La desigualdad daña la cohesión social en México

octubre 28, 2019 By Huellas de México

La desigualdad daña la cohesión social en México

Comparte
  •  
  • 41
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    42
    Shares

Por Jorge Pérez Rodríguez y Pérez

La mayor parte de la riqueza en el mundo se concentra en el 1 % de sus habitantes, en México en el 10% por lo que 4 de cada 10 mexicanos son pobres, es decir 52 millones, según cifras oficiales del CONEVAL y aún así no entendemos el descontento social.

Por décadas los Partidos Políticos enarbolaron la lucha democrática para resolver los problemas de desigualdades económicas y sociales que no pudieron disminuir los gobiernos del PRI por más de setenta años, ni los doce años de alternancia en el poder con el PAN.

No fue difícil entender el triunfo abrumador de Andrés Manuel López Obrador, que ante las frases “Por el bien de todos, primero los pobres» o «No puede haber gobierno rico con pueblo pobre”, 30 millones de electores votaron en favor de él, cansados de la corrupción y de la impunidad que también ofreció combatir.

Es la primera vez que un político considerado de izquierda llega a la Presidencia a través de las urnas, el discurso ahora se convierte en política pública. En once meses, además de cancelar la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco, terminar con las pensiones de los ex mandatarios y poner a la venta el avión presidencial, en materia de política social implementó una justa redistribución del ingreso, aumentando el presupuesto de programas sociales en beneficio de los adultos mayores, a jóvenes estudiantes y desempleados, además de ajustar las políticas en materia de educación y salud.

Sin embargo, indicadores macroeconómicos como el cero crecimiento de la economía cuestionan el proyecto de la Cuarta Transformación, aun cuando el Presidente ha señalado que puede haber redistribución de la riqueza sin crecimiento económico, lo cual es posible pero no lo ideal. Si bien es cierto que en décadas pasadas se creció económicamente y no se redujo la desigualdad, también es cierto que México es un país inmensamente rico en recursos naturales y como economía emergente es importante en el contexto internacional de las economías desarrolladas al ser uno de los países que más comercia en el mundo ocupando el lugar número 13. Por lo que sin duda la política social del gobierno será beneficiada con mayor crecimiento económico.

La desigualdad social y económica se mide de muchas formas, pero la creciente violencia en el país muestra la cara más cruel de la misma, puesto que muchos, principalmente jóvenes, que no encuentran oportunidades para mejorar sus condiciones de vida, han encontrado en el crimen una salida de la cual se aprovechan los verdaderos delincuentes, con lo cual se fragmenta el tejido social al extremo de crear estructuras alternas, sustituyendo al Estado en los hechos, por lo que es urgente atender las causas que originan la delincuencia sin que el Estado claudique en el combate a la delincuencia.

El gobierno está obligado a trabajar en beneficio del 90% de los mexicanos que no poseen la riqueza que tienen unas cuantas familias, implementando políticas que coadyuven con un verdadero proyecto de Nación, sin polarizar a la sociedad; suficiente son los enconos que genera la desigualdad. Las empresas deben trabajar en conjunto con el gobierno en el ámbito de una economía con sentido humano.

El combate a la corrupción y la impunidad son fundamentales, por lo que es necesario la rendición de cuentas en este rubro; contar con servidores públicos capaces y honestos es una exigencia de la sociedad.

Una política fiscal justa juega un papel muy importante por lo que aumentar la recaudación, identificando la base de contribuyentes y sancionar la evasión fiscal, es acertado, pero no se debe olvidar que los ricos son quienes menos pagan impuestos y los asalariados más, de forma proporcional a sus ingresos, como es el caso de los inversionistas que utilizan al país como paraíso fiscal a cambio de traer su inversión o aquellos que deducen impuestos por servicios de salud y de educación; dicho de otra forma el rico se hace más rico y el pobre más pobre.

Además de la política social justa, incluyente y equitativa, el respeto a los derechos humanos y una sociedad civil organizada que sirva de contrapeso al gobierno, ante la falta de credibilidad de los Partidos Políticos, también coadyuvaran a disminuir la desigualdad y evitar se dañe la cohesión social.


Comparte
  •  
  • 41
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    42
    Shares

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *