julio 7, 2014 By Jorge Ceballos

ESPLENDOR JAROCHO

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por JORGE CEBALLOS

Si los detractores que a lo largo de más de una década ha acumulado Renato Tronco Gómez, creían que cumpliría con aquello de que se retiraba de la política y renunciaría a la diputación que ostenta. Se equivocaron, tendrán que soportar sus aires de cacique y mandamás al menos por dos años y medio que le restan a la legislatura.
El ex alcalde de Las Choapas, no tiene pensado cumplir la amenaza que los primeros días de mayo, cuando en un arranque de ira y berrinche -porque el PRI no postularía a su hermano a la presidencia municipal- anunció su retiro de la política.
Nunca como antes un personaje político ha pisoteado al menos el reglamento de un Congreso; Tronco Gómez no ha asistido a sesionar 17 ocasiones, si se aplicara la ley, desde hace mucho este folclórico personaje ya no estaría percibiendo su salario como legislador local.
Es el legislador menos productivo, no le genera nada a los veracruzanos el que esté en la nómina del Congreso; se ha escudado en simples papeles para justificar que se encuentra en “trabajos de comisión”, sin embargo, no dice en que o cuales, hablando metafóricamente es como el diablo, todos saben que existe pero nadie lo ve.
Éste lunes, su descaro llego al límite, alrededor de las diez de la mañana una camioneta Mitsubishi de color blanco y con su nombre rotulado en las puertas, cruzó el estacionamiento de la cámara de diputados, de ella descendieron tres personas, una de ellas Jazmín García, vocera de quien se ha atrevido a llegar al Congreso a caballo.
Con una sonrisa irónica, la asistente de Renato Tronco aseguró que el diputado, no se retira de la vida política, y que pronto –no dijo cuándo- su jefe reaparecerá públicamente para seguir en activo.
Las palabras de la vocera del caciquito sureño, llevaban sorna y burla para aquellos que veían a Renato Tronco Gómez fuera de la política; la joven mujer fiel y ciega seguidora del tronquismo, afirmaba que por el bien de la gente su jefe no se retira.
Aseguraba que hay un acuerdo, que le pidieron que por el bien de Veracruz siguiera en la diputación, lo malo, es que no dijo quién es esa persona que le ha “rogado” a Renato.
Tronco Gómez y quienes de él dependen en lo económico y político, viven su mundo utópico en el que se sienten indispensables.
Esa es la clase de políticos con que cuenta Veracruz, personajes que son como La Chimoltrufia que como dicen una cosa, dicen la otra.
Pero vayamos por partes, a Renato Tronco Gómez no le conviene quedarse sin el fuero que le otorga la diputación, hacerlo, sería ponerse en bandeja de plata para que se le pueda investigar por desvíos de recursos a su paso por la presidencia municipal, además de otros pecadillos que le achacan.
Ya hace una semana el coordinador de los diputados del PVEM Eduardo Robles Castellanos, aseguraba a los medios de comunicación que su bancada podría desconocer al choapense por sus continuas faltas a sesionar, algo que sinceramente poco le importa a Tronco.
Desafortunadamente para los veracruzanos, estos son los resultados de que lleguen a puestos públicos, gente sin preparación, con la más nula educación, personajes que se sienten el mesías.
Habrá que esperar a que a este personaje sin palabra, se le ocurra llegar al Congreso para ver con que cantinfleada sale al momento de que los reporteros lo entrevisten, sin embargo, ojalá que por el bien de Veracruz, en el futuro ya no existan émulos de Renato Tronco Gómez.

FULGOR
Adolfo Ramírez Arana ex alcalde de Paso de Ovejas y actual diputado local, se destapó –si es que estuvo tapado- para buscar la dirigencia estatal de la Confederación Nacional Campesina (CNC)
Por lo que se percibe, trae línea al más alto nivel para ser el próximo dirigente de los campesinos, Ramírez Arana es quien cada que hay debate con el PAN en la tribuna del Congreso, sube a contestar y enfrascarse en discusiones, las cuales en varias ocasiones ha salido con la peor parte.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *