y principal corresponsal del Servicio de Noticias de Seguridad Nacional, realizó una compilación de documentos en los que demostró que en realidad George W. Bush mantuvo una relación de negocios de cuatro años, como describe Joseph Rento en su libro «Preludio al terror. Edwin P. Wilson y el legado de la red privada de inteligencia».

Amstrong, descubrió que durante cuatro años en la década de los 60’s, George H. W. Bush, quien ya era un prominente empresario petrolero, con su empresa Zapata Offshore, estuvo realizando durante cuatro años negocios ilegales tanto para las leyes mexicanas como estadounidenses, gestionando a través de terceros, contratos con Pemex que de otra forma nunca debieron otorgarse, principalmente a través de la compañía fundada con Díaz Serrano: Permargo.

En el mismo libro de Trento se describen también los presuntos verdaderos motivos que unieron y mantuvieron en contacto a Díaz con Bush Senior, partiendo del testimonio del capitán William Corson, quien afirmó que Díaz Serrano, había sido reclutado por la CIA para participar de una serie de esfuerzos anticastristas, por lo que tanto Corson, como otros oficiales de la CIA estaban convencidos que el pago para Díaz Serrano por sus servicios, fue convertirse en socio de los Bush.

También resulta interesante el objetivo de dicha alianza según la investigación de Trento, quien cita el testimonio de Robert Crowley, director de la CIA en 1976, quien afirmó: «Tu necesitas entender que (Díaz) Serrano y López Portillo, fueron practicamente creaciones de la CIA. Nosotros alimentamos a ambos para incrementar su poder. Lo que Bush estaba haciendo a través de ésta relación de negocios, era tener la certeza de que estabamos encargándonos de (Díaz) Serrano y, a través de él, de (López) Portillo. La esperanza de la CIA era que (López) Portillo se convirtiera en presidente de México y, posteriormente (Díaz) Serrano».

Cabe señalar que efectivamente, Díaz Serrano apuntaba a principios de los 80’s para ser el próximo presidente, respaldado por el enorme crecimiento que estaba aparentando Pemex; sin embargo de forma misteriosa terminó siendo despedido tras una rabieta del Secretario de Patrimonio José Andrés de Oteyza, que además le costó a México una devaluación. Díaz Serrano bajó el precio del petróleo de emergencia, ante el desplome de los precios de la OPEP, sin embargo Oteyza, molesto por no haber sido consultado, volvió a subir el precio del petróleo, causando la perdida inmediata de todos los clientes y causando una devaluación sin precedentes. (Cabe señalar que Oteyza es actualmente el presidente de Grupo OHL México).

Y aunque durante algunos meses posteriores JDS se desempeñó como embajador en la Unión Soviética y Mongolia, terminó siendo condenado a 5 años de cárcel acusado de fraude cuando estaba al frente de Pemex, más específicamente de haber comprado bienes a sobreprecio; para ello se convirtió en el primer funcionario mexicano en ser desaforado. Aunque nunca se demostraron publicamente los cargos.

También periodistas de México como Manú Dornbierer, afirman haber sido testigos de la traición de la cual fue objeto Díaz Serrano, quien terminó por fundirse en la cárcel, por una firma que intencionadamente le hicieron llegar desde más arriba.

Miguel de la Madrid, quien según los cables del 77 apenas y figuraba como un funcionario de menor jerarquía, terminó siendo el principal enemigo de Díaz Serrano, a quien contuvo para poder hacerse con el poder.

También se ha denunciado publicamente la destrucción masiva de documentación de estas empresas, correspondiente al periodo de los 60’s, gran parte de la destrucción de ésta documentación, fue misteriosamente alentada por el mismo George H. W. Bush al tomar la presidencia.

Ante tales incógnitas, resultan particularmente reveladoras las nuevas publicaciones de Wikileaks, que exponenen la íntima relación de la embajada norteamericana y Pemex en 1977, así como los primeros indicios de una nueva era en cuanto al posicionamiento político de México, quien de manera ardua, pretendía reconciliarse con occidente.

1977, la Nueva era. Estados Unidos y México  reconectados.

La teoría de que Serrano Díaz trabajaba para la CIA no suena nada descabellada tras revisar los cables confidenciales de la embajada estadounidense en México, así como de otras dependencias. Son frecuentes las llamadas y contactos con el Director de Pemex, así como las gestiones que permitieron dar un giro de 180º en las políticas de la paraestatal.

Uno de los más claros ejemplos se observa en el caso del macroproyecto de un gasoducto que planteaba conectar por primera vez, los ricos depósitos de gas natural del sur de México, con el sistema de abastecimiento de gas de los Estados Unidos, a través de un enorme proyecto que llegaría de Cactus, Chiapas a Reynosa, Tamaulipas, donde se conectaría con la red estadounidense.

Cabe recordar que en aquel entonces, era aún mayor la renuencia a cualquier síntoma de participación extranjera en las actividades de Pemex, por lo que tras bastidores, JDS estuvo planeando con empresas privadas y funcionarios del gobierno norteamericano, las formas más adecuadas para llevar a cabo éste y otros proyectos, incluyendo una importante participación de empresas extranjeras, las cuales serían indispensables también para llevar a cabo con mayor rapidez los proyectos.

Aunque el gobierno mexicano hizo públicas sus intenciones de construir tal macroproyecto, hasta agosto de 1977; desde los primeros meses del año, la embajada de los Estados Unidos ya estaba más que enterada de los detalles, además de participar en las negociaciones, como lo demuestran cables, como el 1977MEXICO03356_c del 28 de marzo:

«En una conversación dedicada principalmente a los asuntos financieros, un alto funcionario de finanzas de Pemex dijo a Petoff (PETER P. CARRICO) que Pemex ha asignado como «máxima prioridad» un gasoducto que conectará el sistema de gas centro-sur con la red de servicio de la zona Reynosa-Monterrey-Chihuahua.»

Es de resaltar también la activa partipación de la embajada norteamericana gestionando reuniones entre funcionares de Pemex y empresarios de aquel país; cabe recordar, que la escasez en el suministro de Gas Natural en los Estados Unidos debido a una ola de frío, convirtió a este tema en un asunto de seguridad nacional. Framento del cable 1977MEXICO01157_c, con fecha del 1º de febrero:

Petoff se reunió con el sub-director de ventas de Pemex el Ing. Augustin Straffon, y con Sy Orlofsky, vicepresidente de la Corporación de Servicios del Sistema de Gas Columbia. Orlofsky había contactado con la embajada para solicitar apoyo en la organización de la reunión para discutir la entrega de emergencia de gas natural desde el suministro limitado disponible para PEMEX.

Pemex había tomado ya la determinación de satisfacer la emergencia del país vecino, aunque aún no se determinaba el costo.

 

Los movimientos de Díaz Serrano

Desde que tomó posesión como Director de Pemex, Díaz Serrano planteó discretamente una radical pero discreta reforma energética, siendo vigilado muy de cerca por la embajada norteamericana, primero por conducto del embajador Joseph Jova, quien reportaba los múltiples acercamientos de empresas con Serrano, muchos de estos contactos provenían de viejos amigos, como se describe en el cable 1977MEXICO01142_c; donde además se detalla que muchas de estas conexiones se estaban realizando de manera secreta:

1 Resumen: Se rumora que Pemex está explorando de forma confidencial con al menos tres empresas independientes, el desarrollo de los recursos petroleros mexicanos. Predeciblemente, la oposición vendrá de parte de los izquierdistas y grupos nacionalistas. Final del Resumen.

(…)

4. Un grupo formado por Zapata Corp., Protexsa (un constructor mexicano tubería), y Perforaciones Marinas del Golfo (El Director de Pemex Díaz Serrano anteriormente dirigió esta empresa de perforación), están también buscando la firma de contratos con Pemex para proyectos en alta mar. Jorge Escalante, tiene la reputación de ser un amigo cercano y colaborador de negocios desde hace tiempo con Serrano Diaz, es ahora presidente de Perforaciones.

5. Un Tercer Grupo Formado por John Mecom co., y Exploraciones del Subsuelo SA, (Encabezada por Gilberto Hernández, otro íntimo de Serrano Díaz) hará una oferta a Pemex a principios de febrero.

Diversos cables también demuestran la incidencia que tuvo Díaz Serrano con otro personaje trascendental en la historia de norteamérica James R. Schlesinger, quien meses más tarde sería nombrado como el primer Secretario de Energía de los Estados Unidos. El director de Pemex se reunió personalmente con Schlesinger meses antes de su nombramiento, manteniendo una relación de coordinación, vinculada por la embajada estadounidense, como lo expone el cable 1977STATE127892_c

México se encontraba con una frágil economía que trataba de recuperarse tras la vertiginosa caída sufrida con Echeverría, para lo cual se buscaron múltiples financiamientos como estrategia para acelerar el crecimiento de Pemex; y aunque se buscaba la reconciliación con el FMI, la administración de JLP trataba de no arrodillarse y afirmaba que incluso sin el FMI podría generar recursos para completar las necesidades proyectadas de crecimiento.

Para algunos, JDS fue un visionario que sacó a Pemex del pantano tecnológico y de desarrollo en que se estaba ahogando, por lo que tenía el respaldo político para defender, incluso ante el congreso, los proyectos que comenzaron a causar escándalo, especialmente el macro gasoducto. El presidente de Pemex se preparó también con toda una campaña para defender las reformistas acciones, como se detalla en el cable 1977MEXICO16121_c:

1. Un alto asistente del director de Pemex ha dicho a Petoff que Pemex se encuentra preparando una campaña mediática para contrarrestar las críticos por el gasoducto, la cual se pondrá en marcha en breve. Díaz Serrano podría testificar también ante el Congreso mexicano, si esto llega a ser necesario.

A pesar de ello, las críticas fueron amplias, como revela el cable 977MEXICO17419_c

Ha habido una sorprendente cantidad de críticas, sobre todo en editoriales, columnas y cartas en la prensa, contra el plan del Gobierno de México (Gom) de construir un gasoducto para servir a los mercados estadounidenses. Los críticos han presentado cuatro argumentos básicos: 1) Pemex está vendiendo el patrimonio de las futuras generaciones de mexicanos; 2) El gasoducto incrementaría la dependencia mexicana de nuestros mercados; 3) La inversión aumentaría el endeudamiento externo en un momento en el que el país está teniendo problemas para el servicio de su deuda actual; 4) El gasoducto podría llegar a ser el equivalente del canal de Panamá de México. Los argumentos reflejan el nacionalismo, más un poco de xenofobia.

Aunque el caso de JDS no es el único que se ventila en Wikileaks, también resulta de llamar la atención, y digno de investigar y aclarar el cable 1977MEXICO16263_c, en el cual, la embajada de los Estados Unidos, estaría reportando diversas prácticas de corrupción de parte del prominente empresario German Lárrea, cabeza aún del Grupo México y uno de los tres mexicanos más ricos del mundo según la revista Forbes. En esta caso transcribimos el cable de forma íntegra:

1 . Resumen. En una conversación dedicada principalmente a los préstamos potenciales para sus intereses mineros, el Ing. Larrea esbozó un tipo de contrato de perforación en tierra que revierte una política de 20 años en la industria petrolera mexicana. Él espera firmar un contrato en las próximas semanas.

2 . Los representantes de Exim, White y Hunt, junto con Petoff se reunieron con el Ing. Jorge Larrea para discutir préstamos de Exim (banco) a dos de sus empresas, Industrial Minera México SA ( IMMSA ) y Mexicana del Cobre ( La Caridad ). Larrea destacó los planes de expansión de IMMSA, y señaló el considerable interés que tiene en el uso de la financiación de Exim para ampliar la refinería de zinc y la capacidad de la minera de carbón. También dijo que le gustaría activar un préstamo de $ 15 millones de dólares para «La Caridad» a quien que nunca se le ha dispuesto. A sugerencia de White, me dijo que se pondría en contacto Crafton u otros funcionarios de Exim para discutir qué tipo de préstamo es el que mejor se adapta a sus necesidades.

3 . Durante el curso de las discusiones, Larrea mencionó un nueva negocio en el que está participando con Pemex. Por varios años, los trabajadores del sindicato del petróleo han tenido un monopolio virtual en la perforación de producción en tierra. Subcontratistas sólo podían perforar pozos exploratorios , fluviales y marinos. En las negociaciones de contratos celebrados en agosto de 1977, PEMEX obtuvo un acuerdo del sindicato para modificar la cláusula que mantenía al margen de la ley la subcontratación de perforación de producción.

4 . Larrea está negociando un contrato en beneficio de una de sus propias empresas, Alvaro Morphy , y una tercera empresa sin nombrar. Cada empresa operaría cuatro equipos de perforación de profundidad, construidos en México, sobre el contrato de Pemex para la perforación en tierra. Larrea está muy interesado en la posible financiación de Exim para los equipos que, a pesar de que se construyen en México por la división de Empresas Lanzagorta, tienen un porcentaje sustancial de tecnología estadounidense. Mientras que la firma de Larrea tendría pocas dificultades para financiar su parte de los costos de $ 71 millones por la adquisición de equipo de perforación, las otras empresas podrían encontrar problemas considerables en la recaudación de fondos a tasas de interés razonables.

5 . Pemex pagará a los subcontratistas una tasa específica por pie hacia abajo a una profundidad de 4000 metros y luego una tarifa diaria. Contratistas harán ambas cosas tanto perforación como pozos completos. Según Larrea, la razón del director de Pemex para voltear hacia los subcontratistas es para mejorar las tasas de rendimiento de las plataformas operadas por el sindicato.

 

continuará…

 

Raúl Flores Durán
Huellas de México


Comparte
  •  
  • 46
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    46
    Shares

COMMENTS

¡Ojalá desclasificaran documentos desde el ex presidente José López Portillo hasta el actual presidente de México Enrique Peña Nieto sobre PEMEX y el narcotráfico. También todas la inf. sobre las votaciones prescidenciales desde Carlos Salinas de Gortari hasta Enrique Peña Nieto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *