abril 13, 2015 By Huellas de México

Caen 30% ventas de comida china, tras caso perros

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En menos de una semana los negocios de comida china en la ciudad bajaron sus ventas en un 30 por ciento, estimaron dependientes de algunos de esos negocios.

El fenómeno tiene que ver con una aparente sicosis colectiva que se produjo a raíz de que se hizo público que un restaurante de este ramo en la ciudad de Tijuana usaba carne de perro en sus guisados.

Varios comerciantes que accedieron a hablar sobre el tema, y cuyos negocios están ubicados en los principales centros comerciales, comentaron a reserva de su identidad que sus ventas han caído dramáticamente por el ya llamado “efecto Tijuana”, y creen que es solo el principio.

Una de las dependientes de origen chino con conocimiento del idioma español dijo que es la primera vez que atraviesan por una situación así desde 2011, cuando abrieron sus puertas al público, y esta situación les produce temor.

En su caso particular, comentó que no ha tenido inspecciones sanitarias recientes, pero que en menos de una semana han tenido que dejar de guisar con la frecuencia usual, por la baja de sus ventas, que estimó en 30 por ciento.

Acusó de este fenómeno al comportamiento en las redes sociales y a la información mediática, por el impacto de la noticia del restaurante tijuanense Yo Leng City, donde las autoridades descubrieron la matanza de perros para destinarlos a guisados.

Aseguró que toda la materia prima para la elaboración de la comida que vende aquí es comprada a proveedores locales, y que de ninguna forma representa riesgo alguno para la salud.

La comerciante hizo hincapié en que su familia ha hecho un gran esfuerzo para asentarse en esta ciudad y producir empleos, por lo que consideró injusto que se esté provocando histeria colectiva.

En otro restaurante, un empleado dijo que desde el martes de la semana pasada muchos portales de Internet comenzaron a dar la noticia del caso ocurrido en Tijuana e inmediatamente resintieron el efecto negativo en sus ventas.

El sábado, cuando más ventas registran, fue muy notoria la conducta de sus clientes, al bajar dramáticamente la preferencia, por lo que dijo presumir que es solo el principio.

Otros negocios fueron visitados por NORTE, pero la mayoría de los dependientes se reservaron hablar sobre el particular, aunque por la mañana y hasta el mediodía se encontraban semidesiertos. Muchos argumentaban que no estaban autorizados por los dueños para dar entrevistas y otros dijeron solo hablar en chino y no entender el español.

Es efecto pasajero: sicoterapeuta

La mayoría de estos efectos que producen una sicosis colectiva pueden ser pasajeros, opinó la sicoterapeuta María de Guadalupe López Dévora, quien aseguró que se ha comprobado que en muchas ocasiones el origen tiene un objetivo definido.

Son efectos de rebote a los que se les denomina “bumerán” y tienen un impacto según el tiempo que dure la campaña que de ello se haga, refirió.

Hay quienes generan estas crisis colectivas para dañar algún sector en particular, dijo, y no descartó que en este caso el objetivo sea la comida china, que ha ganado terreno a la comida tradicional.

Pero aunque pudiera provocar la caída de las ventas a los comercios, también hace que la autoridad implemente operativos de vigilancia, y ese sería un favor a favor de la generalidad, consideró.

Fuente. Nortedigital.mx


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *