Violencia electoral en la SEP

ComparteShare on Facebook14Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Garcia JosePostigo

José García Sánchez

Algo pasa en el PRI que no saben qué hacer sus miembros con las precampañas. Todo les sale mal y algunos de sus candidatos reviven a cantantes de rock para ponerles la camiseta del  tricolor.

Esteban Ruiz, priista aspirante a la delegación Benito Juárez, alteró una fotografía con la imagen del cantante Freddy Mercury vistiendo una playera del PRI. Con ello intentó apoyar al precandidato presidencial, José Antonio Meade, y al remedo de precandidato al Gobierno capitalino, Mikel Arriola.

Los priistas se saben en el tercer lugar electoral, en las mejores posiciones a pesar que estos resultados los arrojan las encuestas que ellos mimos mandan a hacer.

Las descalificaciones que surgen desde la SEP contra el líder de Morena parecieran provenir de la esquina de un cuadrilátero de barrio o de un rincón oscuro de la Feria de San Marcos y no de la dependencia encargada de dignificar la educación del país. El exsecretario convertido ahora en la cabeza de la campaña inexistente de José Antonio Meade ya había adelantado juicios sobre la salud mental de Andrés Manuel López Obrador, lo cual muestra no sólo la evidencia de estar rebasados por la realidad electoral del país que creen gobernar, sino un verdadero peligro para el país, porque se sabe que después del discurso agresivo, beligerante, violento, vienen los hechos que desde ahora se multiplican a lo largo y ancho del país.

Asesinatos de periodistas, de mexicanos relacionados con la política, de hombres y mujeres que ante la falta de oportunidades de trabajo y de un salario digno se afilian al narcotráfico y mueren torturados, y con el tiro de gracia. Esta violencia que antecede a las elecciones, aunada al discurso de un desecho del salinismo más rancio como Otto Granados, adelanta violencia generalizada. Si a esto añadimos las declaraciones del presidente consejero del INE, Lorenzo Córdova, quien advirtió que ante la espiral de violencia que se presenta en el país, es necesario que las instituciones trabajen para evitar un brote de inseguridad que inhiba a los ciudadanos a ejercer su derecho al sufragio.

Comentario desafortunado que el diputado panista Jorge Ramos solicitó a Córdova Vianello no alarmar a la población con ese tipo de anuncios, impropios, a todas luces, de un coordinador de elecciones.

Pareciera que quien quiere inhibir el voto es precisamente el presidente consejero del INE, incondicional del PRI, para evitar que haya una gran confluencia en las urnas y puedan entonces manejar el abstencionismo, producto del miedo, a su antojo.

El PRI se ve derrotado desde ahora en las urnas. Hasta los más optimistas que rayan en la fantasía saben que con ese candidato a la Presidencia de la República no llegarán muy lejos y cambiarlo a estas alturas confirmaría que todo el sexenio fue de improvisación y palos de ciego. Sin decisión ni rumbo y con proyectos que nunca se llevaron a cabo porque nunca existieron realmente.

La continuidad administrativa, con cero política que ofrece Meade, no provoca ni a los priistas, quienes en diferentes estados han mostrado su desacuerdo con el nombramiento del exsecretario de Hacienda y se niegan a recibirlo, o por lo menos anuncian que será abucheado por los propios militantes de su partido.

Los encargados de la campaña, encabezados por el sargentito A. Nuño, sacaron a la esposa de Meade al supermercado, escogiendo los ingredientes de la cena de año nuevo, que resultó tan ridículo como la resurrección de Freddie Mercury y Michael Jackson con la camiseta del PRI.

Algo pasa en el PRI que no saben qué hacer con las campañas de sus precandidatos y quieren una gresca nacional para alterar los resultados que desde ahora no le favorecen.

(Visited 134 times, 1 visits today)
ComparteShare on Facebook14Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Written By Huellas 2