Moreira se va, huele a desbandada

PRI, viejo partido que se extingue

Por José Santos Navarro

El fantasma de la desbandada en el PRI a Morena y al PAN, ronda la sede nacional del tricolor, donde el exgobernador de Coahuila Rubén Moreira Valdez, renunció al cargo de secretario General del falleciente y desahuciado tricolor, el cual, está por extinguirse en términos electorales, advirtió Jorge Carlos Ramírez Marín.

Algo grave pasa en el viejo partido, tiene colesterol político porque apenas el pasado 18 de julio Rubén Moreira, rindió protesta en el cargo y, ayer renunció, sin dar explicaciones. A través de un Twitter simple y sencillamente mandó el siguiente mensaje: “Decidí presentar mi renuncia al cargo de Secretario General del CEN del PRI… abrazo fraterno a la militancia”.

La presidenta nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu, por la misma vía, señaló que respeta la decisión de Rubén Moreira Valdez, dijo reconocer su trabajo y su aportación a la vida priista. No hubo mayor explicación. Héctor Gutiérrez de la Garza, secretario de Organización ocupará el cargo.

RAMIREZ MARIN

“Si el PRI no hace su tarea y no se refunda… yo creo que vamos a estar ante el escenario de que mucha gente se vaya a Morena o al PAN”, declaró Jorge Carlos Ramírez Marín, entrevistado por Carmen Aristegui.

El PRI está por extinguirse “en términos electorales” y para sobrevivir tiene que reconvertirse, ya sea cambiando de logo y hasta de nombre, afirmó el senador electo del PRI.

“Estamos en una situación crítica al punto de extinguirnos si no nos ponemos abusados, como dirían en mi tierra Yucatán. Si tenías 300 distritos y ahora sólo tienes siete, estás en un problema”, reconoció.

Atribuyó la derrota del PRI a un exceso de confianza. “Creímos que la elección iba a ser como otras”, pero acepta que se equivocaron, además de que no supieron destacar las cosas que se han hecho bien durante la actual administración.

“No lo has explicado bien, te ha faltado decirme para que yo te crea por qué debo de sentirme bien. Entonces, tú tienes un país que tiene récord de viajeros, récord de turismo interno, récord de turistas que viajan a Rusia al Mundial, pero tienes a un país que no está contento.

En contraste, anotó, uno de los grandes aciertos del equipo de López Obrador fue que por un lado hablaba de “un país de porquería, y por otro, decía ‘voy a salvar hasta el alma de los mexicanos’, a mí esa parte me entusiasma.

Reconoció que AMLO es el primer presidente que habla del alma y eso gustó a la gente. Ramírez Marín consideró que el PRI tiene que reconvertirse “so pena de extinguirnos o so pena de pasar a la historia como unos que cambiaron de nombre, de fachada o de local pero que siguieron siendo lo mismo”.

Consideró que otro error del partido fue decir que su candidato, José Antonio Meade, no era del PRI. “Escogimos al mejor candidato que teníamos y después nosotros mismos lo debilitamos… Le fuimos restando con esto de que no es priista, es externo, es ciudadano”.

En su opinión, otro factor que influyó en el éxito de Morena fue que se abrió. “Con un discurso muy inteligente dijo ‘acepto a todos, aquí no revisamos antecedentes ni expedientes’”, por lo que tanto priistas como panistas se fueron a ese partido.

No obstante, el ex diputado indicó que “Morena tiene que entender que no dio un golpe de Estado, si no que ganó una elección. Entonces no va a refundar el país, puede recomponer el gobierno, reorganizar la administración y hacer una Constitución moral para erigir las bases de un concepto de mexicanos que nos urge, en mi opinión, pero eso no significa que desconozca poderes o borre el país anterior”.

—-

Desde su punto de vista, la Cuarta Trasformación significaría que México sea “un país de instituciones cada vez más democráticas, con cada vez más participación de la gente y menos intervención del gobierno”.

Al ser cuestionado sobre la propuesta de López Obrador para tener a un delegado del Gobierno Federal en cada estado, el senador electo aclaró que esto no está en la ley.

“En la ley dice que las Secretarías podrán nombrar delegados para realizar los trámites y las funciones específicas que se le deleguen pero no es una obligación de necesidad… El chiste es que los delegados realicen actos administrativos no actos de gobierno“, enfatizó.

Explicó que si a estos delegados se les pide coordinar tareas de seguridad se les transferirían funciones de gobierno, y para ello, se tendría que modificar no sólo la Ley de Administración Pública sino la Constitución en lo que respecta al federalismo.

Expuso que si la intención del nuevo Gobierno Federal es evitar los “moches”, lo que debería hacer es reforzar la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

“Démosle dientes a la ASF, tienen ahora el control absoluto del Congreso, es tan sencillo como decir que ‘la Auditoría ya no tiene que turnar sus expedientes a la PGR sino fincar responsabilidades directamente’… La convierto en investigadora y le doy carácter de definitividad a sus resoluciones”, subrayó.

El político yucateco observó que la propuesta para nombrar delegados ha generado inquietud por la figura del federalismo mexicano “que se ha construido con muchísimo esfuerzo, no lo vas a romper o quebrantar con el ánimo de evitar los moches”.

“¿A qué hora va a estar el súper delegado en Querétaro si tiene que hacer una gestión ante el SAT que estará en Tijuana, y ante la Semarnat que está en Yucatán, o Turismo, que está en Quintana Roo, a qué hora va a estar en la entidad donde tiene que trabajar?”, cuestionó.

Al preguntarle sobre las acusaciones que ha hecho el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, de que la Secretaría de Hacienda puede premiar o sancionar a los mandatarios estatales por que hay discrecionalidad en la entrega de los recursos, Ramírez Marín respondió que “decir que Hacienda puede hacer o deshacer es un poco exagerado”.

“Los gobernadores siempre tienen problemas económicos, siempre terminan tratando con Hacienda y lo que están pidiendo a la Federación justo ahora que Andrés Manuel es el Presidente de la República no es es ‘pónme una autoridad intermedia’, sino ‘dame más interolución contigo’, en lugar de hablar con la Secretaría, para que no tengamos a ninguna ‘alteza serenísima’ en las secretarías”, agregó.

Por otra parte, el senador electo consideró que la liberación de Elba Esther Gordillo “no es una buena señal”.

“Si Elba Esther Gordillo estuvo en la cárcel injustamente por presiones políticas y ahora es liberada porque los que la presionaban también se van, es malo; pero si sale porque los que entran presionan para que salga es peor, y en todo caso el resultado es el mismo, porque la lectura de los ciudadanos es que la justicia puede ser política”, añadió.

Written By José Santos Navarro Monroy