febrero 24, 2014 By Huellas de México

Ebrard afirma estar listo para ser presidente

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

OAXACA, Oax., 24 de febrero.- “Sí quiero ser presidente (de México), para eso me he preparado 30 años, para eso me he formado, pero no es un tema de necedad ni de soberbia”, afirmó el exjefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón, ante estudiantes de una universidad privada de Oaxaca.

Durante su discurso criticó el panorama económico del país al señalar que “México ha crecido 2% en los últimos 20 años y el primer año de Enrique Peña Nieto crecimos la fabulosa cantidad de 1.6%, lo que significa que cada día vamos de mal en peor, pero eso sí en propaganda, ‘híjole’, propaganda a raudales”.

En conferencia con los alumnos oaxaqueños, el aspirante presidencial aseguró: “Yo no soy como aquellos políticos a los que les preguntan: ¿usted quiere ser presidente? ‘¡Ay no! cómo cree. Bueno, si el pueblo me lo demanda!”, ironizó.

Sin embargo, consideró que “el escenario ideal es hacer una coalición de las fuerzas progresistas para 2018 porque vamos a competir con un partido que cada vez va a tener más dinero por las privatizaciones. Entonces, no nos demos por vencidos”.

Muchos dicen que “como el PRI tiene 26 estados, como el PRI tiene mucho dinero y como el PRI tiene alianza con la mayor parte de los medios de comunicación, y ahora de Estados Unidos y de las empresas petroleras, entonces, es mejor acomodarse. Yo digo lo contrario: sí quiero ser presidente, voy a estar ahí y voy a participar”.

El líder del Movimiento Progresista advirtió que vienen cambios muy drásticos porque “pasamos de la congeladora al fast track del peñismo. Esto no va a funcionar porque es lo que nos dice la historia universal (y) todos los países que están haciendo como México no les ha ido nada bien”.

Ebrard Casaubón recordó que “en el México del siglo XIX tuvimos 52 gobiernos y luego un gobierno de 30 años con Porfirio Díaz. Después crearon otro sistema hegemónico que ahora se está reinstalando, donde cada vez que se concentró el poder, cada vez que tuvimos grandes problemas”.

Ahora en el Congreso de la Unión, el PRI y sus aliados impusieron récord mundial, dijo, porque “vamos a tener 90 leyes en 80 días y congresos estatales que aprobaron las reformas en siete minutos. Y pese a todo eso, no va a funcionar”.

Debilidad histórica

A los estudiantes oaxaqueños les adelantó que “van a vivir en un mundo que está cambiando muy rápido y en un país que también está cambiando aunque ustedes no lo crean y aunque tengamos al PRI otra vez en el poder”.

El expriista recordó que de “1992 a 2013 se nos ofreció al país un nuevo ciclo simbolizado con el Tratado de Libre Comercio. México cambió de un modelo y un sistema político y económico a otro. Estamos hablando de haber pasado de un Estado que tenía hoteles y fábricas de bicicletas, a un gobierno y Estado mexicano que es cada día más débil. De hecho, vamos a llegar al punto de mayor debilidad histórica de las últimas décadas”, añadió.

Según su versión, “México cambió su modelo y se ofreció entonces que cambiaría radicalmente, pero hoy en día tenemos el modelo opuesto: Un Estado mexicano que privatizó los Ferrocarriles y Ernesto Zedillo, que tiene un sueldo muy bueno de la Union Pacific; los bancos privatizados y rescatados y ¿qué resultados conseguimos con los cambios de 93 a la fecha?”.

Lo cierto, continuó, es que creció el problema de la pobreza porque en 1993, del total de mexicanos, 51% vivía en la pobreza y ahora subió a 52%. Ello significa que “México cambió su modelo de desarrollo económico y cambió una parte de su sistema político pero no logramos modificar la pobreza. Si algo define a este país es la desigualdad escandalosa que tenemos”.

El perredista consideró que aunque “México hizo todo lo que le dice el librito del Banco Mundial, el resultado es que tenemos la mitad más uno de la población en la pobreza. Aunado a ello, México ha crecido 2% en los últimos 20 años y el primer año de Enrique Peña Nieto crecimos la fabulosa cantidad de 1.6%, lo que significa que cada día vamos de mal en peor, pero eso sí en propaganda, ‘híjole’, propaganda a raudales”.

Antes, contó, “México tuvo 70 mil millones de dólares sólo en el sexenio de Vicente Fox, quien ya se volvió priista; él estuvo diciendo que habría que sacar al PRI de Los Pinos, llegó él a Los Pinos y ahora que regresó el PRI dice: la verdad no sé para qué lo sacamos, pero no hizo nada”.

Ahora con las nuevas reformas estructurales, “México renunció a cualquier desarrollo tecnológico que tenga que ver con la expansión, exploración y explotación del petróleo. Si Peña hubiera estado gobernando Noruega, sus yacimientos se lo hubiera vendido a los ingleses, pero los noruegos crearon una empresa estatal”, concluyó.

 

 

 

Fuente: Apro


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *