noviembre 21, 2013 By Huellas de México

Nuevos sospechosos de propiciar revuelta al interior del PAN.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El asunto de la división al interior del Partido Acción Nacional (PAN) está dejando al descubierto la falta de unidad al interior del partido, alimentado por acusasiones y señalamientos entre miembros de la misma bancada.

Tras un artículo publicado por Reforma, se ha desatado toda una serie de acusaciones que exigen la salida de Luis Alberto Villareal de la coordinación de la cámara baja, acusado de pedir una ‘mochada’ a alcaldes de todo el país, a cambio de obra pública, la cual además debía contratarse con empresas designadas por el mismo coordinador, según las denuncias anónimas.

El representante de Guanajuato, ha afirmado que los señalamientos son falsos, además de ser una provocacación política con fines desestabilizadores, como se informó en Radio Fórmula.

Sin embargo lo grave del asunto, es que sin haberse publicado mayores evidencias que demuestren tales acusaciones, todo un grupo de panistas organizados han solicitado la renuncia de Villarreal, además de que entre los firmantes de las exigencias, destacan varios panistas prominentes, como Fernando Canales, Fernando Elizondo, Ernesto Ruffo y Carlos Medina, entre muchos otros, además de considerarse como parte de los acusantes a Luis Felipe Bravo Mena.

Por lo tanto nos encontramos con un panorama en el cual, hay dos motivos notables que salen a la luz, pues podría ser que la ola de panistas que exigen la renuncia del coordinador, cuentan con información que concuerda con la versión vertida por Reforma, o bien se trata unicamente de una oportunidad para provocar movimientos políticos al interior del partido.

En torno a esta última opción ya hay varias teorías al respecto, por ejemplo el columnista de El Financiero, Adrián Trejo García, afirma que el motor del conflicto son los intereses por la sucesión de la dirigencia estatal del PAN, en Guanajuato, estado de donde se presume surgieron las denuncias «anónimas» del escándalo, las cuales serían impulsadas primordialmente por el ex gobernador Juan Manuel Oliva, según el columnista.

Al menos en el epicenctro del conflicto también coincide Francisco Garfias, del diario Excélsior, quien apunta más especificamente a Miguel Márquez Márquez, gobernador de Guanajuato, como el responsable de desatar los señalamientos contra Villareal.

Aunque parece ser que al interior del partido se saben más cosas que no han salido a la luz, pues declaraciones como la del exgobernador Carlos Medina Plascencia, sugieren que las acusasiones tienen respaldo; “Cuando el río suena es que agua lleva”, afirmó Medina para CNN, empleando la misma frase utilizada por uno de los alcaldes entrevistados por Reforma en el artículo que desató la polémica.

Cabe señalar que el mismo Villarreal se jactaba hace unas semanas de poder afirmar que el PAN no negocia en lo «oscurito«, situación que ahora ha quedado en entredicho, pues tales acusaciones estarían afectando severamente su imagen, como él mismo ha reconocido.

Aunque el guanajuatense se ha aferrado a su posición y ha desafiado a la parte acusadora de mostrar las pruebas, además de exponer que se encuentra considerando la posibilidad de proceder jurídicamente ante las «calumnias». Por lo cual más evidencias tendrán que exponerse al respecto para aclarar una tragicomedia que sigue enmarañando el futuro de Acción Nacional.

Redacción. Huellas de México.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *