Javidu, hundido hasta el cuello

La sonrisa burlona se trocó en mueca frustrante
ComparteShare on Facebook1Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

José Sánchez López
Pareciera que los regaños del juez Gerardo Moreno García causaron efecto en los atolondrados funcionarios de la Procuraduría General de la República que acudieron a la primera audiencia del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, ya que en la segunda diligencia se apersonó el segundo hombre en jerarquía dentro de la PGR, junto con media docena más de MP`s federales, que terminaron por llevar a la cárcel al ex mandatario veracruzano.
En contraste con la primera diligencia del caso, efectuada el pasado lunes 17, en la que se observó a un Duarte seguro, confiado y desafiante, ya que prácticamente se hizo cargo de su defensa e incluso interrogó a los MPF`s hasta 15 veces, haciéndolos caer en titubeos y contradicciones, lo que originó la reconvención del juez a los fiscales; en la segunda audiencia permaneció callado, no intervino y a diferencia de la sonrisa burlona que lo ha caracterizado, se le vio ceñudo, con una acentuada mueca de disgusto.
En el primer encuentro, el abogado de Duarte, Marco Antonio del Toro se esmeró en remarcar las torpezas de los fiscales que de una imputación de 580 millones de pesos, sólo pudieron mostrar documentos que acreditaban el supuesto desvío por 38 millones, “ni siquiera el 10 por ciento”.
Los titubeos, contradicciones e inconsistencias de los MPF, Martha Ramos Castillo, Nelly Magaly Alvarado y Pedro Guevara Pérez, que no habían intervenido en el caso, provocaron que el juez los reconviniera, lo que originó que al término de la diligencia, comentara el abogado defensor, en corrillos del recinto judicial, que sacaría a su cliente en la siguiente audiencia.
Sólo que en el segundo encuentro, ya no acudieron los mismos MPF, sino se apersonó el subprocurador de Investigaciones Especiales en Delincuencia Organizada, Alonso Israel Lira Salas, quien, curiosamente, fungió como director de Procedimientos Legales de la Unidad Financiera de Hacienda y fue el que meses antes enderezara la denuncia ante la PGR contra Duarte, por desvío de fondos.
El panorama cambió diametralmente para el inculpado y sus defensores, quienes conforme se desarrollaba la diligencia, en la que la PGR aportaría 82 pruebas inculpatorias, se mostraban azorados, ya que de 580 millones iniciales desviados, la cifra aumentó a ¡mil 600 millones de pesos!
Tras más de 12 horas da prolongada diligencia, con intervalos de varios recesos, la defensa de Duarte escuchó la resolución del juez Moreno García que no esperaban, vinculando a proceso a su cliente por operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada, ordenando su prisión preventiva por seis meses.
Desde horas antes, había desaparecido el gesto burlón de Duarte, quien tras escuchar el fallo del juzgador, terminó por fruncir el ceño.
Seguidamente fue regresado al área de ingresos del penal, donde, temporalmente se halla confinado ya que la PGR solicita que se le envíe a una prisión federal de alta seguridad.
Irónicamente, un nutrido número de internos de dicho reclusorio mostraron su inconformidad ante la estancia de Javier Duarte en ese lugar y amenazaron con hacer una huelga de hambre si las autoridades carcelarias persisten en que permanezca en esa prisión.
Afirmaron que no puede haber comparación entre un ladrón común, que no se parapeta en un cargo para delinquir y “una rata coluda que aprovechó su puesto para robar a sus paisanos”.
Simultáneamente, las autoridades carcelarias hicieron un llamado a gobierno federal para que Duarte de Ochoa sea trasladado a un penal de máxima seguridad, dados los delitos por los que está siendo procesado, además de que cuenta con el poder económico suficiente para tratar de huir.
En corrillos de la PGR, comentan funcionarios que dio resultado la estrategia de fingirse torpes, para que la defensa se confiera y finalmente se ganara el caso, sin embargo también se dice que ante la ineptitud mostrada en la primera diligencia y los desastrosos resultados que se avecinaban, optaron por enmendar las acciones y llevar a prisión a Duarte.

(Visited 14 times, 1 visits today)
ComparteShare on Facebook1Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Written By Huellas 2