Nuño descubre Rusia

ComparteShare on Facebook1Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Garcia JosePostigo

José García Sánchez

Resulta difícil creer que haya un secretario o exsecretario de Estado como Aurelio Nuño, más aún que se convierta en cabeza de una campaña de proselitismo electoral con la intención de triunfar en las urnas. El papel que hizo al frente de Educación Pública dejó mucho que desear y no tuvo una sola declaración afortunada en todos esos aciagos meses de imposición dictatorial de la reforma educativa que introdujo a sangre y fuego.

Uno de los muchos talones de Aquiles que tiene la actual administración es el ámbito de la política internacional. México tiene un secretario de Relaciones Exteriores colocado ahí porque no había otra silla vacía y que nada sabe de diplomacia, ni ha logrado aprender algo como prometió, sobre la marcha.

No sabe que inculpar con mentiras a un gobierno extranjero tiene complejidades que no sabría cómo arreglar tanto él como ninguno de sus excompañeros de gabinete. Henchido de gozo por las victorias contra los profesores, donde con la invaluable ayuda de los granaderos, tuvo a bien derrotar, creer que en el caso de Rusia es lo mismo y la impunidad puede coronarlo como el paladín de una campaña condenada al fracaso personal y a la derrota de su partido.

El coordinador de la precampaña del candidato presidencial del PRI, José Antonio Meade, sargento A. Nuño, como puede leerse en su placa junto al corazón, pidió a las autoridades competentes estar atentas para que se investigue y se ponga particular atención al tema de la injerencia de Rusia en favor del candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador.

Pidió a López Obrador recapacitar y hacer caso al llamado de Meade para destrabar los pendientes del Sistema Nacional Anticorrupción. Es decir que se enganchen en un proyecto que sólo fortalecería al gobierno. En lugar de nombrar por su nombre a este programa que debía ser: “El burro hablando de orejas”.

“Ojalá puedan recapacitar los partidos políticos, particularmente Ricardo Anaya y López Obrador, porque desafortunadamente su reacción ha sido la crítica de campaña, y creo que es decepcionante y un poco inmadura”, dijo el sargento en busca de ascenso.

El campo visual y la conciencia del encargado de la campaña de Meade no le alcanza para pensar que más allá de Estados Unidos hay muchos países, entre ellos Rusia, que forma parte también del resto del mundo. Por increíble que le parezca a Nuño hay más países en este planeta, cuyo gobierno y habitantes merecen tanto respeto con el vecino del norte, al que le profesa también sumisión y obediencia el sargento, pero ese ya es asunto personal.

No se necesita ser diplomático de carrera para saber que una persona incrustada en la administración pública debe ser cauto con sus palabras cuando se refiere a la actitud de un gobierno extranjero, porque hay riesgo de tensiones innecesarias, represalias, reclamos o simples distanciamientos que en este momento no convienen a México, gobierne quien gobierne.

La injerencia de Estados Unidos en las elecciones de México es una condición permanente, de tal suerte que por la costumbre el sargento Nuño no la advierte, pero debe poner igual atención y ser más correcto y educado en ese proceso de rastreo basado no en la hipótesis, sino en la guerra sucia, de la cual es un buen soldado, casi un héroe.

ComparteShare on Facebook1Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Written By Huellas 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *