diciembre 2, 2013 By

Un año de gobierno de EPN y las cifras se desploman

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Este domingo se cumplió el primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto como presidente México, polémica transición de retorno al partido que dominó la escena política nacional del siglo pasado, y quien pregonó una moderna transformación que sería capaz de enderezar el rumbo de un país sometido por una guerra de violencia y carencias que siguen alcanzando níveles insólitos.

A un año de gobierno, la opinión pública ha cuestionado severamente el papel del mandatario, quien comenzó también con alto índice de desaprobación en contra, producto de la imagen negativa que muchos mexicanos tienen de PRI, y la personalidad misma del mandatario, quien ha sido ridiculizado innumerable cantidad de ocasiones desde antes de tomar el poder, lo cual ha provocado que la imagen negativa de EPN se propague más que su popularidad.

Un claro ejemplo de esto es la encuesta de popularidad del mandatario, realizada por el diario Reforma, la cual señala que el índice de aceptación actual del mexiquense está en el peor momento del sexenio, al caer ocho puntos entre los ciudadanos y 27 puntos entre líderes de opinión, para ubicarse entre 44 y 40 puntos, respectivamente.

Su calificación seguiría siendo reprobatoria, ciudadanos le dieron un 5.5, mientras que los líderes de opinión unicamente un 5.2.

Cabe señalar que la misma encuesta señala que los funcionarios peor calificados corresponden a las secretarías fundamentales del gobierno de EPN: Luis Videgaray, de Hacienda; de Economía, Ildefonso Guajardo y de Seguridad Pública, Manuel Mondragón, todos ellos con un 5.1

Los mejores calificados en este sentido son, el secretario de Marina, Francisco Soberón, con 6.8; Salvador Cienfuegos, de la Defensa Nacional, con 6.3 y Claudia Ruiz Massieu, de Turismo, con 6.0.

Aunque la caída en la aceptación de Peña Nieto también se ha reflejado incluso en la capital de su estado, por ejemplo, el diario Portal, publicó también una encuesta local en la cual 6 de cada 10 considera que la inseguridad ha empeorado con Peña Nieto, mientras que 7 de cada 10 consideró que la economía se encuentra en peores condiciones.

Y el rubro de la economía es precisamente uno de los que más ha sido critido por los analistas, quienes hablan cada vez más frecuente de lo que se percibe como una crisis económica creciente, misma que no ha sido reconocida en su justa dimensión.

Cabe señalar que hace unos días la OCDE anunció una significativa caída en las previsiones de crecimiento económico para México, mismas que fueron reconocidas días más tarde por la Secretaría de Hacienda, quien tuvo que bajar también su pronóstico de crecimiento, a casi una tercera parte de lo que había previsto en un comienzo.

Las opiniones al respecto han sido múltiples, “Me parece que en este primer año, principalmente por razones asociadas al sector externo, el crecimiento económico del País ha quedado a deber”, señaló Eugenio López, director general de Fitch Ratings.

Un artículo de Paula Chouza, del diario El País, títulado Las tres crisis de Peña Nieto, hace evidente la imagen internacional que ha causado el primer año de Peña Nieto; en este artículo se menciona en primer lugar la grave situación económica, aunque también le añade el conflicto de los maestros y así como la deficiente respuesta ante los estragos causados por el clima, como las principales crisis del priista.

Aunque algunas analistas añaden el problema latente de la violencia, pues las innumerables acciones del crimen organizado siguen causando daños intolerables en la sociedad mexicana. Y aunque las cifras oficiales exponen una ligera reducción en algunos casos, como el número de homicidios dolosos, algunas investigaciones como la realizada por el diario Zeta, de Tijuana, afirma que las ejecuciones reales serían muchas más.

Uno de los delitos que se ha reconocido, continúa en aumento, es el del secuestro, aunque se ha justificado una presunto incremento en el porcentaje de casos que se denuncian, aunque es difícil de creer que se haya alcanzado en un plazo de un año,  un 40% de crecimiento en el índice de casos denunciados, como analiza el diario El Informador.

Cabe señalar que tanto Human Rights Watch como Amnistía Internacional estimaron «decepcionante» el primer año de Peña Nieto, aunque reconocieron avances como la Ley General de Víctimas y la creación de una unidad de búsqueda de desaparecidos, aunque alertaron que aún no brindan los resultados deseados.

Al parecer los magros resultados alentaron la decisión de no realizar ningún acto de conmemoración del primer año de gobierno, a diferencia de presidentes anteriores, quienes han realizado ceremonias solemnes o al menos desayunos, como el caso del ex presidente Felipe Calderón.Aunque EPN trata de ser positivo y afirmó que el segundo año será el de la eficacia;»Como este año ha sido de reformas, el que hoy inicia deberá destacarse por el año de la eficacia en la implementación de las mismas; con mayor eficacia y velocidad debemos mantener el impulso transformador de este primer año de Gobierno para que se perciba en todo el aparato gubernamental y se proyecte hacia toda la sociedad. No hay tiempo para detenerse a celebrar, hay que seguir avanzando con paso firme y decidido, hasta llegar a la meta» , afirmó Peña Nieto desde el único evento público que coincidió con su primer aniversario, como detalló CNN.

Los pronósticos son reservados y los desafíos mayúsculos, el segundo año será determinante para la administración de EPN pues representa la consolidación de las reformas estructurales planteadas, o bien el desplome de las expectativas y previsiones de mejoramiento del país.

Raúl Flores Durán
Huellas de México.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *