La retorcida concepción de Moreno Valle en derechos humanos

ComparteShare on Facebook4Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

José SANCHEZ LOPEZ

joebotlle@gmail.com

La mañana del miércoles 9 de julio de 2014, moradores de San Bernardino Chalchihuapan, Puebla, realizaron una marcha para protestar por una disposición legal que quitaba a las juntas auxiliares municipales del estado el manejo del Servicio del Registro Civil.

Era un movimiento como tantos otros, en protesta por la manera de gobernar de RAFAEL MORENO VALLE, que superó en brutalidad a su abuelo del mismo nombre y con el mismo cargo, sólo que 45 años antes.

Hubo un detalle en el que no repararon los manifestantes: recién se acababa de aprobar la “Ley Bala”, a iniciativa de RAFAEL MORENO y que mejor oportunidad para “estrenarla” que la incipiente manifestación de los chalchihuapanenses.

Toletes, gases y petardos contra pancartas y consignas.

El resultad no podía ser otro:

Más de 100 civiles lesionados, muchos de ellos de gravedad y un menor de 11 años muerto. También resultaron heridos varias decenas de uniformados.

Al niño JOSE LUIS TEHUATLIE TAMAYO le estalló en la cabeza un proyectil lanzado desde un helicóptero. Su muerte fue casi
instantánea.

Las consecuencias resultaron mayúsculas y el escándalo rebasó al mandatario estatal que tuvo que recular con su cacareada “Ley Bala”.

Dos meses después, el 11 de septiembre, la CNDH, en el documento 2VG/2014, “recomendó” a MORENO VALLE que se iniciaran los procedimientos de responsabilidad respectivos en contra del titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Puebla, FACUNDO ROSAS ROSAS y del personal de dicha corporación participante.

La reparación de daños a las víctimas y una disculpa pública, así como las medidas y garantías a tomar para que no se repitan ese tipo de
actos.

MORENO VALLE tardó un mes y una semana para anunciar en su boletín 2055 que acataba lo recomendado.

Dijo que capacitará en Derechos Humanos a todos los servidores públicos encargados de hacer cumplir la ley en el Estado, con especial énfasis en el uso legítimo de la fuerza pública.

Señaló que la Contraloría, en el caso de FACUNDO ROSAS, con fama de represor, lo amonestó y le impuso una multa, pero sigue el frente de la policía y en lo referente a la gente bajo su mando destituyó al subsecretario de Coordinación y Operación Policial y a dos mandos operativos y les impuso también una multa.

La disculpa pública, que tenía que ofrecerla RAFAEL MORENO VALLE, fue dada por JUAN PABLO PIÑA, jefe de la oficina del gobernador.

Como había que sentar precedente, fueron cesados 6 elementos de tropa y a esos sí, los inhabilitó 4 años para que no anden golpeando ni matando manifestantes, por órdenes de FACUNDO, claro está.

Pero faltaba lo mejor, según la recomendación de la CNDH, hubo cinco civiles implicados y a ellos si había que aplicar todo el peso de la ley.

Eran las cuatro de la madrugada del sábado, cuando varios comandos, integrados por policías (de los mismos que asesinaron al menor), con armas largas, ingresaron a cinco viviendas de Chalchihuapan donde rompieron puertas, ventanas, saquearon las casas y a golpes y culatazos sacaron a los moradores.

Los detenidos FLORENTINO TAMAYO, RAUL CONTRERAS, VICENTE JUAREZ, ALVARO GARCIA y FAUSTO MONTES, estuvieron desaparecidos por más de siete horas en las que fueron interrogados “científicamente”.

Los llevaron al Juzgado Tercero de lo Penal, donde los obligaron a declarar sin la presencia de un abogado y finalmente los encarcelaron en el Centro de Reinserción Social de Puebla.

La justicia prevaleció y, sobre todo, se dio cumplimiento a la recomendación de la CNDH, ¡faltaba más!***DALE PODER A UN NECIO Y LO CONOCERAS.***AU REVOIR.

ComparteShare on Facebook4Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Written By Huellas de México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *