Desde Rusia con amor

ComparteShare on Facebook3Tweet about this on Twitter1Share on Google+0Email this to someone

José García Sánchez

Bueno resultó el impacto que algunos políticos, desde el poder, recomiendan a los partidos estar atentos a la posible infiltración de los rusos. Los rusos son malos y los estadounidenses son buenos. Se dividieron el mundo como amigos y luego de este acuerdo se convirtieron en enemigos en nombre no sólo del contrapeso, sino de los intereses de cada país.

Ahora los intereses son los mismos, pero por otros países se enfrentan. Cada uno tiene un área de influencia y, a pesar de eso, si Estados Unidos llega a Afganistán, Siria, Irán, Rusia no llega al macizo continental de América, porque resulta poco práctico a sus intereses y muy caro no sólo en dinero, sino en un esfuerzo humano que bien podría utilizar en países más cercanos.

Desde luego que a los polos de poder mundial, Estados Unidos y Rusia, tienen interés, mas no injerencia, sobre con quién van a tratar acuerdos, de todo tipo, en el futuro en países clave en el desarrollo del mundo.

No es verdad que quieran el petróleo y el gas de nuestro país. Rusia tiene más gas que Estados unidos y México juntos. El petróleo tampoco lo necesitan. Es decir, las campañas están elaboradas por gente que se basa en la ignorancia de los mexicanos para poder hacer efecto e inhibir el voto a favor de su enemigo. Porque en esas elecciones, más que en ninguna otra los contendientes, los contrincantes se convierten en enemigos, muchas veces en enemigos a muerte.

Aquí, el asunto es que se ha atacado tanto a Morena que pueden decir una verdad contundente, con pruebas fehacientes, con testimonios claros, confesiones lógicas y la gente ya no les cree.

Lo que sí es de lógica simple pensar en que la advertencia sobre la necesidad de evitar la infiltración de rusos y sus agentes en los partidos y en las candidaturas intenta encubrir que se infiltren, en los partidos y en las candidaturas, narcos, situación que ha sucedido, sucede y seguirá sucediendo sin que haya alguien que advierta sobre ese peligro.

Es este tipo de discurso ventajista, oportunista y convenenciero, que se crea un universo cada vez más amplio de indecisos. Porque los indecisos respecto al destino de su voto son personas que no se han informado lo suficiente y muchas veces terminan por no ejercer su derecho al sufragio.

Los mexicanos son muy vulnerables sobre los rumores, sobre todo en el ámbito político. Debieron pasar 12 años para que se dieran cuenta que la guerra sucia electoral tiene como esencia las mentiras, es su principal insumo.

No es posible pensar que si le dicen los enemigos del país que vienen los rusos lo crean, si aseguran que vienen los marcianos, lo crean, si dicen que se va a acabar el mundo lo creen. Es esa desinformación el principal caldo de cultivo para que un partido político se perpetúe en el poder mucho más tiempo que una dictadura y una monarquía.

ComparteShare on Facebook3Tweet about this on Twitter1Share on Google+0Email this to someone

Written By Max Vite

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *