Borge Angulo, con un pie en México

Roberto Borge
Sólo cuatro detenidos de 27 responsables, los principales prófugos; desviaron más de 20 mil millones de pesos
ComparteShare on Facebook1Tweet about this on Twitter1Share on Google+0Email this to someone

 

 

 

José SÁNCHEZ LÓPEZ

Quince años duró la depredadora carrera política de Roberto Borge Angulo, pero bastó sólo un quinquenio como gobernante para que causara mayor daño a su estado que todos sus antecesores, con desvíos superiores a los 20 mil millones de pesos.

Al término de su mandato, el 24 de septiembre de 2016, no acudió a la toma de protesta de su sucesor, Carlos Manuel Joaquín González, y por espacio de nueve meses se dedicó de lleno a disfrutar y a dilapidar su fortuna mal habida, hasta que el 31 de mayo de 2017 un juez federal giró orden de aprehensión en su contra y lo colocó en calidad de prófugo.

Sin embargo su confianza era tal que sólo se enteró que ya era un proscrito, hasta que el mediodía del domingo 4 de junio de ese mismo año, cuatro días después de haberse ordenado su captura, elementos de la Policía Internacional (Interpol) lo detuvieron cuando se disponía a abordar un avión en el aeropuerto de Tocumén, que lo llevaría a París, Francia, y de ahí a Madrid, España.

Fue encerrado inicialmente en el penal El Renacer, una de las cárceles panameñas, pero al conocerse su intención de fugarse, lo cambiaron a la prisión de la sede de la Policía Nacional de Panamá, donde el jueves 4 de enero llegaría una aeronave de la Procuraduría General de la República que lo regresará a México.

En cuanto al lugar donde pudiera ser llevado al llegar a México todavía no se define, debido a que podría ser al hangar de la PGR para de ahí trasladarlo hasta el Penal de Neza Bordo, donde se ubica la sede del juez federal que otorgó la orden de aprehensión por el delito de lavado de dinero, cuya pena corporal va de los cinco a los 15 años.

No obstante, la Fiscalía General de Quintana Roo solicitó y obtuvo tres órdenes de aprehensión en contra de Borge Angulo por los delitos de peculado, aprovechamiento ilícito y ejercicio indebido de la función pública, por lo que también podría ser llevado a dicha entidad.

 

Desviaron más de 20 mil mdp

Lo cierto es que ahora, de una u otra manera, es cuestión de horas para que el político cozumeleño enfrente a la justicia mexicana y con ello comience la cacería de decenas de cómplices, quienes, junto con él, desviaron más de 20 mil millones de pesos.

Como una jugarreta del destino, el día que cumplió 38 años de edad (viernes 29 de diciembre) fue notificado, dentro de la prisión de la sede de la Policía Nacional de Panamá, que el día 4 de enero de 2018 la PGR iría por él; paradójicamente, al día siguiente, el viernes 5, cuando ya esté en México, el actual gobernante de Quintana Roo, Carlos Manuel Joaquín González, quien es su principal acusador, festejará su natalicio número 58, como si la repatriación de Borge fuera su “regalo de Reyes”.

 

No tan escurridizo como González Canto

Roberto Borge si bien asimiló a la perfección las enseñanzas de su maestro, el también exgobernador Félix Arturo González Canto, para seguir saqueando a su estado, no aprendió a “blindarse” como su gurú y ahora paga las consecuencias, mientras que sus cómplices, cerca de una treintena, ya están en la mira de la PGR y de la Fiscalía General de Quintana Roo.

La red de complicidades que tejió Borge Angulo, entre familiares y amigos, jueces, notarios, miembros de su gabinete, servidores públicos

y empresarios, nacionales y extranjeros, incluso sus padres, fue para desviar, malversar y saquear las arcas estatales, causando un millonario quebranto a la entidad sin antecedentes, resultando más voraz que sus antecesores.

Dichos latrocinios originaron 17 denuncias presentadas ante la Fiscalía General de Quintana Roo y cuatro en la Procuraduría General de la República, lo que dio origen a igual número de carpetas de investigación; hasta la fecha solamente han sido detenidos cuatro excolaboradores del quintanarroense.

 

Los más buscados

Entre los fugitivos más importantes, y contra los que ya hay orden de aprehensión, figuran: Juan Pablo Guillermo Molina, exsecretario de Finanzas, y Eliézer Villanueva Lanz, exsubsecretario técnico hacendario; funcionarios de primer nivel en la administración borgista.

Juan Pablo Guillermo tiene varias denuncias penales y de juicio político en su contra, una de ellas por enriquecimiento ilícito por mil 464 millones de pesos, presentada por la misma institución que representaba en el gobierno de Borge.

Con la intención de evadir la ley, solicitó un amparo en mayo, pero el juez tercero de Distrito en Quintana Roo, el cual lleva su causa, le negó la suspensión definitiva, por lo que la orden de captura está vigente, aunque inexplicablemente y pese a estar ubicado en la ciudad de Mérida, no se ha cumplimentado.

En el caso de Villanueva Lanz, subsecretario de Finanzas, las autoridades de la actual administración estatal y las federales, lo consideraron el “cerebro” financiero de Roberto Borge y cuando estaba plenamente ubicado y pudo haber sido detenido, ya que desde marzo había orden de aprehensión en su contra, “se volvió humo”.

Las policías ministerial y federal “le perdieron la pista” y ahora versiones extraoficiales señalan que huyó de México y se encuentra en Líbano, donde se refugió junto con su esposa, Violette Eljure, oriunda de dicho país.

También figuran empresarios que actuaron como enlace o prestanombres de los negocios de Borge, entre ellos: Édgar Manuel Méndez Montoya; Santiago Samuel Jiménez Moreno, director de Corpogas, y los empresarios madrileños José Guillermo Martínez Cárdenas y Lorenzo Sánchez Hidalgo, ambos detenidos en España.

Varias de las denuncias se turnaron a la PGR por delitos como “venta ilegal de bienes públicos”, sobre todo en terrenos de reserva territorial que fueron vendidos de manera ilícita a precios por debajo de su valor real.

Mauricio Góngora Escalante, exalcalde de Solidaridad y candidato del Partido Revolucionario Institucional a la gubernatura, de acuerdo a la denuncia presentada por el Partido de la Revolución Democrática, es otro sobre quien pesa una orden de aprehensión solicitada por la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) y la Fiscalía General de Quintana Roo, por recibir 201 millones de pesos del erario para su campaña electoral.

Las solicitudes de captura por el mismo delito también involucran a José Gabriel Concepción Mendicutti Loria, exsecretario de Gobierno; Bibiano Villa Castillo, e titular de Seguridad Pública; Juan Pedro Mercader, también exsecretario de Seguridad Pública y extitular del desaparecido Instituto de Fomento a la Vivienda y Regularización de la Propiedad.

Otros exfuncionarios que también tienen orden de aprehensión, pero del fuero común, por el delito de desempeño irregular de la función pública, son: Gonzalo Abelardo Herrera, extitular de la Función Pública; Mario Castro, exdelegado de Diconsa; Ercé Barrón Barrera, extitular de la Administración Portuaria Integral; Luis Alberto González, extitular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario y Rural; Román Quián, exsecretario de Gobierno, y Víctor Hugo Loyola, exprocurador fiscal.

La gigantesca cadena de estafas de Borge y su clan, en perjuicio, lo mismo de particulares que de las finanzas públicas de Quintana Roo, comenzó en el Instituto del Patrimonio Estatal, con la venta irregular a ridículos precios -entre el uno y seis por ciento del valor comercial real-, de 9 mil 500 hectáreas de reserva territorial, equivalentes a seis veces la totalidad de la zona hotelera de Cancún.

 

Quebranto a la cuenta pública

Selvas, manglares, pantanos, parajes, islotes, hoteles, comercios y demás tipos de negocios fueron arrebatados fraudulentamente, lo mismos al gobierno estatal que a empresarios.

Ello significó quebranto a la cuenta pública estimado en mil 99 millones 492 mil 370 pesos, además de otros desvíos de recursos públicos por 55 millones de apoyos al campo y falsas compras de maquinaria agrícola; otro más por 600 millones que debieron destinarse a la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado y a gasto corriente.

Otra ruta para la estafa fue la Naviera Barcos Caribe, cuyos principales accionistas y prestanombres de Borge fueron María de Lourdes Pinelo Nieto, secretaria de su padre Roberto Borge Martín y el abogado de la familia, César Celso González Hermosillo. Se estima que a través de dicha empresa llevaron a cabo el blanqueo de 4 millones 500 mil dólares americanos y 14 millones 290 mil dólares australianos.

 

Once investigaciones más en Fepade

Pero no nada más está implicado en el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, por parte de la PGR, también cuenta con 11 carpetas más de investigación en su contra por parte de la Fepade; tan sólo en una de ellas hay un desvío de más de 200 millones de pesos, a través del financiamiento ilícito de campañas en 2016.

José Mauricio Góngora Escalante, excandidato a gobernador por el PRI, quien sería favorecido con transferencias del gobierno de Roberto Borge, es uno de los involucrados en una de dichas carpetas, al recibir 201 millones de pesos para financiar la campaña en la que fue derrotado por Carlos Manuel Joaquín González.

La investigación revela que hubo transferencias del gobierno de Quintana Roo en el 2016 a las campañas de un partido político, por lo que se configura el ilícito de financiamiento ilícito, cuya pena va de 15 a 20 años de prisión, sin embargo al no ser un delito grave no hay prisión preventiva y se puede  pagar una multa y enfrentar el proceso penal en libertad.

 

Santuario del narco de Canto y Borge

Los ex gobernadores priistas de Quintana Roo, Félix Arturo González Canto y Roberto Borge Angulo, son responsables del caos en que se encuentra la entidad, originado por el crimen organizado, al vender la plaza dos veces a organizaciones rivales.

Así lo revela el resultado de las indagatorias realizadas a raíz de la captura en Panamá de Borge Angulo, con lo que comenzó a destaparse la cloaca que se gestó desde que González Canto asumiera la gubernatura en abril de 2005, al entablar relaciones simultáneamente con el cártel de Sinaloa y el del Golfo, cuyos sicarios han mantenido una cruenta guerra durante más de dos sexenios por el control del territorio.

De esa manera, desde hace 12 años Quintana Roo se convirtió en santuario del narcotráfico, en centro de operaciones de bandas de narcotraficantes, de tráfico de personas, en refugio de capos de las drogas y en paraíso fiscal para el blanqueo de capitales, además de que sigue siendo la puerta de entrada para la droga que llega a territorio mexicano por la frontera sur por aire, mar y tierra.

Asimismo, el analista Guillermo Vázquez Handall, uno de los exasesores de Borge Angulo, aseguró que en los gobiernos pasados había una especie de acuerdo entre la autoridad estatal y municipal y los grupos delincuenciales para operar libremente.

joebotlle@gmail.com

ComparteShare on Facebook1Tweet about this on Twitter1Share on Google+0Email this to someone

Written By Max Vite

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *