Agente del FBI se casó con yihadista

FBI
ComparteShare on Facebook1Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

WASHINGTON.- Una agente del FBI estuvo a cargo de una misión especial para investigar a un reclutador de ISIS… y con el tiempo se casó con él en Siria.
Daniela Greene, quien trabajó como traductora de la agencia, utilizó las redes sociales para espiar al yihadista alemán Denis Cuspert, ex rapero conocido como Deso Dogg.
Cuspert era un reclutador en línea para el grupo yihadista, quien incluso ganó reputación como uno de sus combatientes extranjeros más brutales.

Apareció en videos amenazando al entonces presidente Barack Obama y sosteniendo una cabeza recién cortada, grabados en Irak.

Greene, de 38 años, se puso en contacto con Cuspert en Skype y organizaron un plan para que viajara a Estambul, donde los dos se encontrarían y se casarían antes de cruzar la frontera con Siria. Apenas dos semanas después de llegar, el agente envió correos electrónicos desde el interior de Siria a una persona no identificada en Estados Unidos mostrando que estaba teniendo dudas.
Greene, nacida en Checoslovaquia y criada en Alemania y después en Estados Unidos, pasó algunos meses en Siria antes de darse cuenta de su error y regresar a América, con lo que fue arrestada por cargos de terrorismo. Recibió una condena de dos años y fue liberada el verano pasado.
“Es una vergüenza asombrosa para el FBI, no hay duda”, dijo John Kirby, exfuncionario del Departamento de Estado, quien dijo que sospecha que el ingreso de Greene a Siria requería la aprobación de los principales líderes de ISIS.
La mayoría de los extranjeros que intentan entrar en una región de ISIS en Siria corren el riesgo de que les “corten la cabeza”, dijo Kirby. “Así que para que ella pudiera entrar como estadounidense, como mujer, como empleado del FBI, y para poder tener residencia con un conocido líder de ISIS, todo tenía que ser coordinado”.

ComparteShare on Facebook1Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Written By Max Vite

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *