enero 13, 2014 By Huellas de México

Alcalde panista de Celaya confirma moches

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La red de moches a cambio de asignaciones presupuestales fue evidenciada por el panista Ismael Pérez Ordaz, alcalde de Celaya, Guanajuato.

Lo hizo el pasado 4 de noviembre, abiertamente, ante integrantes del Cabildo, pertenecientes a distintos partidos, según una nota del periódico Reforma.

En el audio de la reunión, en poder del mencionado diario, Pérez Ordaz refiere que en diciembre de 2012 acordó con legisladores del blanquiazul recibir una partida presupuestal de 160 millones de pesos para 2013, a cambio de una comisión de 35 por ciento y la contratación de determinada constructora.

De acuerdo con fuentes panistas, esta empresa está vinculada con el grupo político de Luis Alberto Villarreal, líder de los diputados federales de Acción Nacional.

En el audio, Pérez Ordaz explica que, a cambio de recursos para obra pública, le exigieron que ésta fuera asignada a una constructora que definirían los líderes albiazules en el Congreso.

«Ustedes se dieron cuenta que para la parte de obra pública llegó una aportación de 160 millones de pesos para pavimentaciones.

«Estos recursos llegaron promocionados por las fuerzas políticas, de los diputados (del PAN), hay una cúpula, ellos nos las patrocinaron, con la consigna de que se los diéramos a una constructora que ellos nos iban a asignar y que la obra estuviera inflada un 35 por ciento para que pudiera ser solventado este asunto», explicó el alcalde.

En los meses siguientes, Pérez Ordaz negoció con los legisladores panistas que las obras a realizar con esos recursos fueran asignadas a constructoras locales y que la comisión se redujera a 20 por ciento, lo que implicaría el pago de unos 30 millones de pesos, monto que sería pagado por su administración.

«Yo lo que no quise hacer fue malear a cada uno de los constructores que iban a hacer las obras y que ellos por abajo del agua entregaran ese recurso, porque entonces todo mundo iba a pensar que la administración era la que estaba haciendo las cosas mal.

«Casi todos los municipios lo que hicieron fue seguir el consejo que les habían dado las personas, el tomar la obra, el dársela a una constructora y el no complicarse mucho la existencia con mucho trabajo en muchas partes, sino hicieron una calle principal, hicieron una avenida, para que pudiera ser un solo contrato», expuso.

Tras recibir en octubre la partida asignada del Presupuesto para 2013, las presiones para el pago de la comisión no se hicieron esperar.

Ante ello, Pérez Ordaz pidió al Cabildo que le autorizara modificar las partidas presupuestales, para poder concretarlo a través de una empresa de gestoría que le indicaron los legisladores panistas.

«Yo necesitaba, necesito planteárselos a ustedes y que ustedes o me autoricen o no me autoricen a hacer este asunto.

«Mi pretensión, si ustedes están de acuerdo, es que hoy podamos subir el cambio de partidas.

«(El recurso) está presupuestado prácticamente desde el presupuesto de principio de año, porque sí venía el compromiso, pero yo ya necesito tomar una determinación, porque las presiones que estoy recibiendo son fuertes, todos los días, a este tema», planteó.

Para convencer a los miembros del Cabildo, el alcalde de Celaya les advirtió que de negarse a pagar la comisión acordada por los recursos asignados podrían verse perjudicados en los próximos presupuestos.

«Es la única reflexión que yo hago, no tanto por la parte del recurso sino por la parte del futuro y quizás el no decir, bueno, pues somos limpios y puros en el tema, pero pensemos un poquito más hacia lo que puede venirse a dar más adelante».

El edil entregó a los integrantes del Cabildo un contrato entre el Municipio y Urichape en el que la empresa se comprometía a gestionar recursos a cambio del 20 por ciento de los fondos obtenidos.

El contrato buscaba firmarse los primeros días de noviembre y estaría vigente hasta el 31 de diciembre.

Sin embargo, fue frenado debido a que el periódico Reforma evidenció en esos días una red de moches en la que estaría involucrado un grupo de legisladores encabezados por Villarreal.

Exigen a panistas frenar ataques internos

Legisladores y militantes del Partido Acción Nacional pidieron a los sectores enfrentados internamente detener la serie de acusaciones originadas por la grabación donde el senador Ernesto Cordero Arroyo pide «hundir» al presidente nacional, Gustavo Madero Muñoz y al coordinador blanquiazul en la Cámara de Diputados, Luis Alberto Villarreal.

Solicitaron a los actores involucrados en esta crisis, que presenten ante la autoridad interna del PAN e, incluso, ante la Procuraduría General de la República (PGR), pruebas sobre las posibles irregularidades cometidas en la coordinación parlamentaria panista de la Cámara de Diputados o en la dirigencia nacional de ese partido.

El Universal publicó que Cordero Arroyo pidió –en una conversación telefónica con el diputado panista Fernando Rodríguez Doval– hundir por «ladrones» a Madero Muñoz y a Villarreal García, situación que derivó a que se acusará al ex gobernador de Morelos, Marco Adame, de ser el posible responsable de espiar y grabar las llamadas de sus compañeros de partido.

Todo esta serie de acusaciones se da al arranque de la contienda para la renovación de la dirigencia nacional del PAN, donde hay dos grupos enfrentados por tener el control: el grupo del actual presidente, Madero Muñoz, que buscará la reelección, y el sector que apoya al ex coordinador parlamentario de Acción Nacional en el Senado de la República, Cordero Arroyo.

En ese sentido, el panista Alejandro Zapata Perogordo hizo un llamado a todo el panismo para que se modere y se propicie una actitud reflexiva, a fin de abonar a la unidad que necesita Acción Nacional.

Hay una mano oscura que quiere dividir al PAN

La grabación de la plática telefónica entre Ernesto Cordero y Fernando Rodríguez Doval responde a una mano oscura que quiere desestabilizar y confrontar al Partido Acción Nacional, consideró el ex gobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva.

El aspirante a convertirse en candidato para competir por la dirigencia nacional del PAN dijo en entrevista que, más allá de que se quiera dar a conocer el contenido de una conversación telefónica, lo que se busca es dividir al partido y sobre todo dañarlo públicamente.

“Obviamente una filtración de esa naturaleza tiene una mano oscura que quiere dividir a Acción Nacional, independientemente del contenido”, comentó según otra nota del diario Vanguardia.

Oliva Ramírez consideró que para fortalecer al organismo político en el que milita, es necesario que quienes aspiran a contender por la dirigencia nacional se concentren en una campaña propositiva, en donde se hable de la propuesta.

“Yo espero —comentó— que Acción Nacional saque lo mejor de sí en este proceso. Nosotros estamos por un PAN que evite la confrontación, yo no aspiro a tener un voto a través de un ataque, a través de una confrontación, nuestra campaña en su momento será propositiva”.

El ex gobernador —quien a través de su grupo denominado “x 1 de los Nuestros” se ha dedicado a recorrer el país para buscar apoyos en su intento por ser presidente del PAN— subrayó que el partido requiere volver la mirada a la sociedad.

 

 

Fuente: e-consulta.com


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *