enero 30, 2014 By Huellas de México

Desesperada, Yoloxóchitl confiesa a íntimos: Nada quiero saber del Politécnico

Comparte
  •  
  • 830
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    830
    Shares

Durante la más reciente sesión del Consejo General Consultivo del Instituto Politécnico Nacional, la directora general, Yoloxóchitl Bustamante Díez, sin mediar pregunta o estar expresamente agendada en la orden del día, abordó el tema de las acusaciones de corrupción de sus más cercanos colaboradores y sentenció que le importa lo mismo que un rábano a la mitad.

Asimismo, afirmó que quienes la acusan sólo buscan dinero, publicidad o algún cargo y con ello esas “voces se callan”, dijo al tiempo de autoproclamarse la reina de la mafia a la que le piden consejo por Internet, ya que tiene tal control, pues ha creado un paraíso.

Llamó a la comunidad politécnica a no creer todo lo que leen, pues “si todo lo que encontramos en los libros fuera cierto, tendríamos que creer en las fantasías que aparecen en ellos”.

Durante la II Sesión Ordinaria del XXXII Honorable Consejo Consultivo del Instituto Politécnico Nacional, celebrada el pasado 29 de noviembre, la más reciente, la directora general adelantó: “Van a oír más, muchas cosas, más de quienes tienen intereses por llegar a este puesto”.

Y casi a manera de súplica hizo una invitación para que se informaran más y de esta forma pudieran juzgarla, ya que no importa que los medios de comunicación sean importantes, lo que difunden no necesariamente es válido.
En lo que se interpretó como una sesión de catarsis, aunque ella lo negó, consideró que haber llegado a la Dirección General del Politécnico fue igual que haberse sacado la Lotería, es decir, la suerte la favoreció y en ese sentido podría inferirse entonces que no fue por méritos que llegó al cargo, sino por azar.

 

Por si no lo habían escuchado
Más adelante, al criticar a quienes según ella están buscando acceder a la Dirección General y hacen denuncias, se equivocan, ya que “el mecanismo es bastante distinto y tiene que ver más con el exterior que con el interior” y en lo que se consideró un exceso y casi un insulto a la inteligencia de los integrantes del Honorable Consejo Consultivo les aclaró: “Por si no lo habían escuchado, se los digo”.

 

Soy la reina
Durante su defensa no solicitada la doctora Yoloxóchitl Bustamante se autoproclamo:
“Yo soy la reina de la mafia por supuesto. Aunque ustedes no lo crean, por correo electrónico me piden consejos, digo ‘tengo esto tan controlado’, lleno de cosas organizadas para sacar provecho; qué bueno, esto es el paraíso de la corrupción”.

Reconoció que efectivamente nada tenía que ver con la sesión y rechazó que fuera una catarsis, sin embargo, a su juicio, todo ello era desde el punto de vista de la vida del IPN tiene un gran significado, es decir se plantea la certeza de que tiene que haber un cambio de persona a cargo de la Dirección General y esto también plantea la certeza de que despierta los intereses de todos aquellos que quieren llegar a esta posición, lo cual es lógico, natural y válido.

Lo que no se vale es que a veces se piensa que para poder llegar a esta posición es llenar de lodo a todo aquel que esté cerca de la que todavía está aquí y que hay que llenar de lodo a los que están cerca para que no sean candidatos, se queden en candidotes y hay que llenar de ideas, comentarios, denuncias, que tristemente muestran una falta de crecimiento moral y ético de quienes se involucran en ello. Porque así no se llega a la Dirección General.

Sin aclarar la serie de señalamientos que puntualmente ha difundido Huellas de México, la directora general del Politécnico sólo se concretó a referir las publicaciones periodísticas donde se denuncia la corrupción o la venta de contratos sin litación a familiares de sus colaboradores, pero no aclaró nada.

Consideró que sólo es una campaña de difamación atribuible al relevo de la Dirección del Instituto, pero que opinó es muy anticipada. Luego explicó que la difamación es una herramienta en la política maravillosa.

“Yo les pido ahora encarecidamente que tomen esa posición, sean justos y justas, no porque algo sea lanzado en una primera instancia y sea publicado o presentado en alguno de estos periódicos electrónicos o se distribuya como un panfleto que andan distribuyendo allá que dice que Josefina Vázquez Mota manda en el Politécnico, ¡hijole!, pues nunca hicimos buena química. Ni soy panista ni soy parte de ningún partido político, respeto mucho a la señora, pero que yo sepa no tiene nada que ver en el Politécnico.

 

Soy foxista, soy calderonista…
“Que habemos funcionarios del Politécnico que trabajamos durante el gobierno en el que ella estuvo en una posición sí, pero entonces también soy foxista, porque yo entré al Politécnico de regreso después de 22 años cuando era presidente Fox y creo que Fox y Josefina no se llevan muy bien, entonces cambié toda mi naturaleza cuando terminó un sexenio y luego pasé por Calderón, entonces también soy calderonista y como yo empecé a trabajar cuando aquí el director general era el licenciado Correa Jaso, entonces soy del grupo de Correa”.

Eludió mencionar qué era ahora al estar Enrique Peña Nieto en la Presidencia de la República y lacónicamente manifestó : Yo solamente les pido empecemos el año con mente fresca, van a oír muchas cosas, ya se están diciendo y van a oír más conforme pase el tiempo”.

Comentó que “vamos a tener dos años agitados, desafortunadamente, esto se adelantó, nosotros lo esperábamos en el último año, pero, bueno, van a ser dos y cachito de años de este ritmo político o como quieran llamarlo”.

Refirió que hay quienes le aconsejan acallar esas voces porque hacen ruido y cuando uno busca a quienes están atrás de las voces, entonces resulta que siempre hay algo material con lo cual se podrían callar. Un puesto, comprarles publicidad y cínicamente llegan hasta a pedir dinero.

Mientras tanto, fuentes confiables de Los Pinos que ya es del conocimiento de Presidencia todo cuanto hace o deja de hacer Yoloxóchitl, incluso ya se habla de que en breve debe presentar su renuncia.

 

 

Me importa un rábano
“Saben que no vamos a ceder, no vamos a aceptar el chantaje ni vamos a aceptar estos planteamientos de coerción que van a tratar de hacernos y si dicen que soy tal o cuál y lo de más allá, que lo digan. Cada quien sabrá lo que es. Yo sí se lo que soy y mientras yo esté clara de lo que soy y lo sepa para conmigo misma y pueda ver a los ojos a mi hija, que es mi único familiar que queda vivo, pero así lo hacia con mi mamá y mi papá, mientras yo los pueda ver a la cara y a los ojos directamente sin tener vergüenza, lo demás me importa un rábano partido por la mitad”.

Reiteró su llamado a ser críticos, los invito a que sean analíticos y que no se dejen llevar por los cantos de las sirenas, “no sea que la sirena no llegue ni a cola de pescado”.

 

 

Rueda de la fortuna
Me han oído decir muchas veces que esto de los puestos es una rueda de la fortuna, en donde uno llega como coordinador de Vinculación, después paso a secretaria académica; después doy un brincote y me voy de subsecretaria de Educación Media Superior y ¡qué creen!, que se acaba el sexenio y regresé a ser secretaria académica y ¡me saqué la lotería! fui directora general.

 

 

¿Quién pidió a quién y qué?

Yoloxóchitl trata de ocultar la crisis del IPN mediante la victimización de su persona y enlodando a medios de comunicación


Durante los 24 directores que han estado al frente del Instituto Politécnico Nacional jamás se conoció una situación como la que hoy día se vive en el IPN, plagado de corruptelas a manos de quienes colocó Yoloxóchitl Bustamante, actual directora general, en puestos claves y que los politécnicos no creen lo que ven y que por ello han denunciado por medio de las páginas de Huellas de México.

La actitud de complicidad, indiferencia u omisión de la que desde 2009 está en la dirección general del IPN ya está dando al traste con el ideal de que el Instituto Politécnico Nacional sea la institución educativa laica, gratuita de Estado, rectora de la educación tecnológica pública, líder en la generación, aplicación, difusión y transferencia del conocimiento científico y tecnológico, creada para contribuir al desarrollo económico, social y político de la nación.

Para los politécnicos de toda la vida comienza a ser desconcertante que aparentemente nadie le ponga un alto a la directora general y sus colaboradores, frente a las desmedidas ambiciones mostradas con la serie de corruptelas denunciadas públicamente por medios de comunicación.

La crisis que se vive en uno de los pilares de la educación superior e investigación en nuestro país, la doctora Yoloxóchitl Bustamente trata de ocultarla mediante la victimización de su persona y enlodando a medios de comunicación que lo único que hacen es cumplir con su misión de publicar las quejas y denuncias de la sociedad en contra de los malos funcionarios.
La doctora se atreve a sostener, sin prueba o fundamento algunos, que esos medios buscan cargos, les compren publicidad e incluso que le piden dinero.

La pregunta aquí sería quién pidió a quién y qué. Que diga nombres y apellidos y no sólo enlode y utilice lo que ella definió como herramienta maravillosa (por algo lo dirá): la difamación.

En Huellas de México nunca se ha utilizado ni se utilizará esa “herramienta maravillosa” a que hace alusión Bustamante Díez con tanta facilidad y familiaridad, pues en Huellas de México sí se conoce, se tiene un código de ética, además de cumplir con su compromiso primordial que es informar a sus público lector sin anteponer intereses personales o de grupo.

Sin embargo, en un ejercicio mental, no muy extenuante, se podría entender el porqué el Politécnico está en esta crisis: es la consecuencia de la incongruencia de su directora que por un lado dice una cosa y por la otra hace todo lo contrario.

Arremete y cuestiona lo que se publica, pero tan sólo en diciembre ordenó la inserción de 120 anuncios en distintos medios. En esas declaraciones para desvanecer las acusaciones y denuncias contra ella y su grupo de colaboradores, nunca respondió, nunca mencionó el por qué de ellas, sólo se dijo víctima y nadamás.

A sus amigos y en privado les ha dicho que ya no quiere saber nada del Politécnico y seguramente ya llegaron a sus oídos que en las altas esferas ya le están preparando el terreno para que, por lo menos, sea destituida del cargo como directora general del IPN y de esta forma retomar el verdadero espíritu de esta gran institución y cumplir a la transformación de la sociedad en un sentido democrático y de progreso social, para lograr la justa distribución de los bienes materiales y culturales dentro de un régimen de igualdad y libertad; realizar investigación científica y tecnológica con vista al avance del conocimiento, al desarrollo de la enseñanza tecnológica y al mejor aprovechamiento social de los recursos naturales y materiales.

Así como formar profesionales e investigadores en los diversos campos de la ciencia y la tecnología, de acuerdo con los requerimientos del desarrollo económico, político y social del país.


Comparte
  •  
  • 830
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    830
    Shares

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *